Llega el cross, la pista cubierta y las carreras de larga distancia.

 

Estamos a mediados del mes de septiembre de 2019. La temporada en pista toca a su fin y algunos atletas descansan el mes de agosto para en septiembre empezar a preparar la nueva temporada, la 2019-2020. A partir de noviembre el cross o las carreras a través del campo formaran parte de la actividad atlética del fin de semana. Una docena de crosses se celebraran en nuestro territorio. También en el otoño es la época de las medias maratones para aquellos atletas que adoran las largas distancias. El maratón de València y el de Castellón cada año tratan de superar el listón y ello a pesar de estar ya muy alto.

La pista cubierta arrancara en diciembre y en el Luis Puig se vivirán momentos de una gran intensidad en los saltos, lanzamientos y carreras.

Todo ello ha hecho que en los últimos 20 años se haya trasformado profundamente la concepción del atletismo. La proliferación de carreras, la gran diversidad de competiciones, las carreras por las montañas, las carreras de orientación, los 10 y 15K en cualquier época del año han favorecido una enorme eclosión de pruebas de todo tipo.

El cauce del río Turia luce con un nuevo circuito remozado y la presencia masiva de personas corriendo es un hecho.

Sin embargo cada día hay más persona que limitan mucho las carreras en las que participan, cada día hay más atletas que acuden solo a las grandes citas, cada día hay más personas que salen a corren y ya no compiten.

Las carreras se han convertido en algunos casos en negocios en los que se promociona una entidad o una marca. Las carreras son igualmente motivo de encuentro y de alegría para miles de personas, las carreras crean amistades profundas, las carreras están vertebrado un país invertebrado.

Quizá el problema más urgente es el de las lesiones y el exceso de pundonor de algunas personas  en entrenar más de lo que su cuerpo puede asimilar y  el de otras  que no dudan en atentar contra su salud. El dopaje está haciendo mucho mal.

Divertiros, disfrutad, entrenar, sudar, y seguir corriendo con la cabeza, las piernas y el corazón.

 

Anuncios

Teodoro Pérez Tomé: Correr, culto a la vida sana. 2h.20 en maratón en 1983

En los años 50, 60, 70 y 80 del siglo pasado miles de personas procedentes de Albacete, Cuenca, Teruel y Andalucía tuvieron que dejar sus pueblos y emigrar. Muchos de ellos lo hicieron hacia Cataluña otros hacia Valencia. En la costa había turismo, se construían hoteles y hacia falta mano de obra. En los pueblos la agricultura ya no daba para comer. Ello propició que muchas personas abandonaran la tierra que les vio nacer y buscaran mejorar su situación. Ahí empezó la España vaciada.

En València tuvimos la inmensa suerte de recibir a atletas como al albaceteño Constantino Esparcia o al zamorano Teodoro Pérez Tomés, quienes, en unas condiciones laborables muy duras, salieron adelante y dieron una lección de pundonor y sacrificio enorme para demostrar su valía en las carreras y en la vida personal. Ellos y muchos otros fueron capaces de trabajar más de 10 horas al día y entrenar de noche o de madrugada.

Hoy si hablo de Teodoro Pérez Tomé para algunos será un perfecto desconocido, para aquellos atletas de los años, 70 y 80 que corríamos fue un referente, un amigo, un tipo duro, simpático, campechano, abnegado y sobretodo que corría y no se cansaba.

Hablar de Teo es hablar de un maratoniano que de haber tenido otro modus vivendi hubiera aportado al atletismo días de gloria.

Teo trabajo en un hotel en turno de noche en mantenimiento, luego lo hizo en una agencia de transportes, y siempre fue una persona franca y generosa.

Os dejos sus propias palabras. Gracias Teo

Zamora

Nací en un pequeño pueblo de Zamora. Mis recuerdos se reducen a una vida muy sencilla. Esta se podría resumir en estas actividades: ir a la escuela y hacer lo típico del campo.

Cuidar los animales. La trilla. Yo no sabía lo que era la TV

En verano principalmente trillar, cuidar los animales. Los días de fiesta correr por el campo buscando nidos o jugando a las canicas a la peonza o todo lo típico de la época. Yo no sabía lo que era la TV. Con diez años mis padres me enviaron a un colegio, en Santander.

Salamanca , estudios de Filosofía. La Legión

Después de muchos años de estudio y mi ingreso en la Universidad de Salamanca fue cuando di mis primeros pasos en el mundo del atletismo. Con el fin de convalidar la educación física me federé el el Club Unión Deportiva Salamanca. Terminada mi carrera de Filosofía me esperaba la mili. Me tocó Melilla y me alisté en la Legión. Aquí nuevamente pude hacer atletismo. Lo mejor de esta época fue quedar subcampeón de España de Cross.

Valencia, Vicente Ortiz

Concluido mi servicio militar me afinqué en Valencia. Tras dos años alejado del atletismo un amigo me presentó a Vte. Ortiz, entrenador del Club Universitario. Este fue el arranque de mi vida cómo atleta. Mi primera carrera fue en Oliva. Nadie me conocía. Eran 12 Kilómetros y gané fácilmente. En ese momento alguien del Valencia Club Fútbol se interesó por mi.

