Maribel Aisa y ana Pérez.

Aunque parezca mentira en la década de los años 80 también había atletas. Había mujeres asombrosas, hombres que bajaban de 28 minutos en 10.000 y de 8:20 en 3000 metros obstáculos. Valencianos, alicantinos y castellonenses que corrían mucho, que eran subcampeones de España o campeones.

Quiero rendirles un homenaje más que merecido. Os hablo de José Manuel Albentosa, 27:45 en 10.000; os habló Domingo Ramón Menargues, 8:15 en 3.000 metros obstáculos. También estaba Sergio López en 100 y 200; Javier Pitillas en 400 con 47 segundos; Juan Beltrán; Juan Gramaje, Andrés Denia, Miguel Carvajal en 5000 metros marcha, José Devis en peso; Matías Jiménez; Javier Serra en triple. Vicente Ferriz en longitud, por cierto que el hijo de Vicente promete. Luis Adsuara en maratón 2:15.

Y de las mujeres pues Merche Cano, imparable en 60 y 100; mi admirada Maribel Aisa que hacía los 60 vallas de maravilla y la longitud, ahora sigue trabajando en Lliria y hace unas fotos divinas; Esther Torrent; Antonia Aznar en 800; Mercedes Chavez en 3000; Eva Alcón en marcha.

Las carreras populares eran dominadas por José Manuel Albentosa. Donde iba ganaba. Pero allí estaba Pedro Carayol, Miguel Rubio, Antonio Pérez Perales, Juan Bautista Gramage. Y las mujeres pues tomad nota: Pilar Pont arrasaba y detrás venía Mónica Pont que se preparaba para romper los tiempos. No nos olvidamos de Anibaliana Muñoz, ni de Gisela Mateu, ni de Esmeralda Mont, Carmen Cuenca, Dulce Albors, Isabel Esteve, Eugenia Folgado, Amparo Sahuquillo, la irrepetible Marisa Martínez.

Carreras como la San Silvestre de Valencia, el Maratón, el cross de Castellón, el Gran Fondo de Siete Aguas con 10 finalista olímpicos y dos campeones olímpicos en 1989 y 1990, la volta a peu a Valencia, la Maratonina. Entonces una prueba que superaba los 1000 participantes era algo excepcional. Ahora hay carreras con más de 8000 corredores. Las mujeres no superaban nunca el 10 por ciento, ahora pasan en muchas ocasiones del 30 por ciento. Algunos dicen que todo ha cambiado. Es probable, pero los atetas de los 80 estaban hecho de la misma pasta que los de hoy. Ahi está nuestra grandeza.

En la foto a la derecha Maribel Aisa.

 

Anuncios