Carrícola: MAMUCA y MIMAMUCA

Es sábado 2 de mayo de 2015. El reloj marca las 6 de la mañana. La sinuosa carretera que une Atzaneta con Carrícola (La Vall d’Albaida) presenta una circulación inusitada. Los búhos y cuclillos miran expectantes. En la zona no hay ninguna discoteca. La fila de coches con sus faros se abre camino en la noche. Un agente desvía esta larga comitiva a 1 kilómetro antes de la entrada al pueblo.

CARRICOLA EN LINEADSC00923_compressed

Un pueblo, una montaña y un maratón

Todos estos coches acuden a un punto determinado donde al parecer va a pasar algo. Claro está que a las 6 de la mañana debe ser algo importante: la presencia de un gran líder, el avistamiento de un OVNI, la aparición de una virgen o quizá simplemente que van a correr un maratón.

Claro está muchos me dirán yo también he corrido un maratón y la verdad no es para tanto. Veamos algunos datos de este maratón: Desnivel acumulado 2100 metros, 11 avituallamientos. En el kilómetro 29, en el término de Beniarrés (Alicante) 770 metros de desnivel en 1.100 metros de subida, 6 puntos de animación con batukadas, dolçaines i tabalaters. Decenas y decenas de personas a lo largo del recorrido y a partir de la 13 horas un sol de justicia que hizo si cabe más grandiosa la llegada a meta. Espectacular, impresionante, genial, única.

Una montaña. Hay muchas montañas y en casi todas suele haber un castillo. Pues el Benicadell alberga un castillo de leyenda. Un castillo presente en el Cantar del Mío Cid. Por allí hace mil años deambuló un caballero castellano que vino a guerrear como mercenario, a ganarse la vida saquenado a labriegos y campesinos de una tierra en la que el agua canta poemas a la amistad: la fuente del Gatell o la Font Freda, lugares que tienes frecuentar y beber de sus aguas antes de iniciar tu último viaje.

Bien nos queda el pueblo. Debe tratarse de una maratón muy especial, como esas que se celebran en Bostón, Londres, Berlín, Nueva York o Valencia, Pues va a ser que no. El pueblo que acoge esta carrera es Carrícola con 102 habitantes censados.

Los preparativos

En el frontón que está a mano derecha a la entrada del pueblo se ha establecido el campo base. Decenas de atletas están recogiendo sus dorsales, la animación es tremenda y son las 6 con 15 minutos de la mañana. Conversaciones, abrazos, saludos, emociones y poco a poco clarea por la cumbre del Benicadell que mira expectante.

Desde hace minutos desde megafonía se dan datos sobre los clubes, las personas que van a correr el maratón y la media. Los atletas se aproximan a la línea de salida. Son las 7 de la mañana. Juan Salvador Miralles les dirige unas palabras y da la salida. La sierra se despierta. Carrícola es un inmenso estadio donde han acudido gentes de todos los rincones del País Valencià. Hombres y mujeres para los que correr por la montaña no es un deporte, sino una necesidad como para el pez vivir en el agua.

Una hora y media después se vuelve a vivir idéntica situación pero ahora con los que van a tomar parte en la media maratón con 1.710 metros de desnivel y con la presencia de Mónica Pont, la mejor corredora valenciana de todos los tiempos. La locura está servida. Los y las participantes en ambas carreras saben que esta carrera tiene algo especial y ese algo especial es el pueblo.

CARRICOLA SALIDADSC00926_compressed Mónica Carricola

Carrícola

Esta carrera está hecha por la gente de Carrícola. No hay ninguna empresa que este detrás de ella. Es un producto propio. Una obra suya. Hay amigos de los pueblo vecinos que vienen a echar una mano, a estar en un puesto de avituallamiento, a colaborar en la recogida de las cintas que marcan el recorrido, a estar en línea de meta dando comida. En este sentido las mujeres de Carrícola hay que decir que prepararon auténticos manjares para todos. Sobró comida, pero nunca sobraron piropos para la organización. Y como en los cuentos de hadas todo acabó bien. Hasta Abril, un perro muy estimado por Susana Cháfer, la alcaldesa en la que se tenían que mirar el resto de los políticos de España y de aquí, encontró a su mascota.

Solo resta rogar a los dioses del Olimpo, la montaña sagrada de los griegos, en este caso a los dioses del Benicadell, que conserven la ilusión y el saber hacer de estas gentes, de este valle de la Vall d’Albaida y de hombres y mujeres que muestran la cara noble del deporte, el auténtico deporte, el que está al servicio de las personas, de la amistad y del conocimiento.

PASO POR METADSC00956_compressed CARRICOLA LLEGADA (1)

Personajes

Todos y cada uno de los 700 atletas que tomaron parte. Cristóbal Adell de la Sportiva fue el ganador con 3:53: 00. Cristóbal es un corredor excepcional con un palmarés impresionante y al que le vamos a dedicar una entrada en el blog.

La veterana Eva Castells Sanchis se impuso con un magnifico crono: 5:48:23. Carlos Pascual ganó en veteranos y Davinia Cardona en seniors.

Entre los destacados Vicente Juan García Beneyto que dentro de una semanas correrá en California en el Valle de la Muerte, Muy bien Eva Vicedo del Senglars de Favara y Hortensia Torres así como Ximo Pellicer y Ximo Albors.

Señalar la presencia de Javier Muñoz con más de un cuarto de siglo de carreras en sus piernas, de Vicente Ramón Pla, Mónica Perelló, Mercedes Carbonell, Oscar Carrasco, Hue Nguyen Le, Maite Mollá, Olivia Peiró, Amparo Borderia, Cuca García, Inma Perelló. El club atletismo Alcoi fue el que mayor número de atletas aportó.

Carricola jamónDSC01070_compressedCARRICOLA CRISTOBAL ADELLDSC01060_compressed

El futuro

Mantener una carrera de 42 Km y una de 21Km por la montaña es tarea de colosos, Ojalá nunca le falten las fuerzas a esta gente. Personas como Fernando Climent, Susana Cháfer o Juan Salvador Miralles, así como todos los colaboradores están logrando que junto con el Arte, la Montaña y la Biodiversidad, la carrera a pie sea también una de sus señas de identidad. Todos ellos han hecho algo grandioso. Se han ganado el respeto y la admiración de cientos de personas. El sábado pasado me sentí orgulloso de ser atleta y de estar con esta gente. Hasta siempre amigos.

Anuncios