Campos, Esparcia, Sobrino, Rubio, Méndez

Con la nueva temporada y ya en las filas del nuevo Club entré en el grupo entrenado por Rafa Blanquer y ahí nacieron mis mejores amigos: Antonio Campos, Esparcia, Sobrino, Miguel Rubio, Ángel Méndez y otros muchos más.

Ganador del cross de Castellón delante de Luis Adsuara

De esta época guardo grandes recuerdos sobre todo por mis éxitos deportivos especialmente en Cross: ganador del Cross de Castellón por delante del gran Luis Adsuara. Quedar subcampeones de España de Cross y de mis buenas participaciones en otras competiciones de Cross a nivel nacional e internacional. Todo esto se lo debo a los duros entrenamientos compartidos con Antonio Campos y Constantino Esparcia.

Campo de Golf, Alameda, pistas universitarias

Nuestros lugares preferidos para entrenar eran el cauce del río, el campo de Golf o la Alameda sobre todo los días de lluvia. Los entrenes en pista los hacíamos en la Universitaria que era de ceniza. Para mí era duro entrenar después de estar trabajando toda la noche. Quedábamos sobre las 9:30h en el Mestalla. Pasados unos años maravillosos decidí dejar el Club y correr por libre. Con la llegada de mis hijos me era imposible quedar para entrenar. Así lo hacía cuando podía. Creo que de las 24 horas del día esté en mi horarios de entrene.

Laredo. I Maratón Popular de Valencia, Siete Aguas- 2 horas 20 en 1983

Mi salto a la Maratón de produjo como fruto de toda la base de mis años anteriores. Todo comenzó con mi participación en un campeonato de España de 30 Kms. Mi buena clasificación hizo que la Federación Española me incluyó en el equipo nacional para participar en un triangular con Francia e Italia en la Maratón de Laredo. Esta experiencia me animó a participar en la I Maratón Popular de Valencia. Nuevamente corrí la III Maratón de Valencia consiguiendo mi mejor marca en la distancia. De estos años tendría que destacar mis mejores marcas en la participación de la Media Maratón de Alicante y Murcia con triunfo en las dos. También quiero destacar mi participación en el Fondo de Siete Aguas. Carrera durísima pero en la que más disfrute y no solo por la carrera en sí, sino por el gran ambiente y el cariño que recibí por parte de la organización y del Pueblo.

Culto a la vida sana

Posiblemente aquí empezó el gran escenario de las carreras a pie que hoy llena todos los pueblos de la Comunidad Valenciana. Cada día estas carreras a pie se están convirtiendo en una especie de culto a la vida sana. También han llegado a ser fuente inagotable de hacer amigos y de olvidar los problemas de la vida cotidiana. Aquí está el secreto por el que cada día más gente se apunte a este maravilloso mundo de la carrera a pie. Esperamos que de esta gran influencia salgan atletas de élite de los que hablemos mucho de ellos en un futuro no muy lejano

 

Para conocer Francia a través de sus palabras

 

El Instituto Historia de la Lengua acaba de publicar el Repertorio de Galicismos donde explico la historia de más de 6000 palabras que utilizamos en español, tanto en la península ibérica como en el continente latinoamericano.

Creo que puede ser una buena herramienta de consulta para decenas de profesiones, desde los amantes de la Química al Deporte pasando por el Arte o la Historia.

Cada una de las palabras es definida y de ella se aporta dos o tres citas para conocer su origen y situarlas en el tiempo.

Espero que os guste. Muchas de estos galicismos han pasado al inglés, italiano, catalán, rumano, ruso, portugués como podrás comprobar.

Para descargarte el repertorio entra en la web que señalo al final. La descarga es gratuita.

Espero que os sea útil en clase, en vuestro negocio o en vuestra vida cotidiana.

 

Cilengua (Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española)Me gusta esta página
13 de agosto a las 12:38 ·
⬇️ ¿Ya te has descargado, de forma totalmente gratuita, nuestra nueva publicación “Repertorio de galicismos: de la Revolución Francesa al airbus”, una guía para conocer Francia a través de sus palabras? Está disponible en abierto en nuestra web: bit.ly/2OFKsEc

La Ciencia de la salud; Chaqueta Blanca, La Pilota Grossa, tres libros que hay que leer

Si eres corredor o corredora te interesa conocer un libro excepcional que te aconsejo que leas La Ciencia de la Salud de Valentín Fuster, libro editado por Planeta en el 2013. He leído muchos libros, sin embargo este es el que más me ha enseñado. Valentín Fuster es el director del Instituto Cardiovascular del hospital Mount Sinaí de Nueva York, y es el presidente de la Federación Mundial del corazón. Es Doctor Honoris Causa por quince universidades. Advierte que los avances son enormes pero que la prevención está fallando. Os dejo un párrafo del capítulo final:

Futuro solidario: Contribuir a la comunidad

«Lo que aportará la medicina si consigue garantizar una buena calidad de vida a las personas mayores no será sólo que se encuentren bien y disfruten de su longevidad, que es un objetivo noble, sino también que puedan seguir contribuyendo a la comunidad, que es aún mas noble. La idea nunca ha sido que unas personas se aprovechen de lo que les ofrece la sociedad, en este caso los avances de la medicina, sin ofrecer nada a cambio. Los humanos somos una especie social y ésta es en su origen la regla básica del juego: los demás nos ayudan y nosotros ayudamos a los demás. El problema es que la evolución del capitalismo no nos conduce en esta dirección sino en dirección contraria hacia un individualismo feroz».

