Víctor Iñúrria, el saber puesto al servicio del joc de pilota

Pocas veces en la vida uno tiene la inmensa satisfacción de entrevistar a una persona como Víctor, y no porque Víctor sea un gran deportista, arquitecto o haya escrito con pasión sobre el deporte, como es su caso, sino por la capacidad de evocación de un mundo tan especial como la segunda mitad del siglo XX en lo que atañe al deporte en València.

Víctor es un pozo de sabiduría, de pasión por la vida y por el pueblo valenciano, y por el valenciano. Un hombre que seguro que podría mantener una conversación con otro gran humanista llamado Luis Vives. Creo que asistir a este encuentro entre ambos sería una de las charlas más emocionantes que entre dos valencianos se pudiera dar. Os imaginas dos personas perseguidas sus familias por sus orígenes, sus ideas, y las dos amando València y la pilota. Pues eso Víctor que me congratula poder ser tu amigo y en especial agradecerte cada una de tus poesías, de tus textos, de tus vivencias.

La lectura de esta entrevista es como abrir una cámara que os trasladará por las calles, gimnasios, canchas deportivas de una ciudad desaparecida y que Víctor ilumina.

Los personajes que nombre son parte de una ciudad que desea ser libre, democrática, culta, proyectada hacia el futuro en el camino de la solidaridad, y sobretodo que ame  y respete la lengua valenciana y el joc de pilota, el deporte que identificó en el pasado todo un pueblo.

Va de bo, Víctor.

Tus juegos de niño. Rememoras tus juegos en la calle, tus amigos, tus padres.

La verdad es que mis juegos infantiles son muy parecidos a los de toda una generación que, saliendo de una Incivil Guerra, tenían su capacidad económica sumamente reducida y difícilmente podíamos pensar en grandes inversiones en juguetes o elementos para la diversión.

Vivíamos de casa en casa

Hasta cumplir los 3 años, mi madre, mi abuela y yo, fuimos de casa en casa, incluso viviendo en un pequeño bochinche en el que una maravillosa familia gitana nos dejó un Rincón, con un jergón para nosotros tres.

Padre en la cárcel

Mi padre estaba en la cárcel Modelo, por un “Delito político” que, pasados 5 años, le informaron no le debían de haber imputado y en una carta de un juez le dijeron que quedaba libre, aunque eso sí, teniendo que ir los fines de semana a la comisaria más cercana a firmar, visitas a las que en alguna ocasión yo le acompañé.

Ruzafa

Cuando salió, hubo un compañero que había sido liberado unos meses antes y tenía alquilado un piso en Ruzafa, donde nos aceptó como realquilados, de forma que a mi padre le resultaba más económico y el amigo recibía parte del pago que debería hacer a la propiedad.

En aquella vivienda dispusimos de 2 habitaciones, una para dormir los tres y la otra para trabajar mi padre en su pequeñísimo taller, con su mesita de platero.

Posteriormente, al hacerme más mayor, me instalaron para dormir, un catre de listones de madera y lona, tipo taburete alargado, hasta que nos fuimos a otra parte de la ciudad cuando yo tenía 10 años.

Pic i pala y las acequias

En esa época mis juegos eran los normales de la calle, el “Guà”, el “Pic i Pala”, los “Gomos”, “Talla terrenys” en el barro, “Tula”, “Saltacabrilla”, etc. pero yo me escapaba en cuanto podía y me iba a jugar a la cercana huerta, donde en casa de los amigos de mis padres, pasaba el tiempo por los caminos, acequias, y rincones, que me producían una sensación de tranquilidad incomparable.

Eran personas maravillosas que, en tiempos de carencias, nos obsequiaban a menudo con sus productos de la huerta, completando las provisiones de la casa para ir tirando.

Font de Sant Lluís, La Punta, el Tremolar

En los caminos de la Font de Sant Lluís, la Punta, el Tremolar, etc. se disputaban partidas de pelota a Llargues entre los mismos labradores, cuando tenían algún momento de asueto, y como mi padre era un buen jugador de Frontón, nos desplazábamos a verlos jugar, ya que él no entraba en aquella especialidad, mientras que en ocasiones en algún espacio más o menos duro, jugaba contra la pared de alguna casa y ahí sí que me involucraba yo dentro de mis limitaciones.

Así que desde bien pequeño jugué a pelota, básicamente a Frontón y en alguna ocasión probando a Llargues, con poco éxito, por cierto.

 El instituto Luis Vives. Todo aquel mundo. El claustro, la izada de banderas, el Cara al Sol. Los amigos con los que compartisteis estudios y deporte

Después de cumplir los 10 años, mi padre tuvo ocasión de alquilar una vivienda al final de la calle Pelayo, en circunstancias muy especiales, pues éramos realquilados de un señor que se reservó para él una pequeña habitación, mientras que el resto de la casa era nuestro, cosa que me produjo una emoción enorme al disponer de cuarto de baño, algo que yo ni siquiera pensaba que existiese, pues en Ruzafa había un retrete en la galería al que había que salir de día o de noche, ya fuese invierno o verano.

Comencé a acudir al Instituto Luis Vives para hacer el Bachiller, siendo alumno durante los 7 años que duraba, y mis recuerdos son preciosos, aunque algunas cosas me dejaron marcado.

FUTBOL-CATCH

El patio central era el lugar de las batallitas y de la creación de un deporte, bastante bestia, al que llamábamos “Futbol-Catch”, en el que disputábamos una pelota, valiendo todo, sin limitaciones, y de forma sarcástica al patio lo llamábamos “Estadio de la Roca”.

BALONMANO

Pero lo que a mí me llenaba era el frontón que había en el patio exterior, al lado del acceso al antiguo Refugio de guerra, en el que continué mi mayor afición, siendo capitán del equipo de Balonmano que creamos gracias a la llegada del Sr. Gavilà, quien por cierto siempre nos habló en castellano, como todos los profesores, y cuando pasados los años, yo ya era Presidente de la Pelota, un día me lo encontré por la calle y dirigiéndose a mí con el cariño que manifestaba siempre, me dijo que me seguía en la prensa, dándome su enhorabuena, pero eso sí, para mi sorpresa me habló todo en valenciano y ante mi cara de asombro me dijo que él era valenciano parlante desde niño, pero que en aquella institución no les permitían usar su lengua, como les ocurría a otros profesores que eran de tierras valencianas y siempre se vieron obligados a hablar en la lengua el Poder.

Cosas del momento.

GAVILÀ, UN GRAN PROFESOR

Como te dije en mi anterior carta, Gavilà fue una bendición al eliminar las malas prácticas y peores enseñanzas del primer profesor de gimnasia, que creo recordar se llamaba Planelles, y era un falangista de Torrent que se había enchufado para dar clase de “Formación del Espíritu Nacional” y Gimnasia, sin tener la menor idea de ello.

