FOTO 1-1FOTO 3-1

Entre el 4 y el 16 de agosto la ciudad francesa de Lyon sirvió de escenario a los mundiales de veteranos. Una atleta con una enorme capacidad de sacrificio llamada Irene Forés logró hacer realidad un gran sueño: ser campeona del mundo.

Irene practica la marcha atlética, una modalidad que permite desde hace años salvar la cara del atletismo español. En Lyon Irene participó en los 5Km W35 ocupando el 5º puesto, ello aconteció el 7 de agosto, y tres días después hizo el 10Km, siendo de nuevo quinta con una excelente marca: 54:32. Ello supuso a las tres componentes del equipo el lograr la medalla de oro. De este modo Irene, Dolores Marco y Carmen Martín Piñuela lograron la hazaña de estar en lo más alto del podio.

De su puño y letra

Así nos cuenta Irene lo que aconteció el 10 de agosto: A las 12:00 comienzan los 10Km con una temperatura de 18 grados, cielo nublado y chispeando. Perfecto para mejorar marca.

Decidí salir de menos a más y tener buenas sensaciones. Eran 5 vueltas de 2km, con cabeza y mirada al frente iba recortando distancias, adelantado a otras marchadoras y asegurándonos un buen puesto individual y por equipos.

Mientras transcurría la prueba, compañeros españoles nos iban informando a las tres componentes del equipo de los tiempos y principalmente de las distancias entre el resto de participantes, asegurándonos cada vez más cerca el oro por equipos. Motivándonos y luchando hasta llegar a meta.

Unos momentos excepcionales

Irene nos subraya: Fueron unos momentos excepcionales que nunca olvidaré.

Irene es atleta de la Unió Esportiva Catarroja, un club que cuenta con un gran conjunto y que desde hace unos años está en plena expansión. Pepe Mocholí es uno de los grandes valores de ese equipo y también un gran valedor de Irene. Enhorabuena a los dos.

Anuncios