RAMÓN SOBRINO Cross Enguera 73

Los padres de Ramón trabajaban en el mercado de Ruzafa. Tenían un puesto de venta de pescado. Allí me hablaron de su hijo, los sábados, cuando en la década de los 70 me acercaba a efectuar la compra semanal. Ramón empezó a correr en 1972 siendo un atleta cadete. Estudiaba en el instituto Sorolla y como buen grauero era y es del Levante. Sus raíces entroncan también con la localidad de Aielo de Malferit en la Vall d’Albaida.

Pero sobretodo Ramón es un hombre que sabe muchísimo de atletismo. Probablemente una de las personas con mayor capacidad de almacenar datos, y lo mejor de saberlos analizar.

Ramón es médico, atleta y corredor de fondo. Ramón siente pasión por los viajes, por aprender, por trasmitir lo que siente, por la geografía, por la historia, por la fotografía. Quiere que sus amigos compartan con él sus saberes.

Conoce muchas historias, conoce muchas glorias y miserias, siente pasión por la carrera a pie y por allá por donde pasa su huella queda labrada en los caminos, carreteras y pistas de atletismo. Ramón hizo en su día un estudio detallado sobre las carreras populares. Recogió datos y los analizó. Un documento que debe ser consultado pues los datos los obtuvo de decenas y decenas de carreras.

Hoy le he pedido que escriba unas líneas. En ellas conocemos detalles de la vida de Rafa Blanquer, Ernesto Pérez, Antonio Ferrer y sobretodo la de sus compañeros de la sección de atletismo del Valencia C.F. Una sección que un buen día el presidente Paco Roig decidió suprimir con el silencio cómplice de las autoridades políticas del momento. Ni el presidente de la Generalitat Eduardo Zaplana ni la alcaldesa de Valencia Rita Barberá levantaron su voz para recordarle que esa sección nació en 1924 y que forma parte de la historia del deporte valenciano por su enorme labor.

Volvamos a Ramón. Instalado desde hace 20 años en Cartagena siempre conserva sus raíces, siempre sabe que aquí es alguien, siempre hay en las carreras alguno que le grita metge.

Para el mes de febrero de 2016 Ramón nos comenta que se prepara una cena con los corredores de la sección de atletismo del Valencia C.F. Será sin duda un gran momento.

Si hay una faceta que lo define es su rebeldía, su no conformismo, su plantarle cara al sol de medianoche y sobretodo su pasión por correr y trasmitir las emociones que el ha vivido. Ojalá un día llegues feliz y contento a Itaca y allí disfrutes con tus amigos de la paz olímpica.

Ramón toma la palabra: 

Todo empezó una mañana otoñal de 1972

Mis inicios fueron en octubre del 72 en un cross escolar con el Instituto Sorolla, en la playa de la Malvarrosa, donde fui 2º. Allí estaba Rafa Blanquer de ojeador en una fría mañana otoñal, el cual me propuso correr y entrenar en el Valencia C. F. a lo que le conteste que yo era del Levante U.D. como cabanyalero “soc granota i no xoto”. Me respondió que aquello era atletismo y al día siguiente ya estaba a sus órdenes. Con Rafa hice mis mejores tiempos en semifondo (800 – 1.500) aunque también corrí en División de Honor en los 3000 m.o., 5.000 m. y en el relevo 4 x 400 m. Cuando Rafa estaba desbordado por tanta masa de atletas pasé a entrenar con el amigo, al que considero mi hermano, Ernesto Pérez, con el que hice mis mejores marcas en 10.000 m, media maratón y maratón (2:35).

Antonio Ferrer, alma mater

*Antonio Ferrer*   Alma mater del atletismo valenciano, presidente de la sección de atletismo del Valencia C. F., Presidente de la Federación Valenciana y Vicepresidente de la RFEA. Un padre para todos los atletas que pasaron por la sección de atletismo y que al que no se le ha reconocido todo lo que hizo por el atletismo valenciano. Fue él, junto con Mendiluce, quienes en una Asamblea de la RFEA, propusieron la modificación de una norma para que un cadete, como era yo, pudiese correr en División de Honor, ya que tenía que ser como mínimo juvenil, y así fue como debuté en División de Honor con tan sólo 15 años (posiblemente el atleta más joven en debutar en la Liga).