Los compañeros eran de muy diversas procedencias y niveles familiares, pero, como suele ocurrir, unos cuanto formamos más piña y participamos en distintas áreas, como fueron las deportivas, las sociales, o las artísticas.

Muchos de ellos han destacado en su vida y siempre he dicho que, al margen de sus respectivas capacidades, siempre deberemos de valorar la calidad de nuestros profesores.

En deporte, participamos en campeonatos de Balonmano, Frontón, Atletismo y Gimnasia, con resultados alentadores, si pensamos que no disponíamos de material adecuado ni vestimenta, ni calzado apropiado, aunque lo suplíamos con las ganas de participar y responder con logros a lo que Gavilà nos había insuflado, permitiéndonos, por ejemplo, ser Subcampeones en Atletismo, y yo fui durante dos años Campeón en Frontón jugando las finales en Benimar, en la playa de Nazaret.

Yo formé parte del orfeón que bajo la batuta de Sansaloni, obtuvo el beneplácito de Marcelino Olaetxea y Loizaga, Arzobispo de Valencia, quien era un apasionado del “Avemaría de Perosi” a 4 voces, y quedó maravillado de la versión que Sansaloni nos enseñó y nosotros supimos interpretar.

CAROLA REIG

En Arte quiero destacar la obra que dirigió la profesora de Literatura Carola Reig, durante el último año, en que otro compañero y yo pintamos y montamos los decorados, mientras que unos cuantos hicieron los papeles y representaron la obra.

Pero quiero destacar a algunos profesores de los que guardo tan maravilloso recuerdo y agradecimiento que no puedo silenciar, como fueron Severiano Goig (Física y Química), Luis Grandia (Francés), Pio Beltrán (Matemáticas), Luis Querol (Geografía e Historia); Sebastián Mariné (Latín), Francisco Carreres (Inglés), Emilio Rodríguez “El Andaluz” (Ciencias Naturales), Antonio Alonso (Religión) o el propio Director, Salvador Giner (Filosofía).

LA MISA

Los dos últimos eran un caso aparte, pues D. Antonio celebraba misa, todos los días, en la capilla de San Pablo del Instituto, y teóricamente no era obligatoria, pero llegado el tercer curso, si ayudabas como acólito en la misa, te ayudaba algo, si no en las notas, sí en la valoración personal, pero cuando los chavales nos quedábamos en la puerta sin entrar para librarnos de alguna misa, de pronto aparecía el director quien con meliflua vos nos decía:

Ya sé que no es obligatoria la asistencia a misa, pero Uds. No van a entrar, ¿No?

Aquello era una especie de señal de alarma y todos o casi todos con la cabeza gacha, buscando algo por el suelo que nunca encontramos, terminábamos por entrar, de forma que más o menos fueron 7 años de asistencia diaria a misa, algo así como una buena dosis de una medicina de la que creo ya no debo tener que volver a tomar.

MI PADRE EN PELAYO

Yo no recuerdo a mi padre en Pelayo, pues, aunque yo entraba casi todos los días desde los 10 años hasta que empecé a trabajar en la obra como peón y estudiar por las noches, época en que tuve que abandonar por el momento mi afición, mi padre solo tenía afición por el Frontón y en ocasiones íbamos al Jai Alai donde algunos amigos jugaban y él en ocasiones participaba, aunque ya era mayor pues me llevaba 38 años.

LAS ARENAS

También en alguna ocasión, íbamos a pasar el día en la playa de las Arenas donde había unos pequeños frontones, en los que practicábamos alguna vez, pero que recuerdo con fruición por haber visto allí a Rovellet con sus amigos, pegarle con su característico estilo y dominio.

La pelota vasca y la valenciana. El frontón. Los valencianos de los años 50 y 60

Esta confrontación entre las dos modalidades viene de bastante atrás pues han sido los dos pueblos que más han retenido la costumbre medieval de jugar a pelota con la mano, aunque de forma distinta e incluso con distintas pelotas.

Estando dirigiendo la Federación, siempre mantuve que era una barbaridad tratar de enfrentarlas, porque salvo alguna contada excepción, muy “Excepcional” sería algo absurdo.

El frontón vasco es duro y machacón, con pelotas muy pesadas con las que los jugadores parecen querer tumbar el frontón, mientras que el frontón valenciano utiliza una pelota más ligera, pero muy viva, dentro de una cancha con pared de rebote a una distancia de 25/30 m.

permitiendo un juego muy rápido y vistoso, con una alegría de jugadas que permiten unos alardes más barrocos, cosa implícita en el ADN del pueblo valenciano.

Por lo tanto, jugando cada uno con su material y en su cancha, difícilmente se podría ofrecer un espectáculo agradable e ilusionante.

TIBURCIO ARRATZOA

El pueblo vasco perdió prácticamente el juego a lo largo frente a sus dos grandes enemigos, el Frontón y el uso de Herramientas, y ha tenido que ser actualmente cuando un grandísimo aficionado de las tierras de Nafarroa, Tiburcio Arratzoa, quien ha recuperado las viejas modalidades e influido para que ellos se hayan podido integrar, con bastante éxito, en los campeonatos Internacionales de Llargues de la CIJB.

Aquella partida memorable

Difícilmente podría hablar de una partida memorable olvidando tantas otras, pero cada cual con su personalidad me produjeron gran placer, de forma que te nombraré algunas.

GENOVÉS – ÁLVARO

La famosa final del Trofeo President de la Generalitat en que Genovés recobró el trono frente a un joven Álvaro, lleno de ilusión, pero no tanta como la del viejo Rey recuperando su corona. Fue espectacular.

PASCUAL DE LA POBLA Y LUIS “SEVILLA”

Otra partida fabulosa fue la del primer Trofeo de Frontón que yo creé, bajo el título de “Trofeo President de la Federació” cuya final entre Pasqual de la Pobla y Luis “Sevilla” de Pedralba dieron un recital de juego y potencia, creando un ambiente que me llevó a escribir un poema sobre la partida, que después les regalé a los dos y ellos lo colgaron en sus respectivos domicilios, y que ahora te adjunto:

DEL FRONTÓ EL RESSÒ

“I Campionat Nacional Individual de Frontó Valencià” Alfafar, 24 d’Abril de 1.987

24 d’Abril a Alfafar.
Hi vàrem estar, Centre Cultural.
La Gran Final,
Dins el Frontó, l’Afició, La Gent admirant,

Els Colossos lluitant, Rebot, ¡Xoc!. Colp, ¡Toc!, Dels cors els batecs.
La Pilota ¡Tic-i-Tec!.

¡AITANA apareix a la porta! A la fi s’ha recordat !
Els Jocs es van succeint.
La suor, la pell cobrint, Deu, vint, i vint-i-cinc.

