Prisioneros valencianos en Filipinas

No todos los españoles que combatieron en Filipinas tuvieron la suerte de aquellos que componían el destacamento de Baler, y a quienes Emilio Aguinaldo concedió los pases necesarios para regresar a su país.

Desde hace unos meses me he dedicado a recopilar información sobre los valencianos que quedaron prisioneros en Filipinas. El material utilizado ha sido la prensa valenciana de los años 1899 a 1904. El hecho fue que los gobernantes españoles no se preocuparon de la suerte que corrieron aquellos soldados.

Las familias valencianas hicieron cuantas gestiones les fue posible. Recuperar a un hijo fue para muchos padres una cuestión de honor. De este modo cuando alguno de los soldados lograba embarcarse, como fue el caso de los que lo lograron en el vapor yanki San Gil en mayo de 1902 y llegar a Barcelona en el mes de junio. Estos soldados sirvieron para dar a  conocer las terribles condiciones en las que vivían aquellos miles de españoles abandonados a su suerte por aquellos que les habían dicho que defeder la patria era lo más sagrado que podían hacer.

En Filipinas murieron muchos españoles y valencianos. Pocas personas se interesaron por ellos. A diferencia de Cuba, aquel archipiélago está muy lejos, y el viaje era muy costoso. Las enfermedades, el desprecio por una parte de la población que vio en ellos al ocupante que los había torturado y expropiado de sus tierras, los malos tratos y la falta de un tratado en el que se hubiese tenido en cuenta a estos hombres desembocaron en un drama más de la historia triste de España y de sus gobernantes. Unos gobernantes que hicieron leyes para eximir a las familias ricas de enviar a sus hijos a las guerras coloniales mediante el pago de una cantidad de pesetas.

El hecho es que el valenciano José Martínez Marín, residente en Valencia, aportó a los periódicos la siguiente lista que reproduzco por si pudiera interesar a familiares, ayuntamientos, historiadores y curiosos.

Juan Bautista Pastor Marrahí, de Albaida

José Magraner, de Tabernes de Valldigna

José Burguera Cebolla, de Sueca

Pascual Saurín Ros, de Valencia

Dionisio Aranda Delán, de Albalat de la Ribera

Francisco Ribas Expósito. de Real de Montroy

Salvador Cardona, de Piles

José Pérez, de Oliva

Antonio Candela Martínez, de Jijona

Adolfo Alemán Ripoll, de Muchamiel

José García Bril, de Alicante

Antonio Sala Ibáñez, de Monforte

José Ibáñez Guarino, de Novelda

José Martínez Ruiz, de Aspe

José Pastor y José Zaragoza, de Callosa de Segura

Carlos Sola Sáez y José Riquelme, de Orihuela

Juan Bautista Pérez y José San Juan Gilabert, de Alcocer de Planes

José Jordá Andrés, de Beniarrés

José Palme Seguí, de Sorita

Anuncios

El discreto encanto de Maxine Mckinom, campeona del mundo de maratón

 

Nació en el año 1960 en el Reino Unido. Vive en la comarca de la Marina Alta, en un pueblecito tranquilo. Entrena con una pasión excepcional. Huye de cualquier protagonismo. Si hay atletas que cuando suben a un podio cuelgan una foto suya llenos de alegría y a la espera de ser felicitados, pues Maxine, no. Es la discreción en persona. Es simpática a rabiar, timida, encantadora. Con su sonrisa es capaz de hacerte comprender que para ella lo importante es medirse a través del deporte con ella misma. Ha sido la ganadora absoluta del Maratón de Valencia en el año 2009. Ha ganado el campeonato de Europa de veteranas de maratón y los mundiales de esta especialidad. Empezó a correr cuando otras muchachas lo dejan. No hay pueblo valenciano o alicantino que no haya podido disfrutar con su poderosa zancada.

Ahora, dentro de unos días, tomará parte en un aironman. Previamente, en la piscina de Denia, ha nadado horas y horas. Hablar con Maxine es un placer para los sentidos. No tiene una sola palabra que desentone, no tiene un mal gesto para con nadie. En ocasiones no encuentra palabras para agradecer una opinión sobre ella.

