Captura de pantalla 2015-05-16 a las 12.26.31

Mónica Pont

Mónica Pont

Mónica Pont sigue corriendo en el presente y ganando carreras. Hace unos días lo hizo en Carrícola. Su palmarés de victoria impresiona. Maratones como la de Rotterdam están en su haber con el primer puesto. Fue sexta en la Copa del Mundo disputada en San Sebastián en 1994. Mi amistad con ella y su familia (10 hermanos) se remonta a la década de los años 80 del siglo XX.

Marta Fernández

Marta Fernández

Marta Fernández de Castro se ha dejado la piel en las carreteras y en las pistas. Ha sido y es una mujer luchadora. Una vez cumplidos sus objetivos en el atletismo se subió a una bici y de nuevo brilló y seguirá brillando. Es la única valenciana que ha sido subcampeona de España de cross. Conozco a Marta desde que era una niña.

Fátima Ayachi posee una calidad excepcional. Tiene un correr fluido. En Valencia lo ha ganado todo y ha sido mamá hace unos meses. Podría estar en los Juegos Olímpicos de Río. Siento un enorme respeto por todos los atletas marroquíes que en muchas ocasiones habéis tenido que dejar vuestra tierra.

Marta Esteban

Marta Esteban

Marta Esteban es una mujer enormemente estimada que cuenta con decenas de amigos y que entrena con una dedicación ejemplar. En Valencia lo ha ganado todo y es si en ocasiones tiene un bache logra siempre recuperarlo y remontar el vuelo.

Sandra karina Córdoba

Sandra karina Córdoba

Sandra Karina Córdoba puede de nuevo ser olímpica por su país, Argentina. Es una corredora que posee una enorme clase y una voluntad a prueba de fuego. Corre con mucha cabeza y sabe que el año que viene puede hacer realidad un gran sueño, y que sus amigos y familia en Buenos Aires acudan a verla correr en Río. Quiero enviar desde este blog un gran saluda a todo el pueblo argentino y a todas las personas que seguís este blog.

Beatriz Molina ha luchado lo indecible contra las lesiones, las graves lesiones que ha tenido que padecer, pero siempre ha estado ahí y sigue soñando en volver a correr en sus marcas y a dar de sí misma lo mejor.

El pasado reciente

Rosa Biosca fue una de las tres valencianas que tomaron parte en el primer maratón de Valencia disputado en 1981, su marca 3:51. Nada mal para la época. Un año después hizo 3:37.50. Tuve el honor de ser su primer entrenador y de ayudarla en la edición de 1982.

Marisa Martínez fue la primera en bajar de 3 horas. Lo hizo en Donosti en el año 1987 y su marca fue 2:57:23. Mi amistad con Marisa se remonta prácticamente al momento que se instala en Valencia.

Judith Burnett mejoró esta marca con 2:53:17 en 1992 y a partir de ahí el dominio pasó a Mónica Pont. Judith es una mujer excepcional, cooperante en áfrica, sincera, y con un sello británico del fair play exquisito.

Hay que señalar igualmente a Conchi Marti con 2:45.16; la británica Maxine Mckinon 2:49.49 (campeona de Europa de veteranas); la pegolina Carmen Sala 2:51.15; la ganadora del maratón de Valencia Teresa Gracia; la siempre luchadora Amelia Martín; la gran estrella de los 100K Cristina González; la completísima Davinia Albinyana; la simpar Dulce Albors, o la peluquera y siempre admirada Isabel Martínez.

Futuro

Isabel Checa es probable que corra un maratón y casi seguro que hará una gran marca. Detrás de ella hay una legión de atletas que darán el salto, primero a la media y luego a los 42.195. Seguro que en la próxima década más valencianas bajaran de la barrera de las 2 horas con 40 minutos. El futuro es risueño.

Maratonianas

Cada una de las mujeres que han acabado una maratón saben muy bien lo difícil que es prepararla. Saben bien las emociones que se viven, las horas y los kilómetros que han tenido que hacer al mismo tiempo que han tenido que trabajar en casa, en la oficina o en la tienda.

Si hoy hay cientos de mujeres de esta tierra que se atreven con los 42.195 metros debe ser motivo de satisfacción para todos. Sin embargo la participación femenina está muy lejos de igualar a la masculina. Hay maratones en el mundo en las que el porcentaje entre hombres y mujeres es muy semejante. Es por ello que queda un largo camino, pero cada día aumenta la presencia femenina en las carreras de 10K y 15K y media maratón. En la medida en que las tareas de la casa sean compartidas, las condiciones de trabajo y los sueldos entre hombres y mujeres se equiparen la participación femenina crecerá.

No hay una imagen más conmovedora en línea de meta que ver las caras, en ocasiones crispadas, en otras maravilladas, de las chicas, unas veinteañeras otras sexagenarias.

Podría dar los nombres de decenas de maratonianas. Sería una lista enorme. Pero si este deporte me ha enseñado alguna cosa es a respetar y a admirar a la atleta corredora. Hace 30 años muchas mujeres tuvieron que sufrir la incomprensión de una sociedad. Hoy el viento ha cambiado de dirección y la historia nos dará la razón.

Anuncios