La pilota Grossa: Reivindicar nuestra identidad

Si amas tu tierra, sus pueblos, el valenciano, sus costumbres, sus hombres y mujeres que trabajan con la esperanza de dar un futuro mejor a sus hijos y nietos. Si amas de verdad esta tierra, sus juegos, sus deportes ancestrales, en ese caso tienes que leer La Pilota Grossa, libro editado en 2019 por El Institut d’Estudis Comarcals de la Marina Alta. El arquitecte Josep M. Congost y el sociòleg Víctor Agulló son los autores.

Este llibre reivindica el nostre patrimoni a partir d’una de les modalitats més desconegudes del joc de pilota però alhora amb més projecció de futur. Gràcies a les seues peculiaritats és apta per a gent de totes les edats i condicions. Es un sport humil i del poble.

Como padre de Víctor he visto como han trabajado y me ha impresionado el trabajo de campo. Imaginar que han recorrido más de un centenar de pueblos, muchos de ellos de menos de 200 habitantes, perdidos en las preciosas montañas de la Marina, de nombres evocadores: Gaianes, Sagra, Tollos, Confrides, Abdet, Parcent, Orxa, Murla, Guadalest, Famorca, Catamarruch, Camp de Mirra, entre otros.

Os animo amigos a que os acerqueis a estos municipios y a conocer una realidad y unos paisajes de película.

Chaqueta Blanca: una novela en la que se mezcla el reportaje y la erudición

Es probable que hayas leído una novela que lleva el título de Moby Dick, una ballena que causaba la admiración y el terror de los balleneros. Herman Melville es el autor de Moby Dick, y también de Chaqueta Blanca. Libro publicado por Alba Minus en el 2019. Chaqueta Blanca es una novela de aventuras apasionante y perfecta para evocar los mares del Sur.

Nos situamos. Estamos a mediados del siglo XIX, los barcos de aquellos años estaban muy lejos de ofrecer las garantía de los actuales. Melville para escribir Chaqueta Blanca se enroló en la fragata United States y durante un año vivió la emoción de combatir contra las adversidades de una navegación no siempre plácida. La limpieza de las bodegas, el rancho, las vergonzosas prácticas de flagelación, el tormentoso paso del cabo de Hornos, la calma chicha en el Ecuador forman parte de una narración en la que el factor humano es la columna central. La envidia, el odio, la pasión, los héroes anónimos, los desencuentros, la locura, lo grotesco y lo sublime de la condición humana se entrelazan en estas páginas.

Un buque de guerra sirve de punto de partida para que esta novela sea un libro hermoso en el que cada capítulo te invita a leer la siguiente página y a reflexionar sobre el futuro de nuestra especie como colectividad.

GFI Siete Aguas, 40 años, 40 historias

Han pasado 40 años desde que en el verano de 1980 se disputó la primera edición del entonces Gran Fondo de Siete Aguas. Han pasado miles de atletas por Siete Aguas y la vida cotidiana de este pueblo y de la práctica totalidad de las poblaciones de nuestra geografía comprueban que desde hace años correr ha entrado a formar parte de los hábitos de miles de personas, y afortunadamente de mujeres. Recordemos que en 1978 y 1979 celebramos dos ediciones de la subida a la Fuente de la Pina, una carrera de 7 kilómetros que concitó a numerosas personas que subieron andando y bajaron corriendo. Luego nos reunimos y decidimos que había que hacer una gran carrera, en la atmósfera ya llegaban noticias de los maratones de Nueva York, Boston y Madrid.

El día 17 de agosto de 2019 de nuevo Siete Aguas acogió una edición más de una carrera muy especial para este pueblo. Una carrera que sirve para mostrar la hospitalidad de estas personas que viven a lo largo del año en una paz y tranquilidad paradisiaca y que en verano se ve alegremente enriquecida por las numerosas actividades que desde la sociedad civil y política se proponen a los miles de veraneantes.

Protección civil evaluó en 30.000 las personas asistentes a esta carrera, una cifra realmente asombrosa a pesar de ser una fecha en la que el retorno está en las agendas de todos. La Policía Local y la Guardia Civil como siempre ejemplares en su cometido. La labor de los voluntarios, más de 300 personas, el desfile de los niños, la banda de Música, la batukada, el ambiente, la charla coloquio, la presentación de los atletas, fueron momentos mágicos.

Si se cumplen 40 años pues lo lógico es hablar de ese número y de 40 personas que de algún modo podemos considerar como parte de esta carrera. Sin embargo, estimo que si acabaron las prueba algo más de 1.100 participantes son realidad esa cifra el número de historias que hay detrás.

Ya sabes que en cada carrera hay tantas carreras como corredores, ya sabes que cada carrera es distinta a la anterior, ya sabes que todo pasa y todo fluye, y que cada instante es anterior al otro.

Y así zancada a zancada se construyen proyectos de vida, se diseñan caminos, se hacen amigos.