Hace unos años, en Sueca, los amigos del Peus Quets le ofrecieron un más que merecido homenaje, y ella en el momento que tuvo que ponerse de pie para recibir un precioso ramos de flores y dirigir unas palabras no sabía donde colocarse y con sus ojos pronunció uno de los discuros más bellos que se pueda pronunciar.

Rara vez he encontrado una mujer con tanta personalidad, tanta vida interior, tanto coraje y tanto pundonor como Maxine. Si el deporte es superación personal, si el deporte es perseverancia, si el deporte es juego limpio, en inglés fair play, creo que todas esas virtudes las encarna a la perfección Maxine Mckinom.

El honor se llama Juanra Pous, campeón del mundo de 800

Llegar a Orba, un pueblo precioso de la Comarca de la Marina Alta, en medio de la montaña, una tarde de finales del verano, y de pronto poder hablar con Juanra Pous constituyó un momento muy especial. Juanra destacaba hace unos años en las carreras populares hasta que fue reconducido a la pista donde se ha convertido en un referente a escala mundial. Franc Beneyto tuvo mucho que ver en este cambio.

Juanra es de Oliva, tierra que ha dado grandes deportistas, en especial en el mundo de la pelota valenciana y del fútbol. Juanra es un trabajador en el sentido profundo de la palabra. Un hombre que se ha ganado las marcas a base de sudor, inteligencia, sacrificio y voluntad.

Juanra se ha proclamado campeón de España de 800 y 1500, y semejante galardón lo ha conseguido en Europa y en el Mundo. Es, pues, uno de los mejores atletas valencianos de todos los tiempos. Y si todo va bien Juanra seguirá corriendo y dando más títulos a un pueblo que empieza a valorarlo. Hizo el pregón de fiestas y el saque de honor en un partido memorable, y por fin la prensa sabe valorar las marcas de fábula que logra este hombre.

El pasado sábado día 15 de septiembre hablabamos del 800, de como se corre en un campeonato y una prueba para conseguir una buena marca. De la importancia que tienen los últimos 200 metros, de las estrategías de carrera. Al hablar con un ochocientista sentí la misma sintonía, la misma onda. Nos lo pasamos muy bien comentando los detalles que acontecen en las carreras, los amigos que hacemos, los viajes y ciudades que te permiten conocer el hecho de correr. Me acerqué al locutor de la Carrera de Orba para advertirle de la presencia de Juanra, y se puso muy contento.

Juanra es una persona normal, con una empatía enorme para con las personas. Juanra es humilde, sonriente, inteligente, sabe escuchar, ha aprendido mucho y ha llegado muy lejos, pero sin creerselo, de un modo natural, como las grandes personas, como los grandes campeones, sin vanidad, sin vanagloria.

Le deseamos todos cuantos le conocemos que su singladura sea larga, fructífera y que al llegar a Ítaca se sienta feliz por todo lo que dado, y esperemos que también reciba de la sociedad valenciana el justo reconocimiento a una carrera brillantísima.

Hago por último una petición para este hombre que tiene el récord del mundo de 4×800, para que en un futuro próximo se rotule con su nombre una calle, una plaza, un jardín o una instalación deportiva en Oliva. Se lo merece por dos razones: su excepcional calidad atlética y su excelente condición humana.

 

To thank, remercier, agrair, agradecer

Hisilicon Balong

Año 2017, Valencia, Junto a la estatua dedicada a Joan Lluis Vives, el gran pensador valenciano del Renacimiento.

Año 1966. Estadio de Riazor, A Coruña, mes de julio. Hacía tres años que había corrido mi primera carrera. En la foto llegada de un 1500 con Alvárez Salgado como primer clasificado.

Entre estas dos fotos han pasado 51 años. Es momento pues de dar las gracias y de tratar de hacerlo en las lenguas donde más personas leen mi blog. Siento mucho no conocer idiomas como el árabe, el chino, el ruso o el japonés.

I wish to thank to all people of the United States and Great Britain following my blog. I admire your contries.

La francophonie. La langue française m’a permis de connaître un trés grand pays. Je tiens à remercier a toutes les personnes françaises, belges, suisses et de l’Afrique du Nord qui suivent mon blog.

Portugal- Brasil. Quero agradecer a todos los falantes da lingua portuguesa por seguir meu blog. Muito contente.

Vull agrair amb tot el meu cor a totes les persones de la nostra terra, de les nostres ciutats i pobles, el fet de llegir el meu blog. Fins sempre.

