En esta imagen Maribel es la más alta de todas las muchachas que posan. Estamos en los años 70, época en que la mujer era un ser inferior al hombre. La mujer no podía abrir una cuenta en un banco sin el permiso de su padre, hermano o marido.

La inmensa mayoría de las mujeres declaraban en su DNI sus labores. Las mujeres debían casarse las más de las veces con quien los padres aconsejaban y desde luego el deporte era cosa de las niñas. A partir de los 18 años una mujer debía pensar en formar un hogar, tener hijos y atender al marido.

En los años 60 y 70 en Europa se vivió un momento especial. La liberación de la mujer. En España muchachas como Maribel Aisa o Merche Cano fueron las primeras que osaron desafiar el que dirán, y además lo hicieron mirando a la cara y con una sonrisa en la boca.

Maribel entrenada en sus orígenes por Juan Alcocer se convirtió en los años 80 en todo un referente del atletismo valenciano y se codeó en combinadas con las mejores atletas españolas.

Un terrible accidente cortó el vuelo de una mujer excepcional. Pasaron los años, pasaron las penas y siempre estuvo ahí Maribel. Siempre creyó en el poder del ejemplo. Siguió lanzando y saltando. Ahora dentro de un par de semanas el ayuntamiento de Lliria ha creído oportuno revindicar su figura. Enhorabuena a todos y cuantos lo habéis hecho posible. Maribel se lo merece. Algunas personas deberían recapacitar sobre cómo se comportaron con una muchacha cuyo único delito ha sido ser honrada consigo misma y con los demás. Un honor ser tu amigo

Reca

Anuncios