De l’altre costat sols cinc, Als Cors l’emoció.
Dins els Ulls la passió, Aplaudiments de les Mans.

De les Goles, crits i clams.

Des de trenta fins quaranta,
Hi ha jugada que rellampa, AITANA pren cada imatge, Abans d’haver d’anar-se’n,
De vint Pasqual ha passat, Quan Sevilla li ha doblat, Segueix la lluita en el joc.
La Pilota, ¡Toc!. L’Afició, ¡Goig!.

¡Quina sort! És Tamborí. Com és aire, per a mi,
Va una deixada a la Ratlla. La gent calla,

Sota la planxa ha pegat.
Quin ¡AI! tan fort s’ha escoltat, Sevilla a cinquanta ha arribat, I Pasqual se li ha acostat.

¡Açò, ací pot acabar!,
Però amics fins el final, Sevilla trau. ¡Au!.
La Pilota a la paret. ¡Tec!, Pasqual li fica la mà.
Del turmell no la traurà, Cinquanta-un li han cantat. La partida s’ha acabat.

¡SEVILLA CAMPIÓ DEL FRONTÓ VALENCIÀ!

Qui vulga jugar,
Ací en té les seues mans, Aplaudiments i cridòria.
Per als Campions la Glòria,
Les Autoritats. ¡Mudats!
Paraules del President. ¡Agraïment!.

Trofeus per als guanyadors. Gràcies als espectadors, Per a les dones Flors.
Als jugadors Honors,

Fins els proper Campionat, De la Federació el Comiat.

El Colp i el Rebot, no és tot, També hi ha el Bot-i-volea, I el Sobaquillo i Manró,
I la Deixada al racó,

I la Tallada a la ratlla, Tot això i encara més, Sempre jugant amb la Mà, És el Frontó Valencià.

© Víctor Iñúrria. (President de la Federació de Pilota Valenciana) 24 d’abril de 1.987

Recuerdo la partida de Llargues jugada en Campanar en que el equipo de L’Eliana que yo presidía y potenciaba, volvió a ganar el Campeonato como reyes de la modalidad, a pesar de jugar en una calle, al lado de la plaza, en la que a cada cambio se tenía el Sol ante los ojos, pero fue algo inolvidable.

Y cómo no iba a recordar las finales de los Trofeos Escolares de Frontón, y sobre todo la del segundo año, que gané en el frontón de Benimar, ante un compañero más grande que yo y más potente, que me llevó loco toda la partida, a quien pude vencer por utilizar aquel estilo que mi padre me había enseñado, haciendo girar la muñeca para darle efectos a la pelota, inesperados para una persona que solo confiaba en su poder físico.

Me vinieron a ver y aplaudir, algunos amigos y amigas ante los que me pude “Lucir”, lástima que todo aquello no se reflejaba en actas ni nada similar y tampoco era época con maquinitas de fotografiar, impidiéndome por lo tanto tener pruebas documentales o gráficas, excepto los comentarios que mi oponente y yo mantuvimos a través de los años, pues él fue Secretario del Ayuntamiento de Valencia y sus últimos años los pasó viviendo en L’Eliana.

Un recuerdo sentido querido Miquel.

 Los otros deportes que has practicado o intentado practicar.

Como ya te dije en mi anterior carta, la situación económica familiar en sí misma, así como la social de la época, no permitían alegrías, de forma que yo iba integrándome en aquello que la situación me iba ofreciendo, y así tan solo recordarte que:

Viviendo en el final de la calle Pelayo y teniendo que pasar cuatro veces al día por la puerta del Trinquet, tal y como te dije en mi anterior carta, el imán de la pelota tiraba de mí hacia adentro (Lee de nuevo lo que en la carta te decía).

Con el Sr. Gavilà me llegó la ilusión por los deportes y me inscribí en los entrenamientos de atletismo, en aquel Campo de Deportes que había al final del Paseo al Mar, y que después fue derribado. Allí practiqué y fui perfeccionando las pruebas de velocidad, ya que fondo nunca supe correr y el flato se adueñaba de mí, también practiqué los lanzamientos, Disco, Peso y Jabalina, así como el salto en altura, alcanzando un muy merecido fracaso en esta última disciplina, y manteniendo una digna posición para mi edad 15/17 años, en lanzamiento de peso.

Pero sobre todo lo que más pude destacar fue en velocidad, pues mis marcas fueron interesantes, con aquella edad y con aquellas zapatillas de las que en forma jocosa decíamos:

“¿Tus zapatillas son de clavos?, respondíamos, “No mis zapatillas son de mierda”

En los últimos juegos escolares en que corrí, recuerdo que en la prueba de 200 m., yo me sentía volar cuando en la curva de compensación me veía el primero, pero cuando faltaban 20 m. de pronto pasó por mi lado derecho un chaval rubio, del Colegio del Pilar, quien con buen entrenamiento y unas maravillosas zapatillas de clavos me dejó en segunda posición.

Ya ves, ¡A cada chocolate, su bizcocho!!

Yo nunca supe dar volantines por un problema de equilibrio, de forma que cuando se instaló en la calle Pelayo el Shidokan de Judo, me apunté y pude mejorar algo aquella limitación, a la vez que después me permitió, pasados los años entrar en el mundo del Thai Chi que he venido practicando hasta el momento actual.

GIMNASIO DE FELIX GOMEZ

También, como te dije, siguiendo a unos amigos, me inscribí en el Gimnasio de Boxeo de Félix Gómez donde se reunía lo mejor de Valencia en este deporte, a pesar de ser un gimnasio muy sencillo, ya que era una nave cerca de la calle Cuenca, en la que los sacos colgaban de los cuchillos metálicos de la cubierta, había un cuadrilátero en un Rincón y un vestidor al fondo, común para todos, mayores y pequeños, con unas duchas tipo espectáculo porno, ya que estaban sobre una pared sin mamparas y todos en pelotas de cara a los que estaban desnudándose o secándose.

Ya te nombré a los que más destacaban como profesionales, así como algunos otros que simplemente se dejaban caer por allí, entrenaban y compartían sesiones con los asiduos, tal como puedes comprobar en mi anterior carta.

Ahora he encontrado una foto de Félix Gómez, cuando aún era joven y boxeaba, que creo te gustará, a mí me ha emocionado.

EL PADRE JANINI Y EL CAMPO DEL CORCHO

El deporte que más practiqué, en distintos equipos, desde el del Instituto hasta el Colegio Tatay, pasando por el Fosball y el San Agustín, fue el Balonmano, del que quiero destacar algo muy “Racial”, ya que en los primeros años 50, cuando casi nadie sabía nada de esta disciplina, un grupo de amigos jugadores, conocimos al Padre Janini quien había creado el “Club de los Muchachos”, recordándome a Spencer Tracy y sus películas y en el “Campo del Corcho” en el distrito marítimo, entre piedras, tierra y grabas, jugábamos con gran peligro para nuestras rodillas, yéndonos después al puerto donde él había creado una especie de escuela de natación, “En las aguas del puerto”.