Hablemos de esas historias. Por ejemplo de los ganadores. Lo que escribimos en estas líneas reproduce con fidelidad las palabras que a pie de micrófono pronunciaron ante miles de personas o han escrito en redes sociales. Es solo un pequeño muestrario.

Hassan Benabbou, doble campeón de España de Media Maratón: «Ningún campeonato que he ganado me ha producido tanta emoción como esta carrera. No olvidaré nunca a este pueblo y la manera como me ha tratado».

Liv Westphal, la ganadora, 55:20. Una marca excelente: «Siete Aguas enamora. Quería venir por la emoción que supone hacerlo en este pueblo, por el excelente trato que me dan, por un circuito preciso». Liv es campeona de Francia de 5000 y de cross de este año 2019. Está entrenada por Antonio Montoya.

Juan Carlos Esteso, uno de los 5 atletas de nuestro territorio que han bajado de 3:40 en 1500: «Una gratificante y muy bonita experiencia el haber contribuido en esta 40a edición del Gran Fondo Internacional De Siete Aguas. 15 kms tan duros como bonitos y disfrutados al máximo, al igual que tod@s nuestr@s compañer@s que ya nos habían dicho que nos enamoraríamos de esta carrera tan especial y así ha sido. Gracias a la la organización y ENHORABUENA de todo corazón por el trabajazo increible, el año que viene repetiremos💥💪❤.

Luis Felix: «En Siete Aguas me conoce todo el pueblo, me paran por la calle, se hacen fotos conmigo. Quiero mucho esta carrera que ya he corrido en 24 ocasiones y que espero seguir corriendo muchos años».

Pepe Luis Domingo, presidente del SD Siete Aguas: «Corro en Siete Aguas desde hace muchos años. La carrera me ha dado muchos amigos y eso es lo más importante»

Xavi Blasco, director del programa A Correr, de la televisión valenciana A PUNT. Un hombre que ha hecho un trabajo impagable por la carrera a pie: «No se puede faltar al 40 aniversario del Gran Fondo. En septiembre de nuevo volvemos a las pantallas con nuevas historias».

José Arce Olmos y Agustin Peña: Siete Aguas, carrera de 10. El año que viene más».Dedicado para todos los que estuvieron y los que no pudieron asistir a la bomba del verano. Correr es especial pero compartir es aún más. Valores,actitudes, sentimientos y emociones a flor de piel.
Ayer tuvimos la oportunidad de estar por 5 año seguido en el 40 aniversario del GRAN FONDO INTERNACIONAL DE SIETE AGUAS. APOTEÓSICO EL FIN DE SEMANA CON GRANDES ATLETAS, FAMILIA Y AMIG@S.

Enrique Herreros, atleta sub 20, 3:38 en 1500: «Me alegra mucho que se tenga en cuenta el esfuerzo que hacemos los atletas que corremos en pista. Muchas de nuestras carreras en pista pasan desapercibidas. Gracias Siete Aguas».

Rosi Peris: «Este año ya no he sido la última y he mejorado mi marca».

Juan Manuel Darijo: «Correr en Siete Aguas y vencer el cáncer son metas que tenemos que alcanzar entre todos».

German Olivares de Avapace: Muchas gracias amigo.

Davinia Albinyana: Felicidades por tu cumpleaños.

Rosa Gómez, coordinadora general, emocionada al hacer la cuenta atrás, emocionada al ver como se inicia la carrera, emocionada con cada una de las personas que se acercan a ella para darles las gracias, emocionada al hablar de su pueblo. Gracias Rosa, un gran honor estar a tu lado.

Estela Alhambra. Esta atleta que corrió hace muchos años en Siete Aguas, volvió a hacerlo y ahora como mamá y como profesora. Estuvo en los mundiales de cross de joven:«Esta carrera es la carrera que tenemos que correr alguna vez en nuestras vidas. Volveré».

Raquel Landín. Atleta, viajera, escritora, conferenciante, entrenadora:«Entreno en Siete Aguas desde hace años. Vengo de desde Cheste. Tengo ganas de poder volver a correr después de mi operación. Ha sido un enorme orgullo ejercer como locutora».

Teresa Ruzafa. La atleta de Crevillent. Campeona del mundo de veteranas: «Desde que vine a Siete Aguas y gané en mi categoría todo ha cambiado. He conocido gente encantadora. Me tratan con la misma distinción que a las grandes figuras. Gracias Siete Aguas.

Esteban Alvarez Lleonart: «Un orgullo poder participar otro año más en el gran fondo de Siete Aguas y poder compartir carrera con tantos grandes corredores. Carrera dura por sus cuestas, distancia y en pleno agosto. Que se hace más llevadera por todo el público que te anima y los propios corredores. El año que viene si la salud y las circunstancias lo permiten repetiré 👍😍. Gracias Siete Aguas».

Amparo Cerrillo, atleta de Poblats Maritims, 67 años de edad, la más mayor: «Desde hace 4 años vengo a correr a Siete Aguas. Esta carrera es única. Dura, muy dura pero encantadora».

Juan Antonio Pérez, 80 años de edad, Benifaio:«Vengo de correr en Los Alpes. Corrí el 20K, y creo que la mejor manera de conservar la salud es haciendo ejercicio. No tomo ninguna pastilla y animo al público a que venga a correr a Siete Aguas».

