Esta carrera pasará a los anales de la historia del deporte valenciano. Un mundial  de atletismo es un hecho excepcional, de hecho en València solo ha habido dos, uno de marcha atlética en 1981 y otro de Pista Cubierta en 2008.

Este campeonato del mundo se ha celebrado gracias a Juan Roig que ha pagado todos los gastos. Por primera vez en la historia un mundial es sufragado por una entidad privada.

Este campeonato del mundo ha servido para demostrar la pasión de los valencianos por un deporte que no es el fútbol. Cada día más personas admiran a las mujeres y los hombres que salen a correr por el inmenso placer que ello conlleva.

Correr un mundial es algo más que participar en una carrera, es hacerlo por ti o por la persona amada. Ayer conocí historias que pueden estremecer el mundo como el de una muchacha de Navarra que vino a correr en nombre de su hermano que sufre una enfermedad incurable y a la que no se le dedican fondos para su investigación.

Las mujeres fueron ayer las grandes triunfadoras de una tarde memorable, Desde la etíope Kebede a Sonia Napolitano pasando por Marta Esteban y 4000 más demostraron que este deporte es grandioso. Kebede 1:06:11. Una marca excepcional. El keniano Geoffrey Kamworor que procede del cross, sería bueno que lo leyeran algunos, y con 24 años, está a punto, si no lo es ya de ser una leyenda mundial del deporte. Sale a título mundial por año.

Las kenianas no solo representaron a su país sino que son incorporadas en las selecciones de otra naciones. Estas atletas huyen del hambre como en Brasil los niños de las favelas huyen de la miseria y se aficionan al fútbol.

Los representantes de los equipos españoles estuvieron entre los mejores equipos de Europa. Africa es otro continente. Carles Castillejos a sus 39 años brilló como en sus mejores tiempos. Ayad Lamdassem fue el mejor de los españoles y Trihas Gebre la mejor de las españolas.

Marta Esteban al llegar a meta comentó: Estoy orgullosa de mi ciudad, de la gente, del ambiente. Y como ella cientos de personas mostraron el orgullo de hacer deporte, de correr por nuestras calles.

Hoy analizando la prensa deportiva de la capital de España, he visto que este mundial les interesa exactamente 4 centímetros de ancho, por 8 de alto, en portada, y en el interior unas columnas en las que los redactores hablan de su participación y de la marca que han hecho y de sus sensaciones.

Los entrenadores valencianos. Es este uno de los capítulos más importantes de esta carrera. Hay algo más de un centenar de hombres y mujeres que se dedican a entrenar a corredores y corredoras en el país valenciano. Estas personas desarrollan una labor enorme. Sus conocimientos, sus experiencias vividas, su pasión por este deporte que hace 10 años era de 4 pelagatos, han sido uno de los pilares esenciales para vivir este gran momento.

En esta trayectoria vital del pueblo valenciano hacia un deporte en el que prime la amistad y la realización personal es probablemente uno de los rasgos de una nueva concepción de la práctica deportiva. El siglo XIX fue el de la industralización y las revoluciones burguesas; el siglo XX el de los totalitarismo y los sistemas democráticos. En esos 200 años se trasformaron las sociedades europeas y el deporte entró a formar parte de los hábitos de las personas, primero de los aristócratas y luego de la clase media. La mujer tuvo que luchar contra el mandato bíblico de la procreación y en España durante el franquismo reforzado por el paternalismo, la sumisión y la imposibilidad de tener una cuenta en el banco.

El siglo XXI será la centuria en la que hombres y mujeres se sentirán iguales ante la ley y se acabará con la discriminación salarial y ello favorecerá la llegada de miles de mujeres a la práctica deportiva.

Algunas frases. Carlos Castillejos: He corrido sin pulsómetro. No me ha hecho falta. Y la frase que cientos de atletas me dijeron en línea de meta: Gracias a todos los que han organizado esta carrera. Así que la S.D. Correcaminos debe sentirse orgullosa y su presidente Paco Barao, que ha trabajado lo que no está escrito, esta noche habrá podido dormir bien. Igualmente la Fundación Trinidad Alfonso debe estar orgullosa de lo vivido ayer en València y de lo que puede en el futuro dar esta ciudad, creada expresamente para batir récords del mundo, pero sobretodo para gozar de un deporte al servicio de los ciudadanos y ciudadanas.

Ahora toca hacer balance. Agradecer a los medios de comunicación valencianos el despliegue realizado. Ha sido fantástico. Agradecer a todas y cada una de las personas que han venido a correr, algunas desde muy lejos. Recordarles que el viento de ayer es algo anecdótico, que Valencia es el paraíso de los carreras a pie, que ayer Martín  Fiz corrió por estas calles. Y ahora a no dormirse en los laureles y a continuar con humildad, con los pies en el suelo, disfrutando de un momento único.

Ya has corrido el mundial de media maratón, dentro de unos años se lo contarás a tus hijos, tus nietos o tus amigos, y dirás yo estuve allí, y todos pudimos contra los elementos, todos ganamos la partida, entre todos convertimos muchos tramos de la ciudad de València en un inmenso estadio olímpico.

Y esto no ha hecho más que empezar.

Agradecer al Ayuntamiento de València el apoyo prestado, a la Cruz Roja por la labor desplegada y su atención a 124 personas que necesitaron de sus servicios. Agradecer a la policía municipal la sensacional labor realizada, y al público que en muchos puntos de València llevó en volandas a los participantes. Y como no a todos los voluntarios.

Las fotos son de Natalia Pascual, Redo y Marta.

 

Anuncios