La práctica de la carrera a pie cuenta con una larga tradición en Valencia. Una tradición que es fácil conocer si se leen los periódicos valencianos de principios del siglo XX.

Una entidad atlética llamada la Agrupación Pedestre Valenciana, APV, comenzó a organizar carreras en la Alameda en 1905 con ayuda de las clubes ciclistas de aquellos años.

En el mes de agosto de 1916 la APV organizó un 10 K con salida en la Alameda. Luego los participantes tomaron dirección del Grao, pasaron por Nazaret, Monte Olivete y por el Puente del Mar accedieron a la Alameda donde un gentío inmenso les esperaba. La salida se dio a las ocho de la mañana. Había que pagar una entrada para poder estar en la tribuna de llegada.

Los tres primeros clasificados fueron Vicente Soto en 32 minutos justos. Segundo José Torán en 34 minutos y tercero Alberto Soto, hermano del anterior, en 34 minutos con 10 segundos. Hubo categorías para neófitos y numerosos trofeos donados por las firmas comerciales de aquellos años. Mas información en los diarios El Pueblo, Mercantil Valenciano, Diario de Valencia, El Correo y Las Provincias. Las crónicas hablan de los preparativos, las apuestas, el atuendo de los corredores y los comentarios pos carrera. Una delicia.

Tuve ocasión de conocer a Vicente Soto pues acudía a las pistas universitarias a ver las pruebas. Todo ello allá por la década de los sesenta del siglo pasado. Juan Antonio Caparrós, que colaboraba entonces con el diario Levante, le dedicó un cariñoso artículo.

Anuncios