Maximo Folques Lorente: «Una carrera muy exigente con un ambiente espectacular».

Federico Fuertes. Fotografo. Todas las fotos de este reportaje son suyas. Coordinador de la Exposición de los 40 años Corriendo Juntos. Enamorado de Siete Aguas, coautor del libros La vida cotidiana en Siete Aguas desde Cavanilles al Gran Fondo.

María Isabel Ferrer de C.A. Llebeix, 1:03.43. Hizo la carrera de su vida: «Estoy muy feliz. La dureza del recorrido, las personas que están a lo largo del mismo. Me encanta Siete Aguas».

Ramón Gines, Correores de Buñol, 1 en veteranos C: «Yo no puedo faltar a esta carrera forma parte de las carreras de mi vida desde mis orígenes como atleta».

Carmen Sala. La atleta Pegolina: M’agrada molt còrrer en Sept Aigües. Es una cursa molt bonica i dura».

Nazareth Asencio Pascual, atleta de The Kenya Urban Way, ganadora en categoría promesa: «Me habían asustado mucho con las cuestas y la verdad es que son muy duras. Mi entrenadora Raquel me ha traído para que conozca una carrera especial».

Runners Ciutat de Valencia, el club con mayor representación y que desde hace años ha hecho de esta carrera un día de encuentro. El jamón que se llevaron seguro que sirve para celebrar una gran cena».

C.D. Siete Aguas. 31 participantes de este entidad deportiva con un 13% de participación femenina. Segundo club más numeroso. José Luis su presidente es un hombre que correr para tener amigos.

Teresa Hernandez, alcaldesa: Desde el ayuntamiento de Siete Aguas queremos dar las gracias a todos los voluntarios y todas las personas que durante todo el año han estado trabajando para que esta carrera sea un éxito».

Jessica Mas, segunda clasificada: «Esta carrera es tremenda. Hay que saber correr. Las cuestas impresionan. Me ha gustado mucho».

Karina Córdoba, argentina afincada en Alicante desde 2009, mundialista, 2:38 en maratón: « Me estoy recuperando y esta carrera me ha gustado, quiero dar las gracias a la organización por haberme invitado».

Ignacio Gascó, Correcaminos, ganador en junior. Una persona ejemplar: «Espero volver me ha gustado mucho y es muy dura».

Mari Paz Domingo. Esta mujer es un encanto. La amabilidad en persona: «Siempre que puedo correré en Siete Aguas. Me encanta este pueblo».

Amparo Sahuquillo, Corrió en los años 80 y ganen tres ocasiones: «En Siete Aguas me tratan siempre muy bien. Rosa Gomez está haciendo un gran trabajo. La quiero mucho, y a ti también».

 

Andrés Micó:«He corrido en muchas ocasiones en Siete Aguas. Es una carrera que me va y que siempre me ha gustado. Han pasado los años y sigo viniendo a Siete Aguas».

Emilio Rubio. Sufrió un golpe de calor. Xavi Pons el presidente del club de Correliana comenta: «Damos las gracias a la organización y a la ambulancia que atendió a Emilio. Ahora Emilio se recupera y volverá a correr con la ilusión que le caracteriza».

Pilar Cazalillo, atleta vinculada a Siete Aguas: «Correr en mi pueblo y ante mis amigos es algo que no se puede olvidar».

Mariano José Armero. Un atleta noble, trabajador, amante de la verdad y del deporte, respetuoso: «Siete Aguas es la gran carrera del verano, siempre que puedo vengo».

José Pascual Hernandez: «El pasado sábado participé en el XL Gran Fondo de Siete Aguas, una de las carreras más bonitas del año y calificada muy acertadamente como la Carrera Reina del Verano. Sobre 15’150 km durísimos, volví a la misma después de tres años y no pude ofrecer mi mejor versión, con cierta sensación de debilidad me limité a “salvar los muebles” como pude e hice 1h18’28”, lejos de mis mejores cronos en esta prueba. Aquí adjunto una serie de fotos, desde una imagen aérea de la parte central del recorrido, a una serie de imágenes de la salida de la localidad poco antes del km 5, así como otra del avituallamiento del km 6’5, y dos fotos de la llegada donde se aprecia el cansancio. Ahora a recuperarse del esfuerzo, que el sábado me espera la Volta a Peu de El Palmar».

Miguel Fresno, atleta de los Sprinters, corrió en los años 80: «No puedo faltar a Siete Aguas. He corrido más de 30 ediciones y lo haré mientras las piernas aguanten».

Ernesto Outon, 1.07.31, atleta de Siete Aguas: «Me alegra correr esta carrera, es la nuestra, es con la que soñamos todos los atletas de aquí, y que la conoces muy bien».

Javier Soliz, atleta boliviano: «Dentro de unos meses volveré a mi país, siempre recordaré Siete Aguas. Siempre me habéis tratado muy bien».

Magda Vila. Hablar de esta mujer es hablar de superación. Atleta veterana C, 1:18.57. La conocen como La Jefa: «Bueno si me llaman así los amigos pues llevo muchos años y me respetan. Siete Aguas es para mi una cita obligada. Tiene un ambiente muy bueno».

