Etiquetas

,

Alejandra Soler Gilabert, atleta valenciana de la FUE en 1933

Durante toda mi vida, la amistad ha embellecido los tiempos difíciles e inciertos, llenándolos de esperanzas y buenos augurios, Y ahora, al cabo de mis andanzas por la vida y de ir perdiendo, desgraciadamente, a la mayor parte de quienes formaron mi entorno más próximo, me quedan para mi bien, sus hijos y parientes. Estos, con su cariño y calor me hacen la vida agradable, me ayudan a no sentirme sola, y, sobretodo, a mantenerme ligada, a pesar de mis años, al futuro, y aún a soñarlo.

De este modos se expresa Alejandra Soler en el prefacio de su libro La vida es un río caudaloso con peligrosos rápidos (Valencia 2005).

Chicas FUE

Alejandra con sus 101 años bien cumplidos, en tres meses hará 102, fue una de las primeras atletas de la historia del atletismo valenciano. Siendo una estudiante de Magisterio Español decidió que salir a correr o ir a nadar al Saler era algo a lo que la mujer tenía derecho. Estamos en el año 1933, y en la Universidad de Valencia y en el Instituto Luis Vives hay un grupo de mujeres que practican el atletismo dentro del equipo de la FUE (federación universitaria escolar).

1 Alejandra Soler 14-12-12 bis 1

El hecho de hacer deporte suponía romper con la concepción patriarcal de la sociedad valenciana, en la que el marido, el padre o el hermano tenían potestad para decidir el futuro de la mujer, la hija o la hermana. Eran tiempos de sumisión absoluta al macho, tiempos en los que la rebeldía consistía en demandar la igualdad, en que hacer atletismo era para buena parte de la población un hecho pecaminoso, pues la mujer por su condición divina está llamada a la procreación y atención a las necesidades del marido.

Alejandra como un reducido grupo de muchachas salieron a correr por el actual campo de Mestalla en distancias como los 80 metros o los 150.  Lanzaban el disco, la jabalina o el peso y saltaban longitud y altura. Sus marcas constituyen los primeros registros de la historia de los récord femeninos y estuvieron décadas por ser batidos, por el simple hecho de que la mujer bajo el franquismo tuvo prohibido este deporte hasta el año 1963.

Alejandra, licenciada en historia, fue y es una mujer comprometida con los valores de la República. Una mujer luchadora por la igualdad entre los hombres y las mujeres. Una mujer que proclama su fe en el progreso de la humanidad. Una mujer con una actitud critica ante la Historia. Por eso las derrotas y las desgracias no han mermado su afán de justicia y libertad, ni le restan un ápice de esperanza revolucionaria. Alejandra con 21 años ya era miembro del Comité Provincial del PCE en Valencia. Durante la Guerra de España continuó su actividad en pro de una sociedad de gente honrada y trabajadora. En la II Guerra Mundial, estuvo en la batalla de Stalingrado, y como maestra atendió a los niños de la guerra. Tras 32 años de exilio volvió a Valencia y desde hace muchos años todos los jueves se reúne con sus amigos de la FUE, a las doce del mediodía, y a esta tertulia acuden estudiantes de Valencia y de toda España para conocer la historia más reciente de alguien que la vivió en primera persona.

3-Alejandra Soler, 61 (1)

Hoy mujeres como Alejandra, atletas como ella engrandecen la condición humana. Oírla hablar es un placer. En el siguiente vídeo podemos gustar la compañía de una mujer que ha entrado en la historia de España por la puerta grande.

Aquellos que tuvieron ocasión de ver el reportaje de Valencia ciudad del running recordaran las palabras de Alejandra, y con este vídeo de Levante Televisión del programa Crono y la sección Son Leyenda podemos hacernos una idea de la concepción del deporte y de la condición femenina, y sobretodo podemos aprender de la enorme experiencia de alguien que ha vivido los orígenes de este grandioso deporte llamado atletismo. Una mujer orgullosa de su pasado.

Aquí tenéis la entrevista:

Anuncios