Seis mujeres para la eternidad: Mónica Pont, Marta Esteban, Marta Fernandez, Fatima Ayachi, Karina Córdoba y Davinia Albinyana.

5 mujeres en Valencia han bajado de las 2 horas 40 en maratón. Mónica Pont con 2 horas 27 minutos con 53 segundos encabeza el ranking. Marta Esteban está escribiendo desde hace 3 años una página de oro en el concierto del atletismo europeo. Su estancia en los Estados Unidos, nada más acabar los mundiales de maratón, atestiguan una pasión excepcional.

Marta Fernández de Castro ha estado en mundiales de cross y de maratón. Es la imagen perfecta de la la voluntad puesta al servicio del deporte. Un ejemplo excepcional. Recuerdo hace muchos años como se concentraba en Font Romeu a fin de conseguir mejorar. Recuerdo como en las pistas del Saler hacía series de 500 y 1000 con un viento huracanado.

Fátima Ayachi llegó de su tierra natal en búsqueda de una mejor situación. Zancada a zancada lo ha conseguido, en ocasiones con enormes dificultades. Ha sido mamá no hace mucho y ha vuelto con muchas ganas.

Karina Córdoba nacida en Argentina, un país que adoro, se estableció en Alicante y desde allí vino a correr en Valencia y a darlo todo. Ha sido mamá y es una mujer enormemente feliz. Ojalá lo sea siempre.

Davinia Albinyana no ha bajado de 2 horas 40 minutos. Davinia compite en Francia con un equipo de duatlón y en España con el Serrano. Lo que la distingue es su versatilidad. Corre bien el cross, la pista al aire libre, la pista cubierta y las carreras sobre asfalto. Empezó con el balonmano y hoy, con la serenidad que da el saber quien eres y hasta donde puedes llegar, se prepara a conciencia. Ha dedicado todo el mes de agosto a su puesta a punto. Ojalá obtengas el fruto a tus esfuerzos.

Estas mujeres están abriendo la senda a nuevas generaciones de corredoras. Es preciso que los atletas masculinos apoyemos a las atletas femeninas. Todos sabemos que por roles culturales, legados del pasado reciente, la mujer debía ocuparse del marido y de los hijos. En el DNI de mi madre pone Sus Labores.

Brindemos por que un día no muy lejano la sociedad valenciana sea capaz de equiparar a hombres y mujeres, y que los medios de comunicación, tan importantes, traten por igual los éxitos y fracasos de los deportistas de esta tierra

Miguel Ángel Plaza, la excelencia

 

Siempre que hablo con Miguel Ángel Plaza tengo la misma impresión. Este hombre sabe hacer las cosas con humildad, sentido común y huyendo de todas las vanidades humanas. Es difícil encontrar personas con estas características.

Recuerdo una charla a tres con Martín Fiz y Miguel. Estamos en Albal y la sala está a reventar. Martín como siempre, muy comunicador. Miguel Ángel con una sonrisa en los labios, una voz pausada y una amabilidad enorme desgrana poco a poco como ha sido su vida. Nos recuerda como empezó todo. Sus primeras carreras. Sus primeros logros. Todo lo hace sin darse importancia, insistiendo en que la superación es su meta y ser feliz con su familia.

La verdad es que el atletismo mundial debe agradecer la práctica de la carrera a pie a personas como él. Campeón de España, de Europa y del Mundo en los últimos tres años. Campeón en algo más importante que los títulos. La voz campeón significa quedar dueño del campo tras una batalla, y esto es lo que ha hecho Miguel Ángel. Es el dueño del campo que surcan carreras de asfalto de 21.096 metros y 42. 195.

Miguel siempre habla del futuro con ilusión, sabedor de que unas veces se gana y otras se pierde, pero siempre se pone todo el interés en aras a conseguir nuevas metas.

Miguel Ángel ha cumplido 50 años. Atraviesa un momento excepcional. Cuenta con José Garay y con el club Cárnicas Serrano. Todo ello es muy importante. Pero cuenta también con algo esencial: la estima de miles de personas.

Recuerdo una carrera en la que vino a correr. Yo me encargaba de la locución. En Alfafar, hace dos año. Recuerdo como al presentar al personaje decenas de personas se acercaron a saludarlo. Recuerdo con que sencillez, hidalgía y saber estar atendió a todos.