Amadeo Pascual:«Paso el verano en Siete Aguas desde mi infancia, así que correr esta carrera forma parte de mi vida desde pequeño. La he corrido en las categorías inferiores y este año he hecho una hora con quince minutos».

Siete Aguas, la historia continua, nuevos capítulos.

El Gran Fondo ha cumplido 40 años. Esta edición la voy a recordar. Mi madre Amparo Albuixech fue operada de ruptura de cadera tres días antes de la carrera. Fue ella la que me dijo tienes que ir a Siete Aguas. Mi madre ahora se recupera. La noche del Gran Fondo solía asistir a la cena con las autoridades, este año me fui directamente al hospital Peset, donde pasé la noche cuidando a mi madre. Esta edición quedara impresa en mi memoria. Quiero agradecer a todas las personas que me preguntaron por ella, que son una legión.

La Pilota Grossa se presentó en Murla. Un deporte humilde y del pueblo valenciano

El 4 de agosto de 2019 se celebró en Murla la presentación del libro La Pilota Grossa cuyos autores son el arquitecto Josep M. Congost y el profesor de sociología del deporte Víctor Agulló. Este libro ha sido editado por el Institut d’Estudis Comarcals de la Marina Alta y ha recibido el II Premi d’investigació i assaig.

Es muy probable que el lector no sepa donde está Murla. Sin embargo le invito a que se acerque a esta población de la Marina Alta. Murla esta rodeada de montañas que quieren tocar el cielo y de casas que recuerdan el pasado próximo. Una vegetación que en nada difiere en muchos puntos con la de muchas tierras del Norte de África. Murla está a unos 20 kilómetros de Denia y 10 de Pedreguer en medio de un paisaje precioso en el que las montañas lo invaden todo.

Igualmente Murla posee edificios impresionantes y calles muy curiosas por las que apenas puede pasar un vehículo. El 4 de agosto se celebra una partida de pelota valenciana en honor de unos de sus vecinos, conocido con el nombre de Nel, un jugador de finales del siglo XIX y principios del XX, que destacó por sus grandes cualidades humanas y deportivas.

Miles de valencianos no saben quien es este hombre. Triste destino el nuestro de ignorar a aquellas personas que dieron su vida en pos de grandes ideales. En Murla se le rinde homenaje cada año, y en esta ocasión con la celebración del 50 aniversario.

Murla y Nel de Murla están asociados de por vida a un juego que ha sido, es y debe seguir siendo una de nuestras señas de identidad más codiciadas.

El libro de La Pilota Grossa es algo más que un libro de pilota y de trinquetes. Es algo más que la biografía de hombres que jugaron a esta modalidad, y de mujeres que ahora empiezan. Es ante todo una novela de aventuras.

Imagina el lector que en estos pueblos de la Marina y el Contat existen aún recintos deportivos con una antigüedad que en un caso concreto, como es en la Población del Abdet, se remonta al año 1772.

Se imaginan ustedes a madrileños, gallegos, andaluces, vascos y catalanes con un recinto deportivo del siglo XVIII. Tendríamos la imagen en los informativos del mediodía, habría una ruta turística, se jugarían partidas celebres y las cámaras de televisión acudirían domingo si domingo también a mostrarnos a recuperar esos más de 100 trinquetes de Pilota Grossa que este libro nos muestra con planos, croquis, textos y entrevistas.

El trabajo de recuperación de los autores ha sido enorme. En cada uno de los pueblos han hablado con personas que nos trasmiten un pasado en el que el juego de pilota grossa era la base del ocio y del entretenimiento. Un juego para olvidar las penas, para trabajar el cuerpo, para disfrutar de la vida, para ser felices.

Cada pueblo tiene su historia asombrosa y sus informantes. Cada pueblo y son más de 100 han jugado a pilota grossa, pues además a esta modalidad pueden jugar desde los niños a las personas mayores de edad. La pelota pesa poco y las reglas son sencillas, y el recinto pequeño.

Hemos inventado modalidades nuevas con nombres nuevos y nos hemos olvidado de nuestra raíces, de lo nuestro, preferimos lo que viene de fuera con palabra desconocida, padel, madel, que pilota grossa.

Este desprecio sistemático hacia nuestra raíces es una pena. Una tara. Pueblos como Beniatjar, Benimarfull, Biar, Benirrama, Benidoleig, Banyeres, Benimeli, Benidoleig y tantos y tantos otros evocadores de nuestras señas de identidad duermen en el olvido.

Este país es curioso. Tenemos dinero para la Fórmula Uno, para la Copa del América, para la Liga de Fútbol, para tener el mejor maratón del Mundo, para perdonar a la Banca millones y millones de euros, para decretar una amistia fiscal que es la vergüenza del mundo, para aumentar el sueldo de algunos políticos, para lo que haga falta, sin embargo  no hay nada para los más de 100 pueblos donde jugar a pilota grossa formó parte de los mejores momentos de la vida de miles de valencianos.

Terminamos con las palabras de dos personas entrañables Genovés padre e hijo que en el prólogo del libro escriben:

Potser ha arriba el temps de recuperar aquesta modalitat per la seua senzillesa, noblesa, regles, instal.lacions i per formar part de la identitat d’un poble que ha de vetlar, amb la ajuda de les seues institucions, els mitjans de comunicacions i l’escola per la conservació d’ allò que ha format part essencial de la seua manera de viure i interpretar la vida.