Fue un cura con una imagen totalmente desconcertante para la época, desplazándose en vespa, con boina, y sotanas remangadas, y nadando con todos nosotros utilizando ¡¡¡Bikini!!!

Los gimnasios de aquella Valencia hoy desaparecida

Como puedes imaginar, los únicos gimnasios que yo podía frecuentar eran los que te he dicho, es decir el del Instituto, el Shidokan, el de boxeo de Félix Gómez y nada más pues la gallina no daba para más.

VICENTE Y JAIME BELENGUER

No obstante, todos oíamos hablar del Gimnasio Valencia, dirigido por Vicente y Jaime Belenguer, al que nunca entré, pero, cosas de la vida, resultó que Jaime era vecino de mi novia e hicimos muy buena amistad, y aunque yo tampoco fui a su gimnasio, reconozco y recuerdo cómo su figura nos maravillaba con aquel inverosímil Cristo en las anillas, pero mis prácticas deportivas seguían por otros derroteros.

De tu presidencia de la Federación : ¿Con qué te quedas? ¿Qué te faltó hacer?

Esta es una etapa que tu conoces bastante bien, pues fue cuando nos conocimos, y la verdad es que el relato parecería una novela de aventuras, cosa que ahora no procede.

No sabría decirte con qué me quedo, pero sí puedo darte una pincelada de las sensaciones que siempre han recorrido mi “YO”.

Cuando acabó el periodo electoral en 1985 y fui proclamado Presidente de la Naciente “Federació de Pilota Valenciana”, tan solo tenía un pequeño papel en el que me decían “Usted es el Presidente”, ni más ni menos. No teníamos local, ni organización, ni dinero, ni siquiera el apoyo de algunos periodistas que mantenían el tirón del juego, sobre todo de la Galotxa manifestando algo así como:

¿Quién es este individuo que viene a decirnos, a nosotros, qué es lo que tenemos que hacer?

Tampoco los clubs tenían ni idea de qué podía suponer una Federación, ni los Trinqueters, ni los Patrocinadores, ni algunos Periodistas, ni siquiera las Autoridades de la Generalitat.

Un caos.

JUAN LERMA

Fuimos de prestado de un rincón a otro, al tiempo que habiendo sido nombrados unos antiguos amigos míos, para cargos Institucionales, pude contactar i conectar con Juan Lerma, Presidente de la Generalitat i poco a poco fuimos integrando en esa Institución el reconocimiento de nuestro deporte.

GRAN GALA DE LA PELOTA

Así pudieron nacer la anual “Gran Gala de la Pilota”, al tiempo que conectamos intensamente con las federaciones vascas, donde hice un discurso en euskera que les dejó con la boca abierta y fueron ellos los que nos abrieron sus corazones.

Desde el principio comencé a ilusionar a los magníficos componentes de la Junta Federativa, y pudimos, crear símbolos, elementos de agradecimiento, homologando modalidades y agrupando los clubs, visitando pueblos y pueblos para dar imagen de la Federación, etc. etc.

EL SAQUE

Fue una gran ilusión poder crear el Galardón de “El Saque”, figura que desde 1967, siempre había dibujado yo, creando al principio de los 80 el Club “El Saque” de L’Eliana siendo varios años Campeones indiscutibles a Llargues, y esa fue la imagen que representó nuestra candidatura, y nuestra oferta al mundo de la Pelota.

CALLE CENTELLES

Otro logro importante fue cuando pudimos alquilar un piso en la calle Centelles, pudiendo ofrecer ya una auténtica Sede Federativa, en la que pudimos disponer de archivos, organización, sala de reuniones, despachos en los que atender, Biblioteca, etc.etc.

FRISO DE LA FENINDE

Pro tal vez el momento más impactante fue cuando habiendo localizado el Friso de la Feninde, gracias a la intervención de la periodista Paloma Gómez Borrero, me fui a Atenas y al volver pedí al President Lerma que reclamase una copia en escayola, cosa que aceptó y al llegar la reprodujimos en bronce, constituyendo el máximo trofeo para un jugador que ganase el ”Trofeu President de la Generalitat”.

BARCELONA 92

Una experiencia muy importante y definitiva fue la lucha para que la Pilota fuese parte de la Olimpiada de Barcelona en 1992, incluyendo visitas a Jordi Pujol, Maragall, Comité Olímpic, demostraciones en las instalaciones de pelota de aquella ciudad, etc., y aunque no se consiguió que fuese parte de la Olimpiada Deportiva si que pudimos incluirla en la Olimpiada Cultural, con problemas que por malos entendidos entre los miembros de la Junta, se propició el que no me volviese a presentar a las siguientes elecciones.

JULI SANCHIS, BÉLGICA

Otro momento inolvidable fue cuando el secretario Juli Sanchis y yo nos desplazamos a Bélgica y presentamos un enorme dossier de La Pelota Valenciana, aconsejándoles la creación de una Confederación mayor que la que ellos tenían, comenzando las relaciones internacionales.

PRIMER CONGRÉS MUNDIAL DEL JOC DE PILOTA

Y, por último, la convocatoria y realización de “Sphaira”, el “Primer Congrés Mundial del Joc de Pilota a Mà”, en el que nos reunimos representantes de países europeos y americanos, para sorpresa de muchos valencianos, que mirándose el ombligo pensaban que la pelota solo se jugaba aquí.

El colofón fue la firma que propuse a todos los representantes, de la “La Carta de València” en la que todos nos comprometimos a relanzar nuestras modalidades, sentando las bases de un futuro Campeonato Mundial.

Me dejo cientos de momentos y sensaciones, pero estas, en pocas palabras, son las que no puedo ni debo olvidar, y debo manifestar mi agradecimiento más íntimo y sentido a todos los que en la Junta Federativa me ayudaron para poder ir con la vista fijada en el futuro.

LO QUE ME FALTÓ POR HACER

Solo hubo dos cosas que básicamente me faltó hacer pues, aunque lo intentamos, no disponíamos de capital ni capacidad suficiente.

Una fue la publicación de un cuaderno, tipo Libro, con imágenes de la historia de la Pilota y el juego de las distintas modalidades, que estuviese escrito en Valenciano y en Castellano, pasando a ser parte en los colegios e institutos de la asignatura de Sociales.

La otra fue mi intención de grabar un vídeo en el que se pudiese contemplar partidas de pelota de diversas modalidades, pero grabadas con el procedimiento de “Imagen congelada y retardada”, que permitiese ver la belleza de los movimientos, tal y como yo había visto en algunas grabaciones de Ballets en la URSS, dejándome encandilado:

“¿Te imaginas esos movimientos, giros, golpes, expresiones, etc., desarrollándose lentamente con la imagen congelada y retardada?

