10856633_832400916824425_157099699104446242_o

Marcial es un caso excepcional en el mundo de las carreras a pie. Conozco a muchos atletas, entre otras razones por los muchos años que llevo en este deporte, algo más de medio siglo, pero he de reconocer que su espiritu de superación para luchar contra la adversidad, que supone vivir en un mundo dominado por el silencio, me conmueve.

Marcial es una persona que capta la atención, que quiere hablarte con sus ojos, con sus manos, con su sonrisa. Marcial es sumamente educado, respetuoso, humilde, excelente corredor y amigo, y además sube al podio en más de una ocasión. Probablemente es uno de los mejores corredores de España de la categoría de los sordomudos.

Creo que ante personas como él solo cabe sentir la satisfacción de poder conocer atletas con tanta calidad humana. La primera vez que traté de hablar con él advertí la profunda vida interior de esta persona y lamenté no conocer el lenguaje de los signos para hacerle saber la enorme estima que su presencia despierta en el mundo del running.

Recuerdo hace unas semanas en Xàtiva que  en el momento de entregarle el trofeo pedí al público que le hiciera gestos con las manos para que Marcial comprendiera, por medio de la vista, el enorme aprecio que despierta por allá por donde pasa. Aquello fue el delirio. Marcial empezó a mover sus manos para agradecer las muestras de cariño y los dos centenares largos de personas allí congregadas le ovacionaron como se merece un gran deportista. Fue uno de esos momentos inolvidables que proporciona este gran deporte.

De su puño y letra
MARCIAL BEATRIZ FERRI

Desde toda mi infancia siempre me ha fascinado el deporte, pero lo que más el fútbol y el patinaje. No me solía gustar mucho todo esto de correr, y es raro porque ahora me encanta. Mi relación con mis padres era muy buena, y aunque a mi me apasionara el deporte, ellos no eran muy de hacer deporte, pero aún así los sigo queriendo mucho. En cambio, mis amigos si eran mucho de hacer deporte, como por ejemplo: fútbol, patinaje, bicicleta….

Todo esto fue gracias a un compañero de trabajo que también corría, el me ayudó con todo, con las inscripciones, los dorsales. Desde hace 1 año empecé a independizarme para poder superar yo solo cada una de las dificultades que se me presentaban. Hace 2 años me metí en el grupo de Redolat y desde entonces me siento muy feliz corriendo. Mi entrenador es José Antonio Redolat y apreció mucho a Fernando.

Correr es vital para mi. Me hace sentirme bien, muy aliviado y orgulloso de mi mismo porque todo era nuevo en este deporte del correr.

 

José Antonio Redolat: Marcial es un caso único de superación personal. Lucha como el que más, quiere aprender, es humilde, es él quien nos motiva, está totalmente integrado en el club. Es sumamente querido.

 

 

 

Anuncios