La Behobia-San Sebastián de 1919

Al leer los periódicos de este año y encontrar referencias a esta carrera verificada en  marzo del año 1919, hace ya más de 100 años, no he podido por menos que tratar de conocer los pormenores y la situación del deporte en València.

Los periódicos del Norte hablaron de esta carrera pedestre que era la voz usual en el momento y comentaron que se llevó a efecto con mucha animación, así como se señaló la presencia de muchos carreristas o corredores.

La Behobia-San Sebastián congregó a miles de personas a lo largo del recorrido que animaron a los corredores y que incluso les decían a los más rezagados cuantos corredores había pasado ya y la distancia que aún les quedaba por recorrer.

El ganador de la prueba fue Juan Muguerza de Elgoibar que en su pueblo fue recibido con los honores de un gran embajador. Las autoridades y sus amigos le brindaron regalos e incluso alguna poesía en la que se destacan sus cualidades atléticas.

El año 1919 no fue fácil para el conjunto de los españoles y valencianos. Las heridas de la Primera Guerra Mundial estaban abiertas. Vicente Blasco Ibáñez celebraba el triunfo de Francia e Inglaterra, y la prensa conservadora valenciana, entre ellos el diario Las Provincias, no terminaba de comprender como Alemania había perdido la guerra. El Valencia F.C nacía en estos momentos, y los dos deportes que ocupaban el primer plano en la vida deportiva de los valencianos eran el ciclismo y la pilota valenciana.

José Andrés, el rochet, ya ganaba carreras, si bien la Volta a Peu a Valencia data de 1924. El pedestrismo trataba de expandirse aunque de forma muy tímida, mientras que el boxeo representaba para ciertos jóvenes las posibilidad de hacerse ricos y salir en las películas americana acompañando a una rubia y conduciendo un coche. Otros tiempos.

Hoy la Behobia-San Sebastián está considerada como una de las carreras con mayor carga emocional y en la que todo Euskadi sale a aplaudir a los miles de atletas que han participado en ella. Un bonito ejemplo.

Nueva York 1879

Las noticias que llegaban a España procedentes de los Estados Unidos de América del Norte a finales del siglo XIX distaban mucho de ser las mismas que en los periódicos y revistas se podían leer de Francia y Gran Bretaña. Las ciudades de París y Londres ejercían un liderazgo indiscutible en la sociedad valenciana y española.

El hecho fue que una ciudad como Nueva York en 1879, y ya unos cuantos años antes, se había convertido en la capital económica del país agrícola más poderoso del globo, y en el que los espíritus inquietos no dejaban de asombrar al mundo en el campo de los inventos.

Cada año Nueva York era la puerta de entrada para miles de emigrantes, no solo procedentes de Europa sino que también de Asía. Los chinos llegaron por millones. No daban problemas, se alimentaban con un plato de arroz y tenían una capacidad enorme de resistencia ante trabajos tan duros como el tendido del ferrocarril.

Estados Unidos necesitaba mano de obra. Inmensos territorios por ocupar mientras se avanzaba hacia el far west, inmensos recursos, y unas praderas vírgenes donde las cosechas de cereales alcanzaban años tras años cifras récords. Ello propició que los granos europeos no pudieran competir con los americanos y se hundieran los mercados con las consiguientes crisis económicas.

Los Estados Unidos no querían ser los convidados tontos del convite, y sabedores de la importancia que tenía contar con caballos de pure sang se dedicaron a selecciona los mejores y a competir con los caballos ingleses y franceses, e incluso ganarles en el hipódromo de Epsom. Otro hicieron con el deporte del boxeo.

Pero quizá lo más curioso fue como trataron de resolver los problemas de tráfico. Un tráfico que como podemos ver en esta imagen ya era intenso y que en la ciudad de Nueva York adquirió un notable auge.

Los automóviles aún tardarían unos años en formar parte del paisaje con la toda poderosa firma Ford, pero trenes, tranvías, caballos y carruajes convivían ya en lo que hoy es la ciudad de referencia del mundo moderno.

También en 1879 en Nueva York se habían establecido españoles que huían del hambre y del odio. Entre ellos hubo valencianos que llevaron el recuerdo de sus fiestas y que se afanaron por hacerse un hueco en la vida social. Los españoles en Nueva York ese año de 1879 festejaron a Miguel de Cervantes y los valencianos se adhirieron a la iniciativa. Los valencianos también llevaron sus costumbres deportivas como el joc de pilota que no dudaron en enseñar a sus vecinos. Hoy en Nueva York se juega a pelota con la mano en numerosas barrios, si bien a modalidades lejanas al raspall, escala i corda o largues.

Nueva York en 1879 era una ciudad abierta al mundo donde se hacinaban miles de familias, en especial italianas e irlandesas. Han pasado los años y Nueva York hoy para miles de valencianos es su maratón, su estatua de la libertad, sus comercios, su baloncesto.

Nueva York contaba ya en 1879 con colegios y universidades que iban a convertirse en las herramientas con las que conquistar el mundo a través de sus hombres primeros, y mujeres después. La mujer neoyorquina no tenía nada que ver con las europeas, y mucho menos con las españolas. Se emanciparon muy pronto y ello les permitió crear negocios, heredar y divorciarse.