¿No crees que estaríamos viendo un auténtico Ballet?

En aquella época era muy difícil pero hoy con los procedimientos técnicos que existen sería algo muy fácil de realizar y todo el mundo quedaría deslumbrado.

Tiene futuro la pilota?

La Pilota siempre podrá tener futuro, pero no depende de la Pilota, sino de las formas de enfocar, organizar, dignificar su imagen, publicidad de sus bondades y recordatorio de su historia milenaria en general y centenaria en las tierras valencianas, y eso está en manos de los gestores, de forma que mantengo lo que desde un principio dije:

“LA PILOTA SERÁ EL QUÈ VULGA EL POBLE VALENCIÀ”

Creo que una actividad que nunca se debería haber reducido es la de las Conferencias y Charlas en los distintos lugares de enseñanza, para dar a conocer nuestro juego, como yo hice dando Cursos, en la Universidad de Cheste, en la Universidad de Valencia, en Institutos de diversos pueblos, en la Radio, en la TV, en Asociaciones populares, etc. y siempre a cambio de nada más que la satisfacción personal de ver los ojos de los espectadores, jóvenes y no tan jóvenes, fijos en las imágenes que les aportaba y atentos a las explicaciones.

El deporte y la pandemia del Coronavirus. ¿Cómo será el deporte? ¿Se volverá a la normalidad?

Como a todas las actividades humanas la Pandemia también ha afectado a la Pelota y no tanto en el juego de calle, en el que los espectadores pueden estar separados y fumándose un “Puret”, sino en Frontones y Trinquetes en los que las distancias obligarían a un menor aforo, con las consecuencias que todos sabemos.

Pero estas cosas pasan con el tiempo y más tarde o más pronto, se pasará el peligro y si los empresarios, jugadores y aficionados continúan amando nuestro juego, podrá volver a ser reconocido, triunfando de nuevo.

Solo hace falta firmeza, ilusión y vista de futuro.

Comenta aquello que estimes de interés

Un momento altamente impactante en mi vida relacionada con la Pelota, fue el nacimiento de mi primer nieto varón, el cual inscribí en la Federación con su ficha de jugador, des de las dos primeras horas de nacer, aunque después él se decantó por el mundo del Karate en el que alcanzó un muy buen nivel.

Sí quiero remarcar un sentimiento que alguna ocasión ya he manifestado. Sentir la Pelota en la mano es algo muy especial y casi imposible de transmitir a alguien.

Cuando volví de Madrid y me encontré con que mis amigos habían pasado a jugar con raqueta sentí una decepción, que plasmé en un artículo que publiqué, pero que no he podido localizar y recuperar, en el que en pocas palabras decía que la Pelota y el Jugador eran una pareja con una relación de Amor/Odio, según las circunstancias, de forma que si las jugadas le salían bien, el jugador la besa, la caricia, le habla casi con palabras de Amor:

“No me falles, tu i jo ho hem d’aconseguir-ho, tírali carinyet” etc.,

Pero si le va mal y le rompe o le salta inesperadamente o no le entra bien en la mano, la rabia le lleva a decirle auténticos insultos, como si la culpa fuese de la Pelota, pasando a ser una pareja enfrentada.

Por todo ello, yo decía en mi artículo que la relación de pareja, para mi entender, se rompía con la aparición de una raqueta, una pala o cualquier objeto, transformándose en una especie de “Ménage à trois”, cosa que yo no aceptaba de ninguna manera.

ODESA Y RIBERA

Tampoco quisiera olvidar otro par de vivencias especiales como fue la ayuda que promovimos para conseguir dinero para pagar el viaje a Odesa del jugador Ribera, que había tenido un accidente, quedando ciego, y comoquiera que yo había estado en Rusia con el alcalde Ricardo Pérez Casado, y visitamos en Odesa el Instituto Filatov donde vimos auténticas maravillas en el mundo Oftalmológico, a propuesta mía, el Alcalde habló con las autoridades rusas y ellas se hicieron cargo de Ribera tan pronto pasase la frontera, mientras que nosotros debíamos recoger dinero para los viajes de ida y vuelta, que él realizó acompañado de su esposa.

El final fue en principio positivo, pero muy negativo en su reacción cuando volvieron.

SAN JUAN; ARGENTINA

La otra se trata de cuando vinieron de la Casa de Valencia en San Juan, (Argentina) a pedirnos ayuda para hacer un Trinquete aquellos valencianos, sobre todo de la Marina, allí residentes, y aunque pudimos organizar algunas partidas y recoger un buen dinero, el problema lo tuvieron porque los Arquitectos locales, nada sabían de este tipo de instalaciones y nos enviaron el anteproyecto que habían redactado, lo que me llevó a rehacerlo en mi Estudio y volverlo a remitir, de forma que una vez acabado y con el patrocinio económico de José Luis López, acudimos a San Juan, viviendo unos momentos inolvidables en la Inauguración.

AYUNTAMIENTO DE L’ELIANA

Por último, quisiera destacar la enorme emoción que durante dos años me propició el hecho de que el Ayuntamiento de L’Eliana patrocinase el “Trofeo Víctor Iñúrria” que se jugó en el Trinquete de L’Eliana, del que fui el Arquitecto hacía más de 15 años, para el que diseñé un Trofeo muy especial con una serie de connotaciones sociales y deportivas.

 

Mar Martínez. Hay muchas injusticias en la vida y para las personas que queremos y apreciamos a Mar, esta es una de ellas

La noticia de la grave enfermedad de Mar Martínez, seis veces campeona de España en salto de altura, ha conmovido el atletismo español y en especial el valenciano. Desde hace unos años Mar Martínez había recuperado la ilusión por saltar, por sentir el latido de un equipo de atletismo. Y tuvimos la enorme suerte de tenerla en Moncada y de competir por el Catarroja. Un enorme honor.

La enfermedad de Mar es incurable y además exige cuidados diarios que su marido, gran triatleta, le prodiga. La enfermedad de Mar a sus 51 años es una de las muchas injusticias de la vida, como lo es que se muera la gente de hambre o por falta de medicamentos.

En el mundo del deporte y en especial en el atletismo el espíritu de superación forma parte del ADN. Pasan los años pero las ganas de estar permanecen y Mar demostró siempre que estar ahí con un dorsal y delante de un listón podía ser una buena manera de recordar a sus hijos que el espíritu de superación forma parte de lo mejor de la condición humana.

Esta tarde Merche Cano me ha escrito un texto hablando de Mar, de su amistad, de su entrega, de su manera de ser. Una Merche Cano emocionado y conmovida.

Somos vulnerables.

Y nos duele la partida, y se nos parte el corazón cuando has visto a una persona generosa, dinámica, batalladora, y siempre dispuesta a hacerlo mejor, como ha sido Mar.

