Gadea

Latrayectoria atlética de Eva Gadea se gesta a la sombra de una de las más grandes atletas valencianas, Merche Cano. Eva es una niña y quiere hacer atletismo. Le gusta correr y saltar, y desde que era atleta cadete destaca en el foso de longitud. Tiene condiciones naturales para subir alto y proyectarse. Lo hace bien también en el 100, es rápida. Cuenta con otra virtud: la valentía. En dos palabras tenemos los mimbres para que eclosiones una gran atleta. Y lo va a hacer.

A medida que pasan los años mejora su técnica, coge fuerza en las piernas, mira al frente. Es testaruda, no se deja vencer por las lesiones y entrega los mejores años de su vida a este deporte en cuerpo y alma. Vive, come y piensa en él. Es su gran amante.

Se proclama campeona autonómica al aire libre y en pista cubierta entre 1989 y 1994 en un montón de ocasiones. Igualmente en los campeonatos de España promesa y en los absolutos logra medallas de plata y bronce. Sus mejor marca al aire libre fue de 12.80 en triple, muy buena. Por supuesto que en 1992 fue portadora de la antorcha olímpica a su paso por la provincia de Valencia.

Desde hace unos años ha vuelto a la pista, ya en la categoría de veteranas con sus amigos de la U.S. Catarroja donde han encontrado muchos ex atletas de la extinguida sección de atletismo del Valencia C.F.

Hoy revive emociones, sigue dando todo en cada una de sus actuaciones y está entre las mejores de España, y lo que es mejor quiere brillar en los próximos Europeos.

Las fotos me las ha pasado José Luis Morant y la maquetación es obra de Patricia de la Hoz Agulló.

Os dejo con una palabras que le he pedido.

Eva Gadea

Para mi el atletismo ha sido la base de mis principios en la vida. Sin querer, con él se forjó mi carácter y personalidad como le pasa a cualquier deportista con una disciplina que nos compromete tanto.

Para mi era lo normal, entrenar todos los días, alimentarse bien y descansar, entrenar para competir y ganar, y saber que tu entrenador y compañeros son como de tu familia.

A los 25 años abandoné de forma radical el atletismo, cansada, aburrida y con ganas de conocer otra vida fuera de él.

Y así empecé mi segunda etapa vital con el trabajo de profesora de educación física, donde descargué todas mis experiencias que me ha dado el deporte  y los hábitos de una deportista comprometida. Luego fue el momento de ser madre de tres hijos y cubrir esa etapa tan bonita.

Y de repente he entrado en esta nueva etapa de atleta veterana en la cual he querido volver a mis orígenes y volver a saborear lo bueno de la vida, vida sana, deporte y competición, compromiso y sacrificio…

Y en ello estoy, intentando sacar tiempo para entrenar y seguir mejorando y disfrutando de ello.

Anuncios