Etiquetas

,

Si hiciésemos retroceder el reloj un cuarto de siglo y situarnos a principio de los años 90 descubriríamos que en las carreras populares de la ciudad de Valencia apenas se superaban los 300 corredores, salvo la Volta a Peu, el maratón, la San Silvestre y la marathonina (21KM). También descubriríamos que los atletas no llevaban una serie de artilugios y que el reloj que hacía las veces de cronómetro era su principal aliado.
En ese panorama hizo su aparición en Valencia Tomás Rivas. Un melillense que tuvo la fortuna de conocer a Miguel Pellicer, entonces propietario de una de las mejores tiendas de zapatillas de atletismo.

Tomás quedó cautivado por Miguel quien le confió la continuidad de la Revista Píndaro, en ese momento la única publicación atlética que salía mensualmente y que recogía toda la actualidad. Tomás Rivas fue aprendiendo poco a poco, dedicando muchas horas a este deporte, corriendo algunas carreras y organizando con ayuda de un grupo de amigos sus primeras vueltas a pie.

Tomás

Tomás supo leer el futuro y montó una pequeña empresa. Zancada a zancada logró hacerse un hueco e incluso en cierto momento controlar un gran número de pruebas. Luego, el tiempo se aceleró, hacia el 2007, surgieron decenas de clubes, de empresas, de publicaciones y el mercado se expandió. A pesar de todo ello Tomás sigue al pie del cañón, se ha pateado la Comunitat Valenciana e incluso son requeridos sus servicios de locutor, organizador y animador en muchas localidades de Murcia, Andalucía y la Mancha.

Tomas a lo Campeón en Calicanto

También es de agradecer su participación como atleta y su intensa labor en el presente llevando la carrera a pie a todos los rincones, organizando cenas, charlas, entregas de trofeo. Un hombre dinámico, cercano y trabajador. Sin duda alguna su labor en la revista Píndaro pasará a la historia.

Aquí tenéis el vídeo de la entrevista:

Anuncios