Mis inicios en el Valencia C. F.*   Cuando llegué a Mestalla, recuerdo como figuras de la sección de atletismo, en la modalidad de carreras a Reca Agulló en 1.500 m., Sebastián Belmonte y Antonio Campos en 3.000 m. o. y a José María Toribio en 5.000 m. que estaba haciendo la mili en Valencia, a la postre entrenador de Domingo Ramón.

La época dorada

Tuve la fortuna de formar parte de un equipo de élite, con grandes campeones de España, como José Luis López Peris y Héctor Hermida ( campeones en 400 m.), Rafa Blanquer (longitud), Pajarón (en peso), Antonio Campos (3.000 m.o.), Merche Cano (velocidad y saltos), Enric Chenovart (altura), Vicente Villar (vallas)…etc. Después vinieron Teodoro Pérez Tomé, Constantino Esparcia, Domingo Ramón Menargues, Fernando Sinovas, Tono Pérez Perales, Henry Piotrowsky, José Manuel Albentosa, Miguel Rubio … con los que tuve el placer de compartir equipo. Y generaciones mucho más jóvenes, como Javi Benlloch, Miguel Martínez, Carmelo Romaguera, Salvador Aguado, Victor Agulló, o mi propio hijo Héctor.

Carrera profesional

En un momento tuve que decidir entre el atletismo o la carrera profesional y me decanté por medicina, que en definitiva es tu futuro, de ahí que la mayoría de generaciones posteriores me conozcan por “el metge”, al ayudar de médico en los desplazamientos del club. Además de atleta, fui durante 5 años médico colaborador antidopaje de la RFEA, y vocal de la Federación de Atletismo de la Federación de la Comunidad Valenciana. Sólo me ha faltado ser Juez, pero para eso está el amigo Alfonso Bonacasa, al que le debo la lección que me dio de buen deportista. En el año 73 gané mi primera carrera federada en el Cross de Enguera, entrando a meta con los brazos levantados en señal de victoria y más con 16 años. Se acercó a mí y me dijo “Enhorabuena Ramón, pero no levantes los brazos pues unas veces se gana y otras se pierde”. Jamás los volví a levantar ganando una carrera. No sé si el bueno de Alfonso se acuerda de ello.

RAMÓN SOBRINO marathon venecia 1995

Maratón de Valencia

Cuando veo la Maratón de Valencia la piel se me pone de gallina, con la gran labor del Correcaminos, cuando antes eran cuatro los que salíamos a entrenar por la Alameda y nos decían “locos” y si encima llevabas mallas te decían “invertido” por no decir otro vocablo. Vi la entrevista al amigo Paquito Ribera (para mí el mejor maratoniano nacional si hubiese tenido ayuda) y estoy de acuerdo con él, ahora hay mucha cantidad de gente que corre en carreras populares pero ha bajado la calidad, no se hacen tiempos como los de antes.

El presente

Por razones profesionales resido desde hace 20 años en Cartagena, donde soy Jefe del Servicio de Neurofisiología Clínica del Complejo Hospitalario de Cartagena. Hace 15 años, junto con un pequeño grupo de cartageneros, fundamos el club Marathón Cartagena, del cual soy el Secretario. El club fue creciendo y a fecha de hoy, somos 340 socios, y estamos presentes en todos los eventos (p. e. 30 atletas en la pasada maratón de Valencia). Estoy muy orgulloso de todos ellos, siendo los culpables de que siga corriendo a mis 58 años.

Mis registros personales ni me acuerdo bien, para mí lo esencial es la amistad que tengo con varias generaciones de atletas que han pasado por la sección de atletismo del Valencia C. F., y que cuando todavía corro cuando me acerco a la “terreta” por Cullera, Ontinyent, Xàtiva o València, todavía hay gente que me reconoce y me grita…¡Amunt “metge”! … eso es lo que realmente me emociona.

RAMÓN SOBRINO marathon cartagena

Anuncios