Con extraordinaria animación se verificó el domingo pasado en Cugat (Barcelona) la prueba del III Cross-Country nacional, para la copa Foronda. De este modo empezaba la crónica de la revista Blanco y Negro de fecha 10 de marzo de 1918.  Esta publicación nos dice que esta carrera se disputó por el campo de golf, que aquel deliciosísimo terreno y todos los alrededores estaban materialmente atestados de público, ávido de presenciar la salida, que se calcula que allí había reunidas de cinco a seis mil personas. El señor alcalde Sr. Martí Rodó, acompañado de varios concejales, acudió al lugar. El número de atletas inscritos fue de 68, y de ellos 66 se presentaron en línea de salida.

El periodista comenta que le fue muy dificil seguir a los corredores por aquellos laberintos de sendas, rieras, bosques, viñas, praderas sembradas de gazón, tierras removidas, caminos vecinales, etc. La meta estaba custodiada por los boys-scouts que dispusieron un espacio para el embalaje final.

El cronometrita José Mullor, asistido de su hijo, cronometraron uno por uno, con exactitud cronométrica a los 56 corredores clasificados. Errausquín, que llegó el primero, fue ovacionado largo rato y los aplausos subieron de punto cuando pisó la meta el corredor catalán Rosendo Calvet. Termina la crónica recordando que la copa de S. M. el Rey pasa a la Sociedad Gimnástica Ulía, de San Sebastián, y la copa Foronda, a la Federación Atlética Guipuzcoana.

En la foto José Catalina Llorens, atleta valenciano que fue campeón de España de triple salto y altura.

Anuncios