Miguel Ángel Plaza con 27 años corriendo ha alcanzado la EXCELENCIA.

El XIO, LLUTXENT

 

Es muy probable que muchos valencianos no sepan situar en un mapa el pueblo de LLutxent. Os ayudo. Vall d’Albaida, hacia el este, pegado a la comarca de la Safor. Construido sobre una montaña. El Montdúver y la Marzuquera lo rodean. Antiguamente estas montañas fueron fuente inagotable de recursos: pastos, caza, apicultura, madera, corcho, carboneras, palmitos para hacer escobas, losas de piedra.

Hoy los llutxentins pueden disfrutar cada año, en el mes de septiembre, con una carrera preciosa, dura y que nos permite conocer la fortaleza almohade del Castell de Xio; el castell Nou de los Pròixita, que es un palacete gótico de los siglos XIII-XIV y el monasterio dominico del Corpus Christi.

Pero también nos permite conocer a un grupo humano con una empatía extraordinaria, con una ilusión por correr que contagia, con un saber tratar a las personas, con un club de corredores y corredoras que no hace más que crecer en una población de unos 2.400 habitantes.

Este año un grupo de mujeres de LLutxent sueñan con hacer su primera maratón, la de Valencia, y se han preparado. Sueñan con llegar a meta y abrazarse entre todos, sueñan con correr años y años, carreras y carreras.

Como buenos valencianos y conocedores del alma humana, cada carrera, cada viaje, cada pueblo que visitan es motivo de comentarios, de anécdotas, de recuerdos.

El Xio de Llutxent es un club más de corredores, es cierto, pero cuando se ama la vida, la tierra que te ha visto nacer, y además eres atleta y de Llutxent tienes seguro que la alegría, la fiesta de la carrera a pie está asegurada.

Si amas la belleza de la arquitectura monumental y estar en contacto con gente buena, me permito aconsejarte que vengas a correr a este pueblo, que te pasees por sus calles, que hables con las personas y que recorras sus montañas. Te quedarás absorto ante tanta belleza.

 

Club de Córrer Peus Quets, Sueca

 

Nuestra amistad se remonta tres décadas atrás, quizá más. Estos amigos han logrado que Sueca sea conocida gracias, no solo a sus hombres ilustres, como Joan Fuster, sino también al enorme desarrollo de la práctica de la carrera a pie.

Sueca es un pueblo con larga tradición atlética. No en balde en esta ciudad se ha celebrado un campeonato de España de Maratón, cosa que muy pocas ciudades o pueblos valencianos han podido hacer.

Sueca posee también de una larga tradición en el mundo de la pilota valenciana, un deporte que cada día va a más. Sueca ha visto pasear por sus Calles a uno de los mejores futbolistas de los años 50: Antonio Puchades.

En Sueca el atletismo cuenta, con al menos que yo sepa con 7 clubes de atletismo, y el número de carreras que se organizan no hace más que crecer cada año.

Sueca posee un entorno excepcional: la margal. No sabemos apreciar el paisaje y es una pena. Desde la cumbre de la Serra de les Raboses, en Cullera, se puede contemplar el impresionante panorama de los campos de arroz, una foto de una belleza plástica enorme.

Las personas de Sueca son de una gran amabilidad, también algo ruidosas por la noche. Hombres y mujeres con los que se puede hablar y razonar.

La incorporación de la mujer a  la carrera a pie es un hecho. A lo largo de los últimos 30 años las mujeres se han abierto un hueco. Un detalle de los amigos del PEUS QUETS es precisamente el de haber sabido dar a la mujer el papel de compañeras y no el de floreros.

Las pistas de atletismo sirven para reunir por las tardes a decenas de niños y de mayores. En definitiva siempre que he ido a Sueca y he estado con los amigos del Peus Quets me he sentido muy a gusto.

Hace unos meses el Peus Quets homenajeó a Pepe Mocholí, una persona para la que carezco de adjetivos a la hora de escribir, pero diré simplemente que todo lo que este hombre ha aportado a la carrera a pie, es simplemente impagable.

En las próximas semanas hablaremos de más clubes, de personas que estiman la tierra que les vio nacer o a la que llegaron para buscar un futuro mejor. El camino acaba de empezar a andarse, y lo bueno es que no hay que atravesar ninguna meta, solo disfrutar del trayecto.

