A lo largo de los últimos diez meses en el programa Crono de Levante Televisión hemos entrevistado a 10 mujeres excepcionales. El programa que dirige Xavi Blasco resume semanalmente la actividad atlética centrada en las carreras a pie. Una sección de este programa lleva por título Son Leyendas y por ella han pasado una serie de mujeres. En estas líneas os cuento cómo y dónde las conocí.

Alejandra Soler, la número uno

Alejandra Soler regresó de la URSS en la década de los 70. Los amigos de la FUE, uno de los primeros grandes clubes de atletismo de la década de los años 30, fue donde se inició esta excepcional luchadora de los derechos de la mujer. Mi padre, Pepe Bonet, Marín y otros me contaron cómo estas muchachas se atrevieron a desafiar el qué dirán y salieron a correr en los estadios de futbol: Mestalla, Levante, El Corcho.

Esther Lui, la pionera de los 60

Ether Lui forma parte de mis recuerdos iniciales en el campo del atletismo. Esther entrenaba y corría. Y ello nos llamaba la atención pues muy pocas chicas a mediados de los años 60 lo hacían. Luego Esther trabajó en el campo de la enseñanza donde sus frutos fueron excelentes.

Amparo Sahuquillo

Amparo Sahuquillo a principios de los años 80 era un torbellino. Empezó a correr con 26 años y recuerdo una tarde de veranos, allá por 1983, que vino al chalet de mis padres a pedirme que la entrenara. Esta mujer de haber empezado 10 años antes hubiera llegado  muy lejos.

Marta Fernández de Castro, nacida para competir

Marta Fernández de Castro. Creo que la conozco desde siempre. Era una niña y ya corría con su padre todas las carreras populares habidas y por haber. Son muchas las horas y los viajes compartido con ella y con Ernesto Pérez, su entrenador. Que os puedo decir que no sepáis de ella. Para mi su espíritu luchador es excepcional. Ha supeditado toda su vida al atletismo. Lo ha dado todo. Y al final descubre que es una fabulosa duatleta.

Maribel Aisa, una luchadora invencible contra el destino

Maribel Aisa es una de esas mujeres admirables que se cruzan en tu camino. En las pistas de El Saler en los años 80 me acercaba a verla saltar en el foso. En las competiciones de pruebas combinadas era una de las mejores de España. A mis amigos de los Sprinters les explicaba quién era esa mujer. El cuerpo de Maribel estaba moldeado por un trabajo constante. Un día una terrible lesión la apartó de la competición. Volvió y ahora sigue luchando con las más jóvenes.

Merche Cano, el arrojo en persona

Merche Cano era un vendaval. En la distancia de 100 y 200 nos dejó siempre a todos atónitos. Salía con una facilidad pasmosa de tacos, corría con un estilo superior, tenía una ganas locas por ser alguien. Luchadora hasta el último centímetro tanto en el foso como en la recta de llegada. En la década de los 70 compartí con ella un curso de entrenadores y la verdad es que sentíamos aprecio compartido.

Marisa Martínez y Dulce Albors, los íconos de los inicios de las carreras a pie

Marisa Martínez y Dulce Albors son dos muchachas que conocí a mediados de los años 80. Marisa vivía en la misma finca que yo y sus hijos estudiaban con mi mujer. La capacidad de sufrimiento de esta mujer es increíble. Sus deseos de justicia y de autenticidad, su humildad ejemplar y su amor por la larga distancia hicieron y hacen de ella un referente hoy cuando ya ha cumplido los 60 años. Dulce Albors es la simpatía en persona, la amabilidad, el coraje y los muchos años que estuvo al frente del pelotón de las atletas populares. Ganó decenas de carreras y entre ellas todas las clásicas.

Niurka Montalvo, la fuerza al servicio de la elegancia

Niurka Montalvo fue directora de deportes de la Generalitat. Si bien la conocí a mediados de los años 90 cuando recaló en Valencia procedente de Cuba. Si hay algo que me llama poderosamente la atención es su precioso estilo a la hora de correr y de saltar. Es la armonía, la sincronización de los movimientos. Su elasticidad en el aire y luego su alegría a la hora de contarte su vida atlética. Una mujer que escaló los más altos puestos del podio internacional.

Cristina González, una lucha permanente con la resistencia infinita

Cristina González. Llegó a Valencia a mediados de la primera década del siglo XXI. Nos llamaba la atención lo superdelgada que era, su sonrisa es contagiosa. La hemos visto correr los 100 kilómetros de Antibes gracias a internet, y ver cómo vive esta prueba. En el cauce del río compartí algún día kilómetros con ella. Ahora se ha trasladado a Murcia y la verdad es que la echamos en falta.

En estos últimos 10 meses he podido hablaros de ellas junto con Xavi Blasco. Cada entrevista la hemos preparado con ilusión, sabiendo que sus respuestas quedaran grabadas y que de este modo hemos ayudado a recuperar personas únicas que este deporte que nos apasiona ha dado

Anuncios