Pepe Mocholi me habla de ella, y se queda sin palabras, siente que se va alguien con quien ha compartido momentos especiales.

Es posible que muchos de los atletas que forman parte del Catarroja dentro de 30 o 40 años pasen a formar parte del recuerdo de aquellos que los conocieron. Es posible que quien escribe esto forme parte de ese adiós mucho antes. Sin embargo, todo aquello que hacemos en pro de una sociedad con valores, queda, forma parte de un gran legado, y el legado de Mar es enorme, no por el hecho de haber saltado 1.88, en tiempos en los que esa marca era impensable para el conjunto de las atletas españolas, sino por la estela que Mar ha dejado. Una estela trazada en la curvatura de su cuerpo sobre un listón que ha atacado con la alegría de saber que al final, al llegar a la línea de meta, queda lo que hayas hecho al servicio de la amistad.

Garcias Mar.

Los dos primeros encuentros internacionales de la selección valenciana de atletismo

Año 1962 se autoriza la práctica del atletismo femenino. La sección femenina a través de los clubes Medina abre las puertas a las carreras, saltos y lanzamientos. Pero limitados a carreras cortas, lanzamiento de peso, disco y jabalina; salto de altura y longitud.

Desde los años de la República la mujer valenciana no ha podido practicar el deporte que identifica la naturaleza humana: correr, saltar y lanzar.

En València Esther Luis y Emilio Ponce ponen las primeras piedras. La federación con Caparrós al frente apuesta claramente.

Año 1965 salida a Alemania de la selección valenciana de atletismo para un encuentro internacional. 14 de agosto. Darmstadt. Las valencianas Esther Muy, Amparo Betes (fue bronce en peso en un campeonato de España), Amparo Ramos, Esther González, Amparo Segura, Carmen Juan, Amparo Ferragut, Amparo López y Encarnación Sanchis, muchas de ellas años después profesoras de educación física, representan a la selección valenciana.

Año 1967, segunda salida al extranjero de la selección valenciana. En este caso a Perpignan. 19 de marzo. Participación femenina Amparo Betes, María Fernanda Larios, Matilde Bixquert, Amparo Segura, Moncho, Trinidad Agustín, María José Benedito, Concha Carpi, Peris, López y Ruco.

En la foto. Matilde Bixquert, una de las mejores vallistas de España.

Trinidad Agustín, profesora de Educación Física, valista y velocista

Concha Carpi, tuvo los récords absolutos de 100, 200, 400, 800 y 1500, y con marcas muy buenas.

Maria José Benedito excelente competidora en distancias cortas.

Algunas de estas atletas ya han hecho su llegada a línea de meta. ¡Qué pena!

El viaje a Perpignan en plenas fiestas de fallas en Valencia sirvió para medir también el atletismo masculino con 4 equipos más de Francia.

Personalmente, el recuerdo de todas estas muchachas para los atletas que las conocimos y viajamos con ellas forma parte de los mejores recuerdos de nuestro paso por el atletismo.

 

 

Manolo Castellar de corredor al Tribunal de las Aguas

El siguiente texto quiere ser un homenaje a los atletas de la sección de atletismo del Levante UD, un club que en la década de los 60 del siglo pasado contó con un equipazo de atletas, en especial los que corrían carreras de campo a traviesa y largas distancias.

Correr en los sesenta no tenía nada que ver con correr hoy. La sociedad valenciana no estaba para carreras, bueno si, de vez en cuando grupos de trabajadores o estudiantes corrían delante de los policías al tratar de manifestarse demandando mejoras salariales o libertad de reunión o de manifestación.

Manolo Castellar fue un destacado atleta del Levante. Todo empezó en su infancia en Rafelbuñol cuando jugaba con los otros niños en calles por donde no pasaban coches. De familia humilde, trabajó de albañil y llegó la mili y la posibilidad de obtener permisos si destacaban en algún deporte. Manuel sabía que corría mucho, lo había demostrado en los campos de su pueblo, y en las primeras carreras que toma parte destaca. Viajes, amigos, competiciones y poco a poco se hace un nombre y es respetado.

Manuel Castellar se da cuenta de que otros atletas han logrado algún puesto en el ayuntamiento de València o en la Diputación, y busca ayuda en el presidente de la federación J. Antonio Caparrós quien le abre las puertas del ayuntamiento de la ciudad.

Su primer trabajo fue de limpiador de albañales en El Barrio chino, luego con una enorme dedicación le fueron encomendando nueva tareas: cubrir acequias, solucionar el tema de los desagües en una ciudad que no tenía alcantarrillado, y de este modo se convirtió en el mayor experto de la ciudad en lo que atañe a la distribución de las aguas subterráneas, el máximo conocedor de los cientos de acequias que circulan por el subsuelo. De ahí que su papel en el tribunal de las Aguas es decisivo. 42 años de su vida avalan una trayectoria reconocida por todos los equipos de gobierno que han pasado por el Ayuntamiento de València.

 

Atleta

El 7 de enero de 1968 se celebró en Valencia el  I cross internacional con presencia de campeones de Europa, medallas olímpicas, atletas internacionales. Fue la primera gran competición atlética que impresionó al atletismo internacional gracias a un tremendo esfuerzo de la Federación que no tuvo continuidad por la falta de apoyo del ayuntamiento y de las firmas comerciales.

Manolo Castellar ganó la carrera militar como vemos en el texto de arriba, detrás hay nombres muy ilustres como el quinto puesto de Andrés Mayordomo, entrenador de Redolat años después.

En el fondo corto  vemos a Antonio Piñero como primer clasificado,  tuvo los récords regionales de 5000 y 10.000.

Castellar y Ricardo Rosell, corredores de enorme clase.

Castellar en la Vuelta a pie a Valencia.

Equipo del Levante para participar en Zaragoza en la carrera de Las Arenas. Fueron en dos 600, uno de los coches tuvo un grave accidente. De izquierda a derecha Jaén Espinosa, trabajó en la cementera de Buñol, Manolo Rubio, Castellar, Sebastià, dirigió dos salas de cines en Valencia,  Salva Gallach, pieza muy importante en la S.D. Correcaminos,  Vicente Igual, años más tarde fue concejal del ayuntamiento de València, Vicente Gilabert y Pascual Llopis, corredor de fincas.

Seguimos hablando y Manuel Castellar no para de recordarme carreras, anécdotas, y me dice “Que tiempos, Reca, Yo nos los cambio por estos”.

“En el viaje a Zaragoza estuvismo a punto de matarnos”.

