Luis Pemán 1medalla2Luis Pemán 2 Luis OPemán 3

Todo empezó hace más 30 años, se dice pronto. Luis y Carmen acudían a las pistas de Nazaret acompañados de su madre. Estamos a principios de la década de los 80. Luis sueña con ser corredor. Carmen hace todo lo que hace su hermano. Pasaron los años y esta pareja de seres inolvidables demostraron que el atletismo es una gran escuela de valores: generosidad, cercania, empatía, superación, amistad, ilusión, compromiso.

Es un honor ser amigo de Luis y de Carmen. La fiesta la preparó Carmen y se celebró el 18 de junio. La cita en el paseo marítimo a la altura de los delfines. La hora pues sobre las 9 y unos minutos. Mañana de verano. Luis ignora todo. Un grupo de amigos nos hemos reunido antes en el Politécnico y nos hemos deplazado al paseo marítimo y situado de manera disimulada, a la espera de ver a Luis que vendrá, como siempre, corriendo por este paseo.

Emerge la figura de Luis y todo cambia en segundos. Luis no da crédito a lo que está pasando. Se siente emocionado, querido, sorprendido. Es un gran momento, uno de esos momentos por los que vale la pena vivir y acompañar a una persona ejemplar.

Si miramos los nombres de los allí presentes nos daremos cuenta que una página gloriosa del atletismo valencino está allí: Carmen Pemán, Fernando Sinovas, Jorge Juan Sempere, Juan Carlos Martínez Nebot, José Ignacio Martínez Nebot, Nacho Rodríguez, Vicente Llana, Javier Herrero que vino desde Euskadi, Salva Bayarrí un hombre apasionado por el joc de pilota, Eduardo Martín Molina uno de los grantes triatletas; José Luis Martín, Estefan Carapeto que ha ganado la San Silvestre de Valencia, José Luis Raga, etc.

Otros no pudieron estar pero enviaron palabras de apoyo como Ramón Sobrino, Carmelo Romaguera, Enrique Llopis, Vicente Marzal, Nacho Diez y Javier Benlloch. Este cumpleaños estuvo marcado por la emotividad, por la sonrisa de Carmen y de la mujer de Luis. Abrazos, comentarios, risas, recuerdos, marcas, entrenes, personajes que formaron parte de sus años jóvenes fueron evocados. Un entrene suave de unos 40 minutos y la emoción compartida entre amigos para siempre.

Las autoras de este entrañable homenaje fueron Juvi, su mujer, y Carmen, su hermana. No se puede pedor más. Gracias.

Anuncios