El primer 10K de Madrid se celebró el 12.5.1906, hace 111 años

En la foto el atleta de Algemesí José Blay, campeón de España de maratón en 1948.

Ahora está de moda hablar de los 10K, es decir de una carrera por lo general sobre asfalto que se disputa por las calles y plazas de un pueblo o una ciudad. Cada fin de semana hay cientos de carreras que se celebran sobre esta distancia. Pero como tantas cosas en la vida esto de tomar parte en un 10K no es algo nuevo. Lo nuevo es ver como miles de personas salen a correr por diversas causas o por el mero placer de estirar las piernas, tener amigos y mejorar su salud, que es lo esencial.

Bueno pues en la hemeroteca de Valencia hace unos días encontré una crónica que hace referencia a una carrera sobre 10 kilómetros que así la denomina el periodista y que se disputó en el mes de mayo del año 1906 en la ciudad de Madrid. En esta prueba tomaron parte 25 corredores y los premios fueron objetos de arte. En aquel tiempo, como hasta fechas muy recientes, los ciclistas acompañaron a los corredores que iban en cabeza para ver si al día siguiente salían en la foto, y en ocasiones causaron problemas. Vamos como hasta hace dos telediarios.

La salida se dio a la altura de la estatua de Colón y la meta estuvo situada en Chamartín. El reportero cuenta que acudió un gran gentio a ver la prueba y que no hubo que lamentar ningún percance. El ganador de la carrera fue Jerónimo López que empleó un  tiempo de 40 minutos y 25 segundos, y el último clasificado Ignacio Aizpurúa que llegó en 51 minutos y 15 segundos. Como podemos ver los primeros corrieron a 4 minutos el kilómetros y el último a 5 minutos y unos pocos segundos. Hoy en día no quedarían mal en ninguna de las carreras que se celebran pongamos en Valencia. Termina la crónica hablando de la importancia que tiene la práctica de los ejercicicos físicos a los que los madrileños se están aficionando y el periodista manifiesta que estas carreras pueden ayudar a fomentar el sport de la carrera a pie, la palabra running, aunque no se lo crea nadie, aún no se había inventado, y el de los ejercicios físicos entre los madrileños, algo tan necesario para el tiempo en que se vive.

Texto que dedico a todos los amigos de Madrid y en especial a Aurora Pérez. La foto es para José Blay, un atleta que no pude conocer directamente pero que gracias a sus hijos y nietos es para mí una persona admirable.

Anuncios

Adela la luchadora, Eugenia la bruja, Asun la logopeda y David: Unidas contra el cáncer infantil

 

Asunción

Estas tres corredoras, Adela, Eugenia y Asunción, nacieron en el mes de octubre. Una de ellas hace 60 años, otra hace 55 y la tercera hace 50 años. Dos de ellas nacieron el mismo día. Son corredoras recreacionales. Corren para gozar de la vida y de las emociones que proporciona la carrera a pie. Ninguna de las tres había corrido una media maratón hasta que en Octubre de 2017 tomaron parte en la de Valencia. Sé que les ha costado mucho, reproduciendo las palabras de Wilson Churchill: sangre, sudor, lágrimas y horas.

Adela Cañete, Eugenia Trigoso y Asunción Soriano son las protagonistas de esta bella y conmovedora historia. Asún es nuestra interlocutora y nos cuenta la carrera: Estuvimos preparándonos durante meses aún sabiendo que llegaríamos las últimas pero eso no importaba. Nuestra meta era llegar juntas y con honor, jajaja… era nuestro reto. Mis amigas son unas mujeres estupendas. Adela es la jefa del servicio de oncología pediátrrica del hospital la Fe. Es una mujer muy discreta, amiga de sus amigos y muy trabajadora, capaz de remover tierra y cielo por defender su causa, los niños enfermos de cáncer.

Adela

Eugenia es enfermera de su servicio, en su dorsal firma con el nombre de bruja porque durante mucho tiempo estuvo cuidando a un niño ingresado que la llamaba Eugenia la bruja. En una de sus primeras carreras le dijo que iba a poner ese nombre en el dorsal y al niño le encantó. Ahora es ya su apodo y siempre será en recuerdo de David.

De mí, que te puedo decir. Mi hijo me regaló el dorsal por mi cumple y no me dijo nada de la medalla hasta un día antes, no me lo esperaba. Fíjate que tontería me emocionó y hoy es el mejor regalo del mundo.