Esta foto es del campeonato de España de 10.000 en Toledo, dorsal 58

Manolo Castellar es un apasionado del Levante, adora este club, ha sido árbitro de futbol, e incluso me cuenta que una vez un hincha le pegó antes de que comenzará el partido. Me habla de la carrera de Pedralba, de los viajes, se le iluminan los ojos. Luego a través de internet me envía fotos, chistes, recuerdos. Hablamos de Emilio Sanchis Trovat, el entrenador del club, del momento que vive el atletismo en Valencia “Aquello era distinto. Había que ser valiente para salir a correr. No teníamos información. Nos gustaba viajar y eso solo se podía hacer si corrías”.

La sección de atletismo del Levante dio atletas como Sanchis Bañó de la Font de la Figuera, como Andrés Mayordomo que ha desarrollado una enorme labor; como Salvador Gallach; el gran Jaén Espinosa, su hijo superó al padre; como el gran investigador de la memoria histórica Pascual Llopis. Una generación muy especial, con valores como el sacrificio, la ilusión, el deseo de mejorar.

Manolo Castellar en las pistas de atletismo de Fornás en Puerto de Sagunto. Vaya había un montón de gente presenciando las pruebas. A lo mejor eso de Valencia ciudad del running habrá que mirar las raíces.

Francisco Amorós y Eugenio Paz, dos adelantados de la educación física

Os presento al valenciano Francisco Amorós y a Eugenio Paz, seguidor de Amorós, el valenciano que da título a los premios deportivos del ayuntamiento de València. Amorós tuvo que exiliarse a principios del siglo XIX, pues era un hombre ilustre, y en España la Ilustración equivalía al pecado y al liberalismo.

Francisco de Paula Amorós Ondeano, 1770- 1848, fue un apasionado de la educación física y de los aparatos gimnásticos. En Francia realizó su gran labor, reconocida por los estudiosos. Ingresó en el ejército español el 13 de febrero de 1778, como cadete del cuerpo. En 1790  se distingue en la defensa de la ciudad de Orán. Es ascendido a teniente en 1791. En 1797 defendió Cádiz del bombardeo de los ingleses. En 1805 es nombrado miembro de la junta de Sanidad de Castilla. En 1807 funda en Madrid el Real Instituto Pestaloziano de Educación. En 1808 es detenido. El rey Borbón y bribón Fernando VII lo trató de loco y mandó confiscar sus bienes.

Amorós, a partir de 1813, trabaja en Francia y en 1830 publica su Manual de Educación Física, Gimnástica y Moral. Funda numerosos gimnasios en Francia y crea escuela y seguidores, entre ellos López Tamayo y Eugenio Paz.

Eugenio Paz falleció en 1901 después de haber sido uno de los grandes impulsores de las sociedades gimnásticas de Francia. La primera de ellas la fundó en 1858. Unos años después, en 1856, en la calle de Los Mártires abrió uno de los gimnasios más famosos de la segunda mitad del siglo XIX en la ciudad de París. Por este recinto pasaron hombres y mujeres de letras, artistas y hombres de ciencias. El París mundano y el París ilustre.

Fue secretario del Petit Journal y encargado por el gobierno de conocer el estado de la educación física en Alemania y Austria. De estos viajes llevó a Francia dos ideas: la utilidad de la educación física en el campo de la salud y la idea de la  gran Unión de las sociedades gimnásticas, proyecto que plasmó después de la guerra de 1870.

Dos adelantados del deporte que creo que al menos vale la pena conocer sus nombres.

 

Racismo y feminismo en el deporte en los Estados Unidos de 1898

Texto que deseo que contribuya a conocer datos sobre un país apasionante: Los Estados Unidos de América del Norte.

La prensa española y valenciana de la última década del siglo XIX se ocupó de forma notable sobre la situación que se vivía en Cuba donde la esclavitud de los afroamericanos  era una de las muchas lacras de La Corona Española. Los Estados Unidos apoyaban a los insurrectos con armas y hombres lo que fue determinante para el desastre final.

Los Estados Unidos intentaron comprar en varias ocasiones la isla de Cuba al gobierno de España, pero ello hubiera supuesto una humillación nacional, y por otra parte los intereses de la oligarquía española eran tremendos: tabaco, maderas, cacao, café, azúcar, etc. Así que allí quedaron para siempre los cuerpos sin vida de miles de españoles.

En ese fin de siècle, según frase de la época, el deporte en Estados Unidos había alcanzado un alto nivel: boxeo, béisbol, ciclismo, turf, golf, tenis, baloncesto, atletismo, natación, tiro y otros contaban con publicaciones especializadas. Incluso los políticos tomaban parte en competiciones. En España la clase política estaba muy alejada de la práctica de los sports.

La Ilustración Española y Americana del mes de noviembre de 1898 dedica un artículo al deporte en este país. Aporta muchos datos, señalo algunos: «Los ciclistas blancos no podrán part¡cipar en las carreras donde haya ciclistas negros. Los domingos estará prohibido organizar carreras pues es un día dedicado a los preceptos religiosos».

Duatlón femenino

El hecho de que en Estados Unidos abundan los río y lagos favoreció la práctica del remo, deporte en el que las mujeres estadounidenses se aficionaron. Reseña la Ilustración Española y Americana la gran afición de las mujeres al ciclismo y al remo y dice de ellas : «Salvan así los lagos y ríos como acabadas bateleras para volver a tomar la bicicleta una vez de nuevo en tierra firme».

Hoy han cambiado muchas cosas, tantos en los Estados Unidos como en España, sin embargo habrá que hacer un enorme esfuerzo colectivo para lograr una sociedad más igualitaria en ambos países.

 

 

 

La carrera femenina de las cien millas por la montaña en el México del año 1867

Reproduzco el texto que el diario Las Provincias del día 27 de marzo de 1867, página 2, insertó y que creo que constituye un texto esencial para la historia del atletismo, y en especial el femenino.

En 1867 la situación en México era convulsa, los Estados Unidos se habían anexionado Manu militari numerosas territorios que habían pertenecido primeramente a la Nueva España y luego a México.

Las zonas del país con hambre y miseria propiciaban asaltos y violencia. En este contexto que 4 mujeres de Bocoyna contra otras cuatro de Sisiguichi se retaran para recorrer 100 millas por la montaña y con apuesta de por medio debió ser todo un acontecimiento como para que una prensa local se hiciera eco.

El texto muestra también la explotación femenina pues estas mujeres fueron obligadas por sus maridos dado que las apuestas fueron muy cuantiosas.

Dos explicaciones más. La palabra andarina es sinónima de corredora; la palabra arena equivale a lucha, en recuerdo de las luchas de los gladiadores en los circos, cuyos enfrentamientos se hacían en la arena

 

«Ha tenido lugar en Méjico una apuesta entre cuatro mujeres de Bocoyna y otras cuatro de Sisiguichi, para ver quienes andaban más. La carrera que habían de hacer en alrededor de una montaña, recorriéndola cuatro veces, lo cual da una longitud de más de cien millas. La carrera empezó a las 6 y 35 minutos de la mañana; a las doce solo tres de las contendientes quedaban en la arena; las demás no pudieron continuar. Entonces empezó el furor de apuestas, que llegó a un extremo verdadero salvajismo. Los de las tres andarinas, que eran del pueblo de Baconia, llegaron antes alfil, habiendo concluido a las ocho de la noche, es decir que habían andado ciento trece millas en trece horas y veinticuatro minutos».

