thumbs_IMG_3342 thumbs_IMG_0001 thumbs_IMG_0055 thumbs_IMG_0057 thumbs_IMG_3461 thumbs_IMG_3463 thumbs_IMG_3474 IMG_3411 thumbs_IMG_0185 IMG_0450

A principios del siglo XX el pueblo de Bronchales, situado en plena sierra de Albarracín, allá donde el bosque acaricia el cielo, alcanzó la fama de ser un lugar ideal para curar  las enfermedades pulmonares. Dentro de un siglo se comentará que la primera edición de una carrera, que ahora va a celebrar su primer centenario, nació en el año 2016 y que ya entonces acudieron más de un millar de corredores. Estos hombres y mujeres al terminar la carrera no sabían cómo expresar lo que habían sentido en las 4 modalidades que se les ofrecieron: Trail 43K, 24K, 20K running y 10K Trail.

Ayer día 3 de julio de 2016 Bronchales vivió un momento excepcional. Los amigos de Atlos, eventos deportivos, con el Ayuntamiento, han logrado ofrecer 4 circuitos preciosos, de una belleza indescriptible. Una señalización exquisista, un saber acoger a las personas ejemplar, una dedicación y pasión por las 4 carreras digna de ser emulada.

Los nombres propios: Amador, Paco Milán, Cronorunner, Pueblo de Bronchales, colaboradores. En línea de meta Xavi Blasco estuvo colosal, incansable, dando la palabra a los protagonistas. Más personajes: la excepcional atleta y duatleta Davinia Albinyana dando de beber al sediento; el ex presidente del Correcaminos Roberto Ferrandis, la campeona de España de 100 Teresa García, el periodista Cayetano Ros, el querido Rafa Martínez que tuvo una pequeña caída.

Mas héroes: Papelu Ballester, Vicente Gandía, Belén Agut, Alba García, Alexandre Nogués, Merche Gómez, Miguel Sánchez, Verónica Quiguango, Javier Barea, Mari Carmen Tamarit. Los equipos de Alex Campos, Paco Milán, Rehab, Nosotras Deportistas, Never Stop, Avapace, Sueca, Silla, Albal, L’Espenta, Alcasser y muchos más de Daroca, Mudejar de Teruel, Zaragoza, Euskadi, etc,

Bronchales cuenta con unos 500 habitantes en invierno, ayer más de 5.000 personas recorrían las calles y aplaudían la llegada de todos los corredores. Correr bajo pinos de más de 25 metros de altura, por senderos, prados, cuestas, ríos, pinares, siempre por encima de los 1.500 de altitud, rozando los 1.900, esto es un placer de dioses al  alcance de unos pobres mortales que por unos momentos se creyeron felices, respetuosos con el medio ambiente. Y para no cansar más, un detalle. En un momento una corredora se paró pues el gemelo le estaba dando problemas, tres segundos después 4 amigas la estaban atendiendo. ESTO ES SIMPLEMENTE GRANDIOSO, esto si que es uno de los valores del deporte.

Anuncios