Maribel Aisa recibirá el homenaje que merece una gran mujer. La cita en Llíria.

En esta imagen Maribel es la más alta de todas las muchachas que posan. Estamos en los años 70, época en que la mujer era un ser inferior al hombre. La mujer no podía abrir una cuenta en un banco sin el permiso de su padre, hermano o marido.

La inmensa mayoría de las mujeres declaraban en su DNI sus labores. Las mujeres debían casarse las más de las veces con quien los padres aconsejaban y desde luego el deporte era cosa de las niñas. A partir de los 18 años una mujer debía pensar en formar un hogar, tener hijos y atender al marido.

En los años 60 y 70 en Europa se vivió un momento especial. La liberación de la mujer. En España muchachas como Maribel Aisa o Merche Cano fueron las primeras que osaron desafiar el que dirán, y además lo hicieron mirando a la cara y con una sonrisa en la boca.

Maribel entrenada en sus orígenes por Juan Alcocer se convirtió en los años 80 en todo un referente del atletismo valenciano y se codeó en combinadas con las mejores atletas españolas.

Un terrible accidente cortó el vuelo de una mujer excepcional. Pasaron los años, pasaron las penas y siempre estuvo ahí Maribel. Siempre creyó en el poder del ejemplo. Siguió lanzando y saltando. Ahora dentro de un par de semanas el ayuntamiento de Lliria ha creído oportuno revindicar su figura. Enhorabuena a todos y cuantos lo habéis hecho posible. Maribel se lo merece. Algunas personas deberían recapacitar sobre cómo se comportaron con una muchacha cuyo único delito ha sido ser honrada consigo misma y con los demás. Un honor ser tu amigo

Reca

Eva Martínez Belenguer: el deporte es una vía de escape de los baches y turbulencias en este viaje que es la vida

 

Hace unos días pudimos ver en el programa CRONO de Xavi Blasco a una muchacha que hablaba con una sonrisa en la boca y que miraba a la cámara como a un ser amigo. Esa muchacha acudió al programa en compañía de otra llamada Eva, como ella. Ambas comparten proyectos.

En Alboraya tuve la suerte de poder saludar al personaje con el que abro de nuevo el blog. Eva Martínez es toda una mujer. Atleta que entrena con Redolat, y que quiere conquistar la cima del Everest corriendo o en bici. Lo que se proponga lo va a conseguir.

Le pedí que me contara su trayectoria, su paso por la carrera a pie. Me habló de sus años de atleta juvenil y de su vuelta. Os dejo con sus palabras, no sin antes agradecerle toda la amabilidad que tuvo.

Me dejé el atletismo cuando llegué al instituto, mis padres que añoro mucho, me apuntaron a este deporte. Yo corría con el equipo del EMID en las pistas del río. Aquella época fue muy bonita. Cuando eres adolescente a veces le das prioridad a otras cosas, te apetece salir por ahí, y sabemos que el deporte es sacrificio. Con los años he vuelto a retomar las buenas costumbres, primero en el gimnasio y después con un grupete de amigos. Así que llegué al equipo Redolat Team, y estoy encantada con el buen ambiente que hay.

MI MADRE

El fallecimiento de mi madre, mi super fan número 1, me afectó mucho. Mi madre era el gran pilar sobre el que yo descansaba. El vacío suyo he procurado rellenarlo con el deporte y con la gente que he conocido.

Tanto la carrera a pie como el triatlón son una vía de escape de los baches y turbulencias en este viaje que es la vida.

Preguntada sobre lo que ella aporta a la carrera a pie, me comenta: Yo le aporto mi alegría y mis ganas de vivir intesamente, y sobretodo disfrutar al máximo compartiendo con la gente de mi entorno ese entusiasmo por superarme cada día más.

Eva como tantas otras mujeres merece que la vida le sonría, que cada mañana sea capaz de enfrentarse a las penas y alegrías que conlleva el vivir. Ojalá Eva que cada día superes todos los obstáculos, con esa gran sonrisa y esa mirada limpia. Ojalá  que todos los baches y turbulencias que se te presente a lo largo de una dichosa existencia no sean más que una página más de una amplia historia de superación personal.