Qué desolador que los que han dado todo por su familia algún día te pregunten “¿Quién eres?” o hagan todo el día lo mismo … no por descuido voluntario sino por deterioro mental. Que poco a poco verlos ir perdiendo capacidades, movilidad, hasta llegar a los problemas de salud mental, tan devastadores que paralizan al que lo sufre y hacen sufrir a la gente que los rodea.
Además de la demencia, la depresión, el síndrome post-traumático, la psicosis, el desorden bipolar y tantas otras circunstancias que nadie escoge. Desórdenes del cerebro que a veces falla, como lo hace un corazón o un riñón.
¡Busquemos ayuda, es increíble la ausencia de recursos, de personal y económicos, que los gobiernos dediquen para este tipo de enfermos, que en ocasiones requieren de todo tu tiempo de manera exclusiva !!!
Nunca sabremos a quién de nosotros puede tocar, hasta que nos toca un día.
Todos seremos mayores, es vergonzoso que lleguemos a estar en una situación tan desamparada.
La falta de salud mental no es “debilidad”. Es una cosa que todos podemos sufrir. Por ello debemos pedir que no recorten más la Sanidad Pública.

22.03.2018 – Brasil, Rio de Janeiro, Mundial de Paraciclismo de Pista – Velódromo – Parque Olímpico – Ricardo Argiles, medalha de ouro C1 – Foto: ©?Fernando Maia/MPIX/

Estas palabras de Ricardo Ten me impresionaron hace un tiempo. Su personalidad, su lucha por la vida, su apego a la amistad, su compromiso con la justicia, se suman a unas dotes excepcionales como deportista. Un palmarés excepcional en el que los títulos de campeón de España se suman a los de Europa, del Mundo, sin olvidar las Paraolimpiadas. Las piletas de natación han visto emerger su cuerpo con toda la elegancia de un grande. Las carreteras y los velódromos han visto su sombra proyectarse en línea hacia la meta con la cabeza alta.

Es por ello que le he invitado a hablar de sí mismo, de sus años en el colegio, de su familia, de sus momentos inolvidables: Sin duda el gran momento de mi vida fue la medalla de oro de Sidney en el 2000, y además con el récord del mundo. Entonces estaba acompañado de quien  hoy es mi mujer. Cuatro años antes la plata de Atlanta me sirvió para proponerme una nueva gran meta. Ese momento de poder compartir mis triunfos con mi gente fue muy gratificante.

Defectos y virtudes del ser humano

El peor defecto de la persona es el egoísmo. Solo pensamos en nosotros mismos. Ello hace que al final hayan disputas. Creo que la virtud de la adaptación es lo mejor. Parecemos frágiles pero tenemos la gran capacidad de sabernos adaptar a las distintas situaciones que se nos presentan a lo largo de la vida.

Cómo te gustaría que te recordaran?

Me gustaría que me recordaran como una persona extremadamente normal, que disfrutaba muchísimo con el deporte, que es mi pasión. La sensación de competir, del esfuerzo, de la superación son inherentes a los que amamos el deporte.

Música y libros

Me gusta toda clase de música y en especial la electrónica. En el coche cuando viajo me gusta escuchar música. En cuanto a los libros me gustaría leer más. No leo todo lo que me quisiera. Aprovecho los viajes para leer. Hace poco leí una novela policiaca sobre los atentados del 11 S.

La infancia

De pequeño era muy activo. Con 8 años un cable de alta tensión me provocó un cambio en mi vida. He tenido mucha suerte con mi familia, padres, hermanos, mujer, amigos. Me trataron como siempre. Era un niño muy competitivo y lo sigo siendo. He querido ganar todo. Ello me ha ayudado mucho a ser la persona que soy hoy en día.

El deporte

He dado todo al deporte: entrega, esfuerzo, pasión, dedicación y el deporte me ha dado todo lo que tengo en esta vida. Mi vida gira alrededor del deporte y de mi familia. Tengo dos hijos. Los valores del deporte me han ayudado y los he podido poner en práctica en mi vida cotidiana.

El domingo pasado en el estadio del Levante, en el partido entre el Levante y Las Palmas, Ricardo fue el personaje central. 19.000 personas se pusieron en pie para tributarle una ovación espectacular. Desde el centro del campo Ricardo saludó a los cuatro puntos cardinales. En las gradas niños y mayores contemplaron un deportista que ha logrado aunar el esfuerzo con la amistad y la superación personal, y siempre con una sonrisa en la boca. Inmenso, único, irrepetible.

Anuncios