Etiquetas

,

Alfredo García De Ibarra, gerente del Correcaminos

Estamos en el año 1979 y Alfredo es un joven que acaba de descubrir que existe un deporte distinto a los demás. Alfredo se acaba de hacer corredor y en la Alameda de Valencia da sus primeras zancadas con amigos que con el paso de los años serán un referente en el mundo de las carreras. En 1981 corre su primer maratón que no olvidará jamás.

Su relación con el running le lleva a ser representante de una conocida firma comercial de material deportivo, y comienza una serie de viajes por toda España donde trabará amistades. Su compañero de fatigas es Toni Lastra. Pasan los años y Alfredo sigue vinculado al deporte de la Carrera y al Correcaminos su club de siempre.

En el tramo final de vida deportiva podrá gozar con la gerencia de la S.D. Correcaminos, coincidiendo con un periodo excepcional. La llegada de entidades como la fundación Trinidad Alfonso van a acelerar el ritmo de un club y al mismo tiempo a trasformar la carrera a pie en toda la ciudad del Turia.

Alfredo ha vivido intensamente su paso por la carrera. Ha aprendido mucho. Ha comprendido que la prudencia es un don y sabe escuchar. Ahora, posiblemente, ya en la jubilación, sueñe con amigos y recuerde momentos que han formado parte de su vida y que le van a acompañar hasta siempre.

Alfredo García de Ibarra

Alfredo con más de 35 años de experiencias vividas es pues uno de esos atletas que descubrió que en la carrera, además de experimentar el placer de las endorfinas, es también un camino para vivir momentos excepcionales.

Aquí tenéis la entrevista:

Anuncios