Salvador Crespo (1983)
A 76 centésimas de unos Juegos Olímpicos.

Salva Crespo3.

Su infancia es el patio de un colegio en Alzira, el Ausias March, donde los niños corren y gritan esperando un futuro justo y solidario. Alzira es uno de esos pueblos de la comarca de La Ribera donde el atletismo tiene profundas raíces, y sobretodo gente que cree que este deporte merece la pena ser practicado con el corazón y la cabeza. Ese niño crece y descubre que en las carreras les gana a casi todos y que incluso cuando se desplaza a Valencia, a correr en el Luis Puig, demuestra que tiene garra. Del colegio pasó al instituto Rei en Jaume y de allí a la facultad.

Salvador Crespo estuvo a punto de llegar a la cúspide del Everest, solo la mala fortuna se interpuso en su camino como vais a ver en las siguientes líneas en las que explica su devenir atlético. Hoy Salva sigue creyendo en lo que hace. Da clases en un colegio de Ibiza, donde sus alumnos saben que tienen delante a un gran deportista, pues cada dos por tres su maestro gana carreras, a pesar de que les parece mayor. Siempre los niños creen que todos los que no son como ellos son mayores. En Ibiza ha encontrado muchas cosas, pero quizá la más importante: ver con tranquilidad lo que acontece, saber lo que es importante y lo que es accesorio. Comprender que hay valores como la solidaridad y el espíritu de superación por los que vale la pena vivir y luchar.

Salva tiene el corazón partido entre Ibiza y Valencia. Tiene amigos en las dos orillas y en cuanto puede viene a Valencia a competir. Igual corre la San Silvestre, que un 800, o una carrera popular. El tiempo ha ido pasando pero ha conservado las mismas ganas por correr que cuando era un atleta juvenil que ya maravillaba. Quiero dedicarle estas palabras con las que creo que se hace justicia a una persona que cuenta con muchos amigos y que ha sabido labrarse un porvenir.

Salva Crespo 4.

Salva Crespo:

En la mayoría de las ocasiones los resultados de los deportistas es lo que la gente recuerda, quedando en el olvido los grandes artífices de ellos, responsables en una parte importantísima de los éxitos deportivos del atleta: los entrenadores. Al hablar de la vida atlética de Salva Crespo (21/10/1893) es importante hablar de cinco períodos de tiempo; cinco etapas claramente diferenciadas y que explican su vida deportiva.

Etapa 1: Despunte. Campeón de España junior
Allá por el 1999, este atleta espigado de apenas 15 años emprende su primera aventura enrolándose en las filas del Club Atletismo Guadassuar, entrenando con Vicent Roig. Los resultados no tardaron en llegar, consiguiendo un bronce en el Campeonato de España de PC en Vilafranca del Penedés en la prueba de 800ml con una marca de 1’54’78. Ese mismo verano arrebató el récord de la Comunidad Valenciana al atleta más laureado hasta la fecha en el medio fondo valenciano, José Antonio Redolat, dejándolo en unos muy buenos 3’54’’86, mejor marca española del año. Los años venideros estuvieron marcados por la progresión característica a esta edad, siendo Campeón de España Junior en 800ml en P.C en Valencia, bronce al A.L y consiguiendo la mínima para el mundial Junior: 1’49’’77.