Adela nos comenta: El cáncer infantil se cura en un 80% de los casos. Sin embargo  20 de cada 100 niños fallecen porque la enfermedad vuelve a aparecer o no se cura. Es la primera causa de mortalidad no traumática en la infancia. La investigación en cáncer pediátrico es muy necesaria puesto que ha sido y es la base para poder avanzar. La ayuda de asociaciones como Esperanza y Sonrisa es fundamental para manteneral, ya que hay una escasez de fondos públicos para investigación en cáncer pediátrico. Por eso quiero agradecer el esfuerzo que han hecho tanto Amparo, los compañeros de la asociación y todos los corredores anónimos que han corrido por nuestros pacientes.

Eugenia la bruja

Adela añade: Acabo de cumplir 55 años y en estos momentos de mi vida, pienso que correr es como vivir. Hay que seguir, persistir y no rendirse. Por eso corro, para superarme, día a día, para saber que siempre puedo hacer un poco más. Mis músculos, mi corazón y mi cerebro se mueven gracias a la fuerza que me dan todas las personas importantes en mi vida (las que están y las que se han ido).

Asunción Soriano es logopeda. Se ocupa de nuestra voz. Hablo por experiencia. He tenido la fortuna de ver como trabaja con los niños que tienen problemas y como logra sacarlos adelante. Desde hace años corre para evadirse un rato y lo hace con amigas que al llegar a meta celebran el gozo de vivir. También es una excelente ciclista, deporte que comparte con su hermano. Es de Gandía y desborda alegría.

Al conocer la historia de estas tres mujeres que trabajan más de 10 horas al día, en ocasiones en condiciones muy difíciles, y tratando con niños, los seres más inocentes y más necesarios, sólo me resta manifestar un deseo: Ojalá dentro de poco no tegamos que celebrar ninguna carrera para recaudar fondos para luchar contra el cáncer. Ojalá tengamos un gobierno que dedique los medios y caudales suficientes para la investigación. Ojalá las personas que rigen hoy nuestro país y las que lo hagan en el futuro sean hombres y mujeres honrados, honestos, trabajadores, luchadores por la igualdad, y preocupados de verdad por la salud y la enseñanza: los dos pilares básicos del estado del bienestar.

No he querido olvidarme de los miles de niños que yacen bajo las aguas del Mediterráneo. Muertos ante la desidia de una Europa que ha abandonado los principios que la hicieron grande.

No he querido tampoco olvidarme de todos aquellos que practican la carrera a pie como un medio para construir una sociedad valenciana más tolerante, más libre, más culta, más divertida y más solidaria.

 

 

 

 

30K, una cita perfecta previa al maratón de Valencia. Cuando la realidad supera la ficción

Hoy es el último domingo del mes de Octubre de 2017. Esta foto está tomada a las 7:30 horas de la mañana. Algo más de 1300 atletas se preparan para hacer un entrenamiento sobre una distancia de 30 kilómetros. Se han planificado distintos grupos que correrán a ritmos diferentes para buscar las últimas sensaciones de cara a la cita de dentro de 21 días con ocasión de la disputa del maratón de Valencia.

Desde atletas totalmente de a pie como Sara Barahona, Olga Martínez, Carla Torres, a corredoras fantásticas como Davinia Albinyana o la simpática argentina Karina Martorelli, pasando por los y las atletas del Gaes, Paterna Runners, Correcaminos, Redolat Team, Runners, Kenyan Urban, Corriendo voy, y otros clubes se han dado cita un año más. El día acompañó en la primera hora, luego subió la temperatura.

La llegada a meta debajo del puente de las flores como siempre muy emotiva. Allí estaba Xavi Corredor o mejor Xavi LLuch que acompañó Oskar Diez que el próximo domingo correrá el maratón de Nueva York. No faltaron los atletas de Avapace, ni José María Angel, ni Villalba que sirvió de liebre a Rober Martínez. Los atletas de América Latina como Los Pioneros, el entrenador Gustavo Rojas, el animoso Fernando Ortiz, la mismísima Marta Fernández, Fran Espadas, Sergio Mateu, los amigos de la revista Running CV y los hermanos Redolat. Vamos una excelente representación de los hombres y mujeres que corren la maratón de Valencia. Dicho en breves palabras gente con ganas de disfrutar de la vida, hablar con los amigos, sonreír y soñar.

Al mismo tiempo, y a escasos metros de este grupo, unas 7500 personas andaban, corrían o patinaba por la Alameda de Valencia. Esto propició una imagen preciosa de una ciudad que quiere vivir en paz, en igualdad y con espíritu de superación, y que desea recuperar los valores de la honestidad, el trabajo, la simpatía y el esfuerzo por ser un lugar de referencia en lo que atañe a la práctica de la carrera a pie. En los próximos meses Valencia contará con más de 30 Kilómetros para practicar el running. Al circuito del río Turia habrá que sumar nuevos tramos. Si hace 38 años nos dicen que íbamos a ser la ciudad con mayor número de corredores porcentualmente en España, nadie lo hubiésemos creído. A veces la realidad supera la ficción.

Un listón muy alto. Medio Maratón Valencia Trinidad Alfonso-edp

A medida que pasan las horas se empieza a comprender la magnitud de la carrera celebrada ayer en Valencia. Valencia amaneció con una temperatura buena y sin viento y con más de 12.000 personas dispuestas a pasarselo bien. Estas líneas van dedicadas a ellas, por supuesto no olvidamos a Abraham Cheroben (59:11) y Joyciline Jepkosgai (1:04: 51) nuevo récord del mundo de Media Maratón.

Pero hubo muchas más historias, hubo mujeres que corrieron en recuerdo de sus hijos muertos por el cáncer; hubo mujeres y hombres que corrieron para olvidar dolores; hubo atletas de medio mundo que vinieron a correr a Valencia para conocernos y para disfrutar de un circuito que está destinado a convertirse en leyenda.

La carrera se inició a ritmo de rock y acabó con una impresionante batukada. A partir de las dos horas llegaron muchos atletas realmente cansados, incluso alguno arrastrándose. Hubo abrazos y besos. Pero sobretodo hubo civismo. Miles de valencianos se agolparon a lo largo de los 21.096 metros. En algunos puntos como el centro de Valencia o la Alameda aquello parecía Bostón o Nueva York. Poco a poco la ciudad está haciendo suya la media maratón y el maratón.

Si hace unos días la violencia en las calles de Valencia, el 9 de octubre, fue noticia en España y en Europa cuando un grupo de la ultra derecha trató de reventar la gran fiesta del pueblo valenciano, ayer Valencia mostró la cara culta, la faceta del juego limpio, la Valencia de Lluis Vives, Vicente Blasco Ibánez, la valencia del Tribunal de las Aguas, la Valencia de la Lonja, la Valencia capital de los valores y de la pasión por la vida, la Valencia de Sorolla, Benlliure, Pinazo, el maestro Serrano, la Valencia ciudad del runnig.

Los valencianos necesitamos algo que nos una a todos, algo que sea capaz de aglutinar a un pueblo. Las carreras a pie en nuestra ciudad están contribuyendo a ello. Hay que luchar por un deporte al servicio de las personas, un deporte amistad, alegría, cultivo del cuerpo y del espíritu. Y este deporte puede ser muy bien la carrera a pie, donde nunca se humilla a nadie y se recibe a los últimos con más cariño que incluso que a los primeros.

Debemos aprovechar esta sinergia y sentirnos orgullosos del camino andado. La enorme labor de la S.D Correcaminos y de decenas de clubes como el que encabeza esta crónica son el mejor aval de un futuro esperanzador.

José Andrés, el rochet, ganador de la volta a peu a Valencia 1924

 

Desde principios del siglo XX las carreras a pie están presentes en las páginas deportivas de los periódicos. Carreras como la Valencia-Massamagrell-Valencia, Quart de Poblet-Valencia, Valencia-Torrent-Valencia, Lliria-Valencia, Sagunto-Valencia, entre otras se celebraron antes de que en 1924 se corriera la primera edición de la Volta a Peu a Valencia.

José Andrés era un muchacho que desde los 10 años ayudaba a su padre en el campo de Mestalla repartiendo refrescos. Entonces no había cafés ni máquinas para tomar algo. Un oficio poco remunerado era vender limonadas, sifones, zarzaparrilla y gaseosas entre los espectadores. José subía y bajaba las gradas del pequeño Mestalla con la carga. Allí trabajó desde chiquillo los cuadriceps y la resistencia física. En 1924 se adjudicó la I Volta a Peu a Valencia por delante del castellonense Antonio Martínez, la figura de la época. Un año después, en 1925, volvió José Andrés a ganar la Volta a Peu y con ello alcanzó una gran fama. Recordemos que Valencia en esos años no superaba los 250.000 habitantes, las calles estaban adoquinadas o era de tierra, no existía la televisión ni la radio, en los colegios el material pedagógico era una silla y una mesa con un tintero, y los niños podían trabajar a partir de los 12 años, si bien muchos lo hacían mucho antes. El ciclismo y el fútbol eran los deportes dominantes. Las mujeres estaban excluidas de la práctica deportiva.

La infancia de José Andrés fue dura. Pasó privaciones y comprendió pronto que ganar una carrera le daba palmadas en la espalda, pero poco más. En 1927 volvió a ganar la Volta a Peu y fue internacional en la distancia de 5000 metros. Por tanto hablamos del primer internacional del atletismo valenciano.

En los años 60 era presidente de la Federación valenciana de atletismo José Antonio Caparrós, un atleta que destacó como marchador y como corredor de 1500 en los años posteriores a la Guerra Civil. En 1968 José Andrés asistió al 50 aniversario de la constitución de la Federación y tuve el honor de recibir de sus manos, el 30 de mayo de ese año, el trofeo que me correspondió por haber batido en ese festival el récord regional de 1000 metros. Caparrós amigo de mi padre, me lo presentó. Hablamos en la pequeña tribuna del Campo Universitario. Yo tenía 21 años y estudiaba en la facultad. José Andrés era un hombre campechano. Había engordado y había salido adelante con muchas dificultades. Como tantos otros valencianos tuvieron que afrontar la posguerra con las penas que conlleva una guerra y la frustración de una España más justa.

En 1971 Caparrós que trabaja en el Ayuntamiento de Valencia como jefe de protocolo del alcalde propone que una calle lleve su nombre. Los encargados de hacer la selección observan que el apodo con el que se le conoce es rochet, e ignorantes, deciden tirar a la papelera la propuesta. José Andrés era pelirrojo de joven.

Posteriormente el ayuntamiento reconocerá la figura simpática, bonachona, trabajadora y honesta de un hombre que abrió el camino a miles y miles de valencianos, y que además me dijo: Ver a las chicas que venían a la Alameda y a la Plaza del Ayuntamiento nos animaba mucho. Me habló de las películas de cine que le gustaban, de su padre, de lo dura que había sido su vida y de lo poco que se le había reconocido. Era un hombre que necesitaba contar su vida. Si hoy viera lo que es correr en Valencia seguro que estaría muy contento.

En la foto El Rochet, en la volta a peu a Valencia, detrás de él, el coche del director de carrera con Vicente Salvatierra, presidente de la sección de atletismo del Valencia F.C al frente.

Tengo varias fotos suyas que guardó con enorme cariño.

Asun, Xavi, Ana Raquel, Davinia

 

Compartir momentos con grandes amigos nos hace la vida un poco más llevadera, y si además forman parte de un modo muy especial, pues tanto mejor. La amistad, el aprecio, el amor y la estima hacia los seres queridos nos engrandece.

Hablaros de Asun es hablaros de la mujer que me acompaña desde el año 1971 cuando nos conocimos un día del mes de mayo. Preparamos las oposiciones. Tuvimos un hijo que compartió nuestra pasión por el saber y por la carrera a pie. Hemos viajado, hemos aprendido y sobre todo he tenido la inmensa suerte de ser amado. Ojalá exista una segunda vida para seguir estando a su lado.

Ana Raquel es la mujer de mi hijo Víctor y la madre de Arnau y de Aina. Es enormemente trabajadora. Bióloga. Adora a sus hijos. Viajera incansable. Le deseo que la travesía por la vida le sea propicia y que llegue a Itaca plena de saberes.

Xavi Blasco no necesita presentación. El programa Crono, su paso por Canal Nou, su empatia para comprender a la persona que entrevista, su saber hablar, pero sobrotodo su querer aprender. Orgulloso de Gandía y de Daimuz. Amigo de sus amigos. Excelente anfitrión. Poseedor de un valenciano exquisito. Respetuoso.

Davinia. La palabra que mejor la define es luchadora. Fiel a sus principios. Una persona que se conoce a sí misma. Generosa. Alegre. Hablar con ella es hablar con un ser que se hace de querer. Empezó con el balonmano. Corre bien desde el 1500 hasta el maratón. Dentro de un mes estará en los 42.195 de Valencia. Es una excelente duatleta que conoce Francia comme sa poche. Grande.

Con amigos así, y una mujer como Asun, lo único que lamentas es ser mortal, y que ellos también lo sean. Mientras tanto brindemos por la vida y por la superación personal de cada uno de vosotros, lectores, y de las personas que encabezan este texto.

Lau Martínez: Fotografíar es convertir el acto de hacer click en un pronunciamiento sobre la vida

 

Lau Martínez es corredora y fotógrafa. Hace unos días pude deleitarme con una serie de fotos suyas que saldrán en una publicación de la Universitat de València. Hace años que Lau sale a correr un rato con sus amigas: Correr es mucho más que practicar un deporte. Correr es un estilo de vida. Correr me ha enseñado valores esenciales en la vida: constancia, sacrificio, compañerismo, ilusión, creer en lo imposible, me comenta con sus ojos grandes que irradian amor por la vida.

Esas cinco mujeres que corren de espaldas a nosotros se dirigen hacia un faro que va a iluminar sus vidas- Corren tranquilas. El mar, que es la vida de donde se originó la existencia, les espera tranquilo, azul. El faro está en el centro de la imagen y las cinco mujeres pueden ser un repoquer de reinas, una escalera real, pero en definitiva detrás de esta imagen está la conquista de la felicidad, con zancada alegre, dueñas de sus destinos. Esta foto me hizo pensar en el ojo que mira. Así que la pregunta fue está:¿Por qué haces fotos?

“Para mí fotografíar es establecer una relación con la realidad a través de un dispositivo de visión, tomar conciencia y reflexividad. El conjuno de ello es una mirada a mi misma. Cuando pienso en el encuadre, luz, momento y la persona /el objeto a fotografíar es en realidad el ojo con lo que se fotografía a través de la cámara, sin embargo esta conexión pasa por la cabeza, por el corazón y en muchas ocasiones, por lo que estás sintiendo en ese mismo instante. Fotografíar es convertir el acto de hacer click es un pronunciamiento sobre la vida”.

Con sus días grises y sus arcoiris de colores

“Lo único que espero de la vida es que me permita continuar transitándola con sus dificultades y buenos momentos, con las personas que se fueron, las que están y las que vendrán, con sus días grises y sus arcoiris de colores. No existe la ineptitud para quien dedica cientos de horas al desarrollo de una habilidad”.

Estoy seguro que hay muchas Laus en nuestro entorno. Lo hermoso es poder descubrirlas y darlas a conocer. Si en alguna ocasión te cruzas con ella, ya conoces lo que hay detrás de su mirada: amor a la vida con letras mayúsculas. Gracia Lau.

Juan Manuel Botella, gerente del Mundial de Media Marathon, Valencia marzo 2018

 

A falta de cinco meses para la celebración del Mundial de Media Marathon presentamos al gerente de dicha competición. La primera vez que la prensa valenciana utilizó la palabra marathón se remonta al año 1909, año en que se corrió la pequeña marathón, así se le llamó, a la carrera disputada entre Sagunto y Valencia, coincidiendo con la celebración de la Exposición Regional.

El gerente del Mundial de 2018 es Juan Manuel Botella, nacido en Quart de Poblet en 1972, y actual gerente también de la S.D. Correcaminos. Practica el atletismo desde muy joven y ha sido un buen corredor de 800, en especial una vez cumplidos los 35 años de edad. En compañía de Julio Díez, Ricardo Martínez y Sergio Escuder establecieron un nuevo récord del mundo de 4×800 en el mes de Julio de 2008.

Espero estar a la altura

Juan nos dice: Espero estar a la altura de lo que se espera de mí. Amó este deporte con pasión. Forma parte de mi vida y en la gerencia del Correcaminos, club al que pertenezco desde muy joven, he aprendido muchas cosas. Todo ha cambiado muy rápidamente en muy poco espacio de tiempo.

Cuando le señalo que su libro El derecho a la fatiga es todo un alegato contra el dopaje, comenta: Me tuve que sufragar yo la edición. Ahora estoy con un segundo libro que nadie querra editar. En cuanto a la carrera del medio maratón Trinidad Alfonso que se celebrará en 7 días nos dice: Esta carrera nos va a servir muchísimo para testar la del año que viene. Tenemos récord de participación. En Noviembre será el turno para el Maratón en el que se han inscrito ya 20.000 personas. Un gran momento para muchos, y en especial para el deporte en la ciudad de Valencia.

Juan Manuel Botella es un gran mediador. Comedido en sus palabras, sensato, reflexivo, tranquilo, enorme conocedor del ser humano y de sus glorias y de sus miserias. En cuanto a sus conocimientos atléticos es probablemente una de las mentes más informadas de España. En el pasado fue Jefe de prensa de la Conselleria de Cultura con José Ciscar. Como atleta ha hecho de liebre de Salvador Aguado, uno de los grandes del 800 valenciano. Recuerda que en un 800 le pasó el 500 en 68 segundos. En maratón ha bajado de las 3 horas.

Un texto suyo ha sido muy comentado. Lleva por título Si hoy fuera mi último día corriendo: Lucharía por mi derecho a sentir otra vez la velocidad de caracol de mis cambios de ritmo, el oasis de mis recuperaciones, el trote suave por la hierba tras unas buenas series que sólo yo recordaré.

Resultados del 10 K celebrado en Valencia en el mes de agosto de 1916, hace ahora 101 años.

La práctica de la carrera a pie cuenta con una larga tradición en Valencia. Una tradición que es fácil conocer si se leen los periódicos valencianos de principios del siglo XX.

Una entidad atlética llamada la Agrupación Pedestre Valenciana, APV, comenzó a organizar carreras en la Alameda en 1905 con ayuda de las clubes ciclistas de aquellos años.

En el mes de agosto de 1916 la APV organizó un 10 K con salida en la Alameda. Luego los participantes tomaron dirección del Grao, pasaron por Nazaret, Monte Olivete y por el Puente del Mar accedieron a la Alameda donde un gentío inmenso les esperaba. La salida se dio a las ocho de la mañana. Había que pagar una entrada para poder estar en la tribuna de llegada.

Los tres primeros clasificados fueron Vicente Soto en 32 minutos justos. Segundo José Torán en 34 minutos y tercero Alberto Soto, hermano del anterior, en 34 minutos con 10 segundos. Hubo categorías para neófitos y numerosos trofeos donados por las firmas comerciales de aquellos años. Mas información en los diarios El Pueblo, Mercantil Valenciano, Diario de Valencia, El Correo y Las Provincias. Las crónicas hablan de los preparativos, las apuestas, el atuendo de los corredores y los comentarios pos carrera. Una delicia.

Tuve ocasión de conocer a Vicente Soto pues acudía a las pistas universitarias a ver las pruebas. Todo ello allá por la década de los sesenta del siglo pasado. Juan Antonio Caparrós, que colaboraba entonces con el diario Levante, le dedicó un cariñoso artículo.

El amor en las carreras a pie

Probablemente amar es lo más grande que puede hacer un hombre o una mujer. Es algo que nos identifica como especie humana y es lo que nos ha permitido llegar hasta aquí. En estos días en que odiar es lo más sencillo y es lo que se ha puesto de moda, en estos días en los que humillar al que no piensa como tú se ha convertido en norma, en estos días en los que el insulto es el arma con la que podemos herir a aquel que disiente de nostros, creo que es bueno recordar el gran valor que tiene el hecho de estimar, de compartir emociones y momentos.

Desde hace unos 10 años la mujer se ha incorporado a la práctica de la carrera a pie. Ello no significa que antes del año 2007 no hubiera mujeres que practicaran el running, sino que simplemente el número de mujeres no solía pasar del 15%, y ahora en muchas ocasiones supera el 40%.

El amor de una madre por su hija, el amor de un hijo por su madre, el amor entre dos mujeres o dos hombres, el amor entre una mujer y un hombre son consustanciales, felizmente. En ocasiones la mayor satisfacción de un padre o de una madre es entrar en línea de meta con su hijo. En ocasiones un beso simboliza la alegría del esfuerzo compartido. Dado que hoy necesitamos más que nunca  estrechar los lazos de amistad y de amor, creo que a las personas nos unen muchas más cosas que nos separan. El odio, la envidia y la violencia física o verbal no han solucionado nunca nada. Os aconsejo leer el Arte de Amar de Ovidio, y luego salir a correr un rato.