Juan Vicente trull

Esta es la historia de un atleta que corría pruebas de velocidad y que llegó a estar entre los mejores de la elite europea, como así lo acredita la medalla de bronce en el relevo de 4x 400 conseguida en los campeonatos de Europa al aire libre de 1998, disputados en Bucarest.

Las imágenes de esta carrera, que pasamos hace unas semanas en la sección Son Leyenda del programa Crono de Levante Televisión, nos muestran a Antonio Andrés, Juan Vicente Trull, Andreu Martínez y David Canal escribiendo una página memorable de la historia del atletismo español, nunca antes ni después conseguida por un equipo de relevos en una alta competición.

Pero para llegar a esta imagen hay que rebobinar y trasladarnos a Algemesí donde nació nuestro personaje en 1973. Dotado de un físico impresionante Juan Vicente comienza a hacer atletismo en una ciudad que posee el mérito de haber dado tres campeones de España de maratón.

 El Positivo

Trull destaca como atleta juvenil y como júnior impresiona por su enorme potencia. Haciendo 20.9 en 200 y récord de España. Su progresión es envidiable y ello levanta sospechas. En un control antidopaje da positivo y sobre él cae todo cuanto ustedes puedan imaginar. Artículos, comentarios de mal gusto, y lo peor el calumnia que algo queda.

Su entrenador, un hombre vinculado al deporte de la halterofilia y al que el encanta la notoriedad, no ha cesado de repetirme en los meses previos al positivo (en ese tiempo yo colaboraba en la prensa valenciana) que su pupilo llegará muy lejos y que estas marcas son solo el principio. Una vez destapado el asunto, nunca me cogió el teléfono.

Pero aquí es cuando comienza de verdad la gesta de Juan Vicente Trull. Tras serle comunicada la sanción de 4 años de suspensión, lo normal es que hubiera tirado la toalla y hubiera dicho pues para lo que me da de comer esto del atletismo, mejor lo dejo. La grandeza de Trull empieza ese mismo día. Durante esos 1280 días que duró la sanción entrenó con Tony Puig en Gandía, sacrificó toda su vida, subordinó cada acto cotidiano para un día volver a la pista y demostrar quien era. Y a fe que lo hizo.

Rebrota el Roble

El árbol que muchos suponían caído y se aprestaban a hacer una inmensa piara con su leña, se erigió y de sus raíces brotó un nuevo atleta. Mas sabio, más responsable, más consciente de ser el dueño de su destino. Juan Vicente Trull como tantos y tantos atletas procede de la clase media, de esas familias honradas y trabajadoras que tratan de salir adelante en medio de las adversidades. Trull sacó lo mejor de sí mismo, y zancada a zancada, día a día, entrene a entrene, el roble volvió a las pistas, sabedor que más tarde o más temprano resplandecería la verdad. Y la verdad llegó.

Ramón Sobrino

Es hora de dar la palabra a Ramón Sobrino, el médico que realizó el control. Atleta valenciano que destacó en las distancias de 1500 y 5000, y posteriormente en media maratón.

Reca. Yo era médico colaborador de la RFEA del control antidopaje y recogí las muestras del atleta. Quien analiza es el laboratorio y dictaminaron que el producto utilizado era un anabolizante. Mi impresión es que el atleta no era consciente de lo que tomaba, no sé quien le suministró la sustancia, pero creo que fue engañado. Cumplió los 4 años de sanción y la RFEA no tuvo piedad y no le rebajó ni un sólo mes de la sanción, a diferencia de otros atletas que no cumplieron sanción alguna. Como se ve, al igual que en política, la Ley no es igual para todos. A raíz de este caso, presenté mi dimisión como médico colaborador antidopaje.

La Gloria

De vuelta a la alta competición los años 1998 y 1999 son una marcha triunfal. Así lo acreditan sus marcas 21.19 en 200 en 1998 y 46.12 en 1999. Está en los europeos de pista cubierta de Valencia, está en los Europeos al aire libre y está en los mundiales, cuenta en su haber con 16 actuaciones internacionales y ha recuperado la estima de todos, incluso de aquellos que un día no dudaron en crucificarlo.

Pero la historia más tarde o más temprano nos coloca a todos en su sitio, y la proeza de este chaval pasará a los anales del atletismo, y es que en este país el apellido te marca. Tener un cargo importante, el carnet del partido político y parte de tu dinero en Andorra eso da puntos

Proceder de una familia humilde y trabajadora, no tener tu dinero en Andorra, ni cargos en un Parlamento eso no da puntos, pero si que te otorga la dignidad de la gente honrada, trabajadora, de la gente de bien que necesita este país en el que la corrupción, las amnistía fiscal y el amiguismo campan a sus anchas.

Desde que Juan Vicente dejó la práctica del atletismo, bajos los arcos de los puentes del Xuquer, a su paso por la comarca de la Ribera, ha pasado mucha agua, pero el pundonor y la valentía de Trull permanecerá mientras queden personas que lo conozcan.

GALA ATLETISMO VALENCIANO 1999
MEJOR ATLETA ABSOLUTO A  D. JUAN VTE. TRULL GARCIA
  • Atleta de Algemesí (Valencia).
  • Especialidad: 400 m.l.
  • Premio por sus méritos deportivos conseguidos durante la temporada 98/99, entre otros, participante en el equipo de relevos 4 x 400 en el Cto. del Mundo Sevilla’99 A.L., Cto.del Mundo P.C.  Mahebasi(Jap), plusmarquista autonómico en 400 m.l. tanto al Aire Libre como Pista Cubierta, etc.

Entrega el Premio: D. José Mª Odriozola, Presidente R.F.E.A.
Valencia, 18 de febrero de 2000

A modo de despedida

Es nuestro personaje quien para terminar nos recuerda sus últimas zancadas:

“Reca una cosa que no sabe nadie es que durante mi sanción me acogí a un plan de la RFEA y pasaba controles casi todos los meses mientras estuve sancionado, y cuando volví a competir en todos los campeonatos me pasaban controles solo por llamarme Trull. Y no fui a Sidney porque a Odriazola no le dio la gana y ese fue el motivo de mi retirada, se me quitaron las ganas de competir bajo el mandato de un tirano.”

Anuncios