Etapa 2: Consagración. 1:46.78 en 800.
Después del primer año de promesa en que rebajó su marca hasta los 1’49’’60, cambió de entrenador, confiando en una de las mejores maratonianas españolas de la historia, Mónica Pont. Su binomio fue ideal y los resultados no se hicieron esperar. A los pocos meses quedó en 5ª posición en el Campeonato de España Absoluto en PC en Valencia (2004) y subcampeón de España Promesa en Oviedo, y su progresión en verano lo consagró como uno de los mejores ochocientistas del momento. Carrera tras carrera, pulverizaba su marca personal: 1’48’’38 en Sevilla, 1’47’’64 en Zaragoza, 1’47’’53 en San Sebastián, 1’47’’42 en Madrid, Campeón de España promesa en A.L en Vitoria, y 3º de España Absoluto en Almería, rematando a los pocos días con un subcampeonato Iberoamericano en Huelva 2004 con 1’46’’78 que quedará en el recuerdo de los amantes del atletismo, donde tanto él como Cortés se quedaron a escasas décimas de conseguir el billete para los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 que hubiese sido el sumun de una temporada “perfecta”. Los años posteriores no respondieron a las expectativas de ambos, rozando sus marcas pero no se progresó de la forma que se tenía pensado. Siguió cosechando medallas en la categoría Promesa, convirtiéndose en el gran dominador de la categoría con tres Campeonatos de España consecutivos contando pista cubierta y al aire libre, pero su gran cita, el Europeo sub-23, donde partía con claras opciones de medalla no salió todo lo bien que se esperaba quedando en una discreta 10ª posición.

Etapa 3: Estancamiento: Madrid, Chile, Belgrado, IVEF
Una vez licenciado en ciencias de la actividad física y el deporte (IVEF), puso rumbo al centro de alto rendimiento de Madrid (BLUME), donde pasó tres años bajo las órdenes de Arturo Martín. Esta etapa destaca por la realización del mayor volumen de trabajo y los mejores entrenamientos de su vida atlética. Fueron tres años en donde todo el trabajo realizado día a día, no se trasladó en los resultados cosechados. Estancado en marcas algo alejadas a su nivel potencial, sólo destacar un tercer puesto en el campeonato iberoamericano 2008 de Chile, y un décimo lugar en la Universiada de Belgrado 2009. Después de tres años infructíferos, y algo frustrantes tocaba la vuelta a casa, eso sí, con una diplomatura bajo del brazo: magisterio de E.F.

Etapa 4: Retirada.
Comenzaba 2009, con un nuevo proyecto, y bajo las órdenes de Toni Montoya. La relación duró apenas cuatro meses ya que una lesión frustró la temporada invernal y fue el punto de inflexión en su vida atlética. Tomó la decisión de dejar el atletismo a un lado y estudiar las oposiciones de maestro. Su esfuerzo tuvo su recompensa, aprobando la oposición con una de las mejores notas del tribunal y consiguiendo su plaza de funcionario en la isla de Ibiza.

Etapa 5. Disfrute. Subcampeón de España en 2013
Desde principios de 2010 hasta octubre de 2012, dejó de ser atleta. Pero gracias a Toni Roig, poco a poco fue recuperando la ilusión por volver a entrenar, bajo otra perspectiva y con el objetivo principal de disfrutar del atletismo y así la vuelta a las pistas de atletismo no pudo ser mejor: Subcampeón de España de PC en Sabadell 2013, asombrando a propios y extraños con la carrera realizada. Ese 2013, acabó con su tercera mejor marca personal 1’47’’69, y consiguiendo un quinto puesto en el nacional de A.L en Alcobendas 2013.

En la actualidad sigue haciendo lo que más le gusta, sin presión por conseguir becas para subsistir, sin un trabajo excesivo como antaño, raramente realiza más de cinco sesiones a la semana con unos exiguos 50-60km semanales, sin objetivos deportivos utópicos pero con una filosofía determinada: disfrutar sufriendo.

 Salva Crespo 2.

El tiempo que está por venir
No os quepa la menor duda que Salva Crespo seguirá corriendo, hablando, aconsejando y sobretodo siendo un gran amigo de todos aquellos que creen en la condición humana. Un hombre con los pies en el suelo y la capacidad critica de saber quién es y qué es lo que ha hecho. Muchos otros con muchísimo menos se creen los reyes de la pista. Salva Crespo en tu humildad, en tu capacidad de superarte y en tu ilusión permanente reside tu grandeza.

Salva Crespo 1.0967637_831337950245649_90045815_o

Anuncios