La vida cultura de esta ciudad era impresionante. Teatros, salas de conciertos, exposiciones y un desarrollo industrial espectacular y luego un desarrollo bursátil enorme hicieron de ella la capital del mundo de las finanzas.

Hoy como ayer, en Nueva York o en València habrá personas que lucharan por la justicia, la igualdad, y otras que trataran de sembrar la semilla de odio. La historia continua.

Del Gran Premio de Castellón a los Juegos Olímpicos de Tokio

Cuando falta poco más de un año para el inicio de los Juegos Olímpicos de Tokio es bueno ver lo acontecido en las pistas de Castellón hace un par de días.

Una organización excelente, buenas condiciones para competir, un plantel de atletas de alto nivel y unas marcas en ocasiones excepcionales. Correr el 200 en 20.83 , Emmanuelle Bamidele, no está nada mal. Hacer 45.01 en 400, Abbas Abubakar. ¿Qué os parece 1.46.32 en 800, Hamada Mohamed?

Veamos algunas marcas de los atletas de casa. Por ejemplo Daniel Cerdán en 200, 21.46. En el 800 Francisco Javier Vilches, 1.51.68; Juan Ramón Pous 1.52.83. Este muchacho que va camino de los 40 años si hubiera empezado a preparar el 800 y el 1500 hace 20 años hubiera sido un atleta por debajo del 1.45. Pedro Antonio Esteso con 154.66, y más de 40 años sigue siendo un referente internacional. Nada mal el 1.50.89 de Ignacio Diaz Cano.

El 1500. Enrique Herreros, 3.38.81. que gran temporada y el futuro a la vuelta de la esquina. Víctor Ruiz 3.42.65. En mujeres una renacido y recuperada Carla Masip con 4.18.90. Muy bien Laura Mendez que con sus 4.23.55 y ya en modo 5000 puede lograr un marcón esta última distancia. Atentos a Yurena Hueso 4.26; Laura Sola, 4.31 y María Ureña 4.33.

Paula Ferrando en disco hizo una gran marca, 51.13; probablemente una de las marcas de la noche. Claudia Conte, 1.00.73 en las vallas bajas; Genesis Romero 13.76 en las vallas altas. Cristina Ferrando 1.78 en altura y Miguel A. Sancho con 2.21 en altura relanza su carrera deportiva, de igual modo que Eusebio Cáceres que se fue en el foso a 8.03.

Bien Manuel Miralles en salto con pértiga, 5.16

Es muy probable que más de una de los o las atletas citados estén presente en el mes de agosto en Tokio. Ojalá, y enhorabuena al Playas de Castellón y a la Diputación así como recordar a Antonio Cansino.

1934: La mujer se lanza a la práctica deportiva

Sin duda alguna la incorporación de la mujer a la práctica deportiva fue la nota esencial de este año de 1934. Las atletas de la F.U.E. las nadadoras, las excelentes jugadoras de tenis, las primeras jugadoras de baloncesto, los equipos de futbol femenino, las muchachas que montaban a caballo, las mujeres amantes de las excursiones por la montaña, las naturistas, entre otras, estaban rompiendo los moldes de una sociedad patriarcal dominada por la Iglesia Católica y la negación de la realización de la persona como sujeto de la historia, y en caso de ser mujer, su misión era atender las necesidades del marido, la cocina y los hijos.

Las mujeres que se atrevieron a romper esta maldición bíblica en la que ellas eran las causantes de todos los males iban a los estadios, corrían por las playas, se lanzaban al agua, montaban a caballo. Eran unas atrevidas, unas descocadas, unas provocadoras, unas libertinas, unas perdidas. Enseñar los pechos, algo habitual hoy en cualquier playa valenciana, era pecado.

 

Fueron pocas pero indicaron el camino a seguir. Luego vino el franquismo y la represión brutal contra la mujer, y máxime si esta había defendido los principios democráticos y los valores republicanos.

Todo ello contribuyó a crear una cultura en la que la mujer era una posesión, un florero que adornaba el hogar. Toda la publicidad en los años del franquismo muestra a la mujer al servicio del hombre. Le ofrece un buen coñac al llegar a casa. Va a la peluquería para estar bella cuando llegué el marido.

También los hombres destacaron en el año 1934. El Valencia F.C y el Olimpic llegan a las finales de sus categorías. En boxeo Martínez de Alfara continua su gran carrera. Escuriet brilla en ciclismo. Albiols es el tenista más conocido. El 13 de infantería se adjudica el campeonato de España militar de basket. El rugby valenciano vive su era de oro con la final en Madrid, donde le roban el partido, y los Usanos Georgakopulos, Bonet, Sancho, García Belda, Espinosa y Martí Ceba, entre otros, hacen un partidazo.

También en hockey se destaca con las semifinales y en atletismo más de una veintena de ciudades y pueblos organizan carreras.

La piscina de Las Arenas es ya una realidad y la federación española concede a Valencia los campeonatos de España para 1935. En Valencia el catalán Majo preparaba a una serie de entrenadores como Pinillos o Ponce de León para que la natación entre a formar parte de los hábitos.

Un año 1934 que fue prodigo en noticias deportivas y que estimo vale la pena recordar.