 

Bocoyna y Sisiguichi están emplazados al pie de la Sierra Tarahumara por lo que debió ser esta la montaña a la que se hace referencia. En el texto original los nombres de las poblaciones son Baconia y Sesoguiche. Estamos en la región de Chihuahua.

Exilio y patriotismo de Francisco De Goya

Probablemente los dos pintores más universales nacidos en España sean Francisco de Goya y Pablo Picasso, así al menos lo entienden los especialistas en pintura. Ambos sufrieron el exilio, sin embargo cuando yo iba al instituto nunca me dijeron que Goya murió en Burdeos y nunca me hablaron de Pablo Picasso por sus simpatías con la República.

La enseñanza en la etapa franquista afectó al saber de un modo profundo. Pasaron los años y las lecturas, las conversaciones, los viajes, la visita al museo Del Prado todo contribuyó a tener otra idea de la vida.

Hace años fui con un grupo de alumnos valencianos y franceses, procedentes del instituto de Mirecourt, La Lorena, a Madrid a visitar el museo Del Prado y tuve que prepararme las explicaciones que íbamos a dar sobre los genios de la pintura española, un hecho sumamente admirado en todo el mundo pues a los ya nombrados hay que añadir los Velázquez, Murillo, Sorolla, y otros muchos más.

Los cuadros de Goya en los que muestra los horrores de la guerra con los fusilamientos del 2 de mayo son un claro exponente de la maldad humana. Sus pinturas negras pasan por ser lo mejor de su obra y las dos majas, la vestida y la desnuda han sido motivo de estudios brillantes. La maja desnuda estuvo prohibida su reproducción en la etapa franquista.

Goya fue un hombre que no pudo soportar la crueldad y el odio encarnizado del rey borbón Fernando VII hacia los liberales. De este modo Goya en 1823 decidió exiliarse en Francia, en la ciudad de Burdeos donde falleció en 1828. De este modo dejaba un mensaje claro: Prefiero vivir en Francia que en una España en la que el rey es un bribón y un felón.

Miguel Angel Villena comentaba recientemente: «El pintor aragonés demostró su patriotismo al ponerse siempre del lado de su pueblo, al que sojuzgaron más los reyes españoles que los emperadores extranjeros».

El pueblo español, el sufrido pueblo español ha tenido que exiliarse en numerosas ocasiones. Ojalá no tengamos que hacerlo nunca más.

Gaye Mayoro: Me gusta ser buena persona

Mientras el racismo, el chauvinismo, el patrioterismo, el odio al que viene de fuera, la xenofobia y el culto a la fuerza se expanden por el mundo, hay también seres humanos que nos invitan a ser buenas personas, a pesar de las muchas dificultades por las que pasan. Uno de ellos es Gaye,

 

Hace unos días Gaye Mayoro me envió una foto que es todo un símbolo. Le pregunté si tenía algún inconveniente en que la publicara. Y así empezó todo. La foto son dos brazos y la he ubicado en la parte final de este texto. Gracias Gaye.

Gaye nació en Senegal, un país africano que fue saqueado por los europeos para sacar de él sus riquezas minerales y donde aún existe un lugar que en el pasado sirvió de punto de venta de esclavos.

Gaye llegó a València hace 10 años y tuvo la gran fortuna de encontrar amigos y entre ellos a Fidel López, el presidente del Paterna Runners. Así empezó a trabar amistades y a hacerse de querer.

Gaye habla castellano, francés y valenciano, y se siente muy orgulloso de ello. Le hubiera gustado poder estudiar más.

Ahora con sus 29 años trabaja en Cullera y entrena cuando puede por esta ciudad en la que la playa, el castillo, y la bola son frecuentadas por sus zancadas

¨Me gusta ser buena persona

De este modo se define así mismo. Sus compañeros del club hablan de él maravillas. Me dicen que es un tipo noble, que mira a los ojos y que sabe compartir emociones y sentimientos.

Quiero compatir mi felicidad. Cada día que pasa ya no vuelve.

Me sigue hablando de la felicidad que desea compartirla con todos porque la vida son dos días. Tenemos que ser felices. Cada día que pasa ya no vuelve.

Gaye necesitamos muchas personas como tú que siembran la esperanza en una sociedad más justa, igualitaria, libre y solidaria.

Cuando correr era malo para los pulmones.

CUANDO SE PENSABA QUE CORRER ERA MALO PARA LOS PULMONES.
Va en serio. Hace algo más de un siglo se creía que el hecho de correr era malo para los pulmones. No olvidemos que en la segunda mitad del siglo XIX y en la primera del XX la tuberculosis mató a millones de personas en el mundo, y a muchas de ellas en Valencia.
El siguiente texto, tomado de la prensa valenciana del mes de marzo de 1897, creo que constituye un documento sociológico de cierta importancia.
3000 metros en asfalto: IBI
La acción tiene lugar en IBI y habla de una carrera de 3000 metros en la carretera de Ibi con Alcoy. Nos habla de las apuestas. Recuerdo cuando yo era pequeño que también había una idea negativa de la carrera a pie.
Control del pecho en la Volta a Peu a Valencia de los años 20
En los años 20 del siglo pasado, los atletas que iban a participar en la Volta a peu a València tenían que pasar, allí en la salida, o unos días antes por delante de un médico que auscultaba el pecho para ver cómo estaban los pulmones. Hay fotos y textos.
¿Qué le pasa a tu hijo?
También escuché cuando era pequeño, década de los cincuenta, que si uno joven salía a correr le preguntaban a la madre ¿qué le pasa a tu hijo? eso se lo dijeron a mi madre.
Texto 
El jueves por la tarde, y en la carretera nominada de Alcoy, se realizó entre dos jóvenes de la localidad la siguiente apuesta. Recorrer a pie en menos tiempo el trayecto de tres kilómetros. A la hora y señal convenido salieron ambos campeones invirtiendo en el recorrido el amigo Eduardo Torró (vencedor) 9 minutos y 45 segundos. Felicitamos a los adalides, envidiando su resistencia y capacidad pulmonar, pero aconsejándoles abandonen en absoluto esta clase de excesos, pues no sería el primer caso que en este pueblo idénticas causas han acabado con la vida de algunos individuos.
Hoy en día en IBI y miles de ciudades y pueblos correr forma parte de contribuir a un mejor estilo de vida, siempre y cuando correr esté al servicio de la salud.