Asunción

Estas tres corredoras, Adela, Eugenia y Asunción, nacieron en el mes de octubre. Una de ellas hace 60 años, otra hace 55 y la tercera hace 50 años. Dos de ellas nacieron el mismo día. Son corredoras recreacionales. Corren para gozar de la vida y de las emociones que proporciona la carrera a pie. Ninguna de las tres había corrido una media maratón hasta que en Octubre de 2017 tomaron parte en la de Valencia. Sé que les ha costado mucho, reproduciendo las palabras de Wilson Churchill: sangre, sudor, lágrimas y horas.

Adela Cañete, Eugenia Trigoso y Asunción Soriano son las protagonistas de esta bella y conmovedora historia. Asún es nuestra interlocutora y nos cuenta la carrera: Estuvimos preparándonos durante meses aún sabiendo que llegaríamos las últimas pero eso no importaba. Nuestra meta era llegar juntas y con honor, jajaja… era nuestro reto. Mis amigas son unas mujeres estupendas. Adela es la jefa del servicio de oncología pediátrrica del hospital la Fe. Es una mujer muy discreta, amiga de sus amigos y muy trabajadora, capaz de remover tierra y cielo por defender su causa, los niños enfermos de cáncer.

Adela

Eugenia es enfermera de su servicio, en su dorsal firma con el nombre de bruja porque durante mucho tiempo estuvo cuidando a un niño ingresado que la llamaba Eugenia la bruja. En una de sus primeras carreras le dijo que iba a poner ese nombre en el dorsal y al niño le encantó. Ahora es ya su apodo y siempre será en recuerdo de David.

De mí, que te puedo decir. Mi hijo me regaló el dorsal por mi cumple y no me dijo nada de la medalla hasta un día antes, no me lo esperaba. Fíjate que tontería me emocionó y hoy es el mejor regalo del mundo.

Adela nos comenta: El cáncer infantil se cura en un 80% de los casos. Sin embargo  20 de cada 100 niños fallecen porque la enfermedad vuelve a aparecer o no se cura. Es la primera causa de mortalidad no traumática en la infancia. La investigación en cáncer pediátrico es muy necesaria puesto que ha sido y es la base para poder avanzar. La ayuda de asociaciones como Esperanza y Sonrisa es fundamental para manteneral, ya que hay una escasez de fondos públicos para investigación en cáncer pediátrico. Por eso quiero agradecer el esfuerzo que han hecho tanto Amparo, los compañeros de la asociación y todos los corredores anónimos que han corrido por nuestros pacientes.

Eugenia la bruja

Adela añade: Acabo de cumplir 55 años y en estos momentos de mi vida, pienso que correr es como vivir. Hay que seguir, persistir y no rendirse. Por eso corro, para superarme, día a día, para saber que siempre puedo hacer un poco más. Mis músculos, mi corazón y mi cerebro se mueven gracias a la fuerza que me dan todas las personas importantes en mi vida (las que están y las que se han ido).

Asunción Soriano es logopeda. Se ocupa de nuestra voz. Hablo por experiencia. He tenido la fortuna de ver como trabaja con los niños que tienen problemas y como logra sacarlos adelante. Desde hace años corre para evadirse un rato y lo hace con amigas que al llegar a meta celebran el gozo de vivir. También es una excelente ciclista, deporte que comparte con su hermano. Es de Gandía y desborda alegría.

Al conocer la historia de estas tres mujeres que trabajan más de 10 horas al día, en ocasiones en condiciones muy difíciles, y tratando con niños, los seres más inocentes y más necesarios, sólo me resta manifestar un deseo: Ojalá dentro de poco no tegamos que celebrar ninguna carrera para recaudar fondos para luchar contra el cáncer. Ojalá tengamos un gobierno que dedique los medios y caudales suficientes para la investigación. Ojalá las personas que rigen hoy nuestro país y las que lo hagan en el futuro sean hombres y mujeres honrados, honestos, trabajadores, luchadores por la igualdad, y preocupados de verdad por la salud y la enseñanza: los dos pilares básicos del estado del bienestar.

No he querido olvidarme de los miles de niños que yacen bajo las aguas del Mediterráneo. Muertos ante la desidia de una Europa que ha abandonado los principios que la hicieron grande.

No he querido tampoco olvidarme de todos aquellos que practican la carrera a pie como un medio para construir una sociedad valenciana más tolerante, más libre, más culta, más divertida y más solidaria.

 

 

 

 

Anuncios