La prensa valenciana del mes de junio de 1952 comentó una noticia que al leerla creo que es bueno darla a conocer para todos aquellos que se interesan por la historia del deporte valenciano.

La localidad alicantina de Ondara fue conocida en el pasado por su excelente plantel de jugadores de pelota y por su trinquete. Un hijo de este pueblo llamado Bartolomé Soler emigró a Chile, a Valparaiso, donde hizo fortuna. Aprovechando su estancia en Ondara invitó a la selección chilena de baloncesto que hacía una gira por España. Todo el pueblo acudió a recibir a los altos jugadores chilenos. Como es lógico las autoridades pensaron que la mejor manera de agasajarlos era invitarlos a ver una partida de pelota en el trinquete. Los jugadores escogidos fueron Juliet y Patet contra Ferrer y Chatet de Carlet.

Los chilenos quedaron maravillados de conocer este deporte e incluso alguno llegó a probar la pelota de vaqueta. Del trinquete se desplazaron a la cancha Mi Jardin, donde los chilenos hicieron una demostración de baloncesto. Ahora fueron los habitantes de Ondara los que quedaron impresionados. Tres muchachas de la localidad Vicenta Boluda, Paquita Mejías y Margarita Noguera entregaron al capitán del equipo un magnífico banderín y Bartolomé Soler una copa al alcalde de Ondara como recuerdo de este feliz acontecimiento, así como 2.000 pesetas para el Asilo de Pobres de Nuestra Señora